Inicio Noticias Nacionales Honduras, $150 millones de inversión en hidroeléctricas

Honduras, $150 millones de inversión en hidroeléctricas

Este año la inversión en proyectos hidroeléctricos cerrará en cerca de 150 millones de dólares, más de 3,633 millones al tipo de cambio de moneda actual informó el viernes una fuente del sector privado hondureño.

“Lo que se ha invertido este año anda en el rango de 150 millones de dólares y básicamente están orientados a proyectos hidroeléctricos, especialmente, en la zona norte”, manifestó el asesor en materia energética del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Salomón Ordóñez.

Los capitales son mixtos entre nacionales y extranjeros, agregó a la vez, que estos fondos continuarán invirtiéndose el último trimestre del año y representarán una producción cercana a 100 megavatios de energía limpia.

La mayoría de estos capitales están en dos proyectos insignes, uno es Yagauala, en proceso de construcción en la zona del valle del Bajo Aguán que estará generando más de 60 megas. En el río Ulúa está empezando la construcción del proyecto el Tornillito, junto a otras hidroeléctricas de menor tamaño.

Ordóñez añadió que, de acuerdo a los estudios de factibilidad, para cada megavatio instalado se requiere una inversión inicial de entre dos y medio y tres millones de dólares “americanos”. Ese es el promedio de la industria”, puntualizó.

Por ahora, la producción de energía a base de agua es de las más baratas y en este contexto, el proyecto el Tornillito estaría supliendo electricidad a la estatal eléctrica a precios de once centavos de dólar.

En ese sentido, la fuente recordó que esta inversión surgió a partir de una licitación que se realizó en el 2010. “Hasta ahora se está comenzando con el proyecto, y sí, los precios andan en el rango de los once centavos por kilovatio, lo cual es bastante competitivo para la ENEE”.

En los últimos días, los generadores se han quejado al denunciar que pobladores de las comunidades donde se realizan varios proyectos han paralizado las obras y producto de esta conflictividad hay más de 450 millones de dólares de inversión en pausa.

No obstante, los pobladores de las zonas impactadas argumentan que algunos proyectos ponen en riesgo los recursos naturales y la vida misma de los habitantes.