Gerard Piqué, jugador del Barça, ha sido detenido esta tarde en la Ciudad Condal por conducir sin puntos en el carné. El catalán circulaba en su vehículo cuando la Guardia Urbana lo paró justo antes de las tres de la tarde en el Eixample. Le pidieron la identificación y al mostrarla se dieron cuenta de que no tenía puntos en el carné.

La Dirección General de Tráfico ya le había dejado sin puntos por haber cometido otras infracciones de tráfico y será castigado por este delito. Puede recibir una multa de hasta 6.000 euros o incluso pasar hasta seis meses en la cárcel. No es la primera vez que sale Piqué en las noticias para mal. En 2014, le obligaron pagar una multa de 10.500 euros por faltar el respeto a dos agentes. El coche en el que viajaba estaba mal aparcado y cuando iban a castigar la ofensa Piqué se puso rebelde. Dijo que castigaban para “tocar los huevos” y que la multa lo pagaría “su padre”. Además, lanzó la denuncia al suelo en señal de desaprobación.

Publicidad