Inicio Entretenimiento Vestirse… ¿para el sexo?

Vestirse… ¿para el sexo?

Inyectarle un poco más de variedad al acto siempre es una buena idea, especialmente si tu vida sexual ha estado estancada últimamente. Si quieres darle un giro a la pasión, el secreto podría estar en tu guardarropa.

Casi siempre, el sexo es algo que se disfruta mientras estamos desnudas, pero, ¿qué pasaría si incluyes un poco de ropa o algo más? Si siempre complementamos nuestro atuendo con accesorios, ¿por qué no hacer lo mismo bajo las sábanas?

Las dos finalidades principales de aprender a vestirte para el sexo son: sentirte más sexy y aumentar la excitación de tu pareja. ¡Y ambas te convienen! Si te sientes sexy cuando estás con él, vas a tener una noche totalmente desinhibida y pasional, y si él se siente aún más excitado, su desempeño mejorará, lo que te hará gozar aún más.

Qué usar
Lencería: Vamos a empezar con lo más obvio. Todas sabemos que la lencería es una manera perfecta de llevar las cosas con tu galán al siguiente nivel, pero no todas la aprovechamos al máximo. ¡Lo mejor es que esto funciona con todos los hombres! Lo más importante al momento de usar lencería son los juegos mentales y la creación de anticipación. Como es un recurso tan sutil, tus actos deben ser iguales. Mandarle una foto de lo que traes puesto hará que su deseo se eleve al máximo y que no pueda contener las ganas de darte una noche como ninguna.

Accesorios: Generalmente nos quitamos absolutamente todo antes de pasar al plato principal, pero mantener los accesorios puede darle un toque muy sexy al acto. Si traes collar, aretes o una pulsera, ¡no te los tienes que quitar! Incluso podrías escogerlos dependiendo de lo que se vea mejor cuando no tengas ropa y te dará un poco más de confianza en la cama, ya que no te sentirás tan desnuda.

Su ropa: ¿Sabes qué le parece súper sexy a todos los hombres? ¡Que uses su camisa! Ponte su camisa blanca y nada más, antes de encender la pasión. No importa lo que esté haciendo, no te podrá quitar los ojos de encima. Una playera blanca bien utilizada puede hacer una diferencia enorme si la usa él o si la traes puesta tú y la amarras de la cintura. Si se transparenta un poco, ¡mejor!

Ropa de dormir: Una bata corta y suave vuelve loco a cualquier hombre y es la manera perfecta de decirle lo que quieres. Roja o blanca, de satín o seda, hay muchísimas opciones y seguro cualquiera de ellas le encantaría a tu galán. Ni siquiera tienes que revelar tanto, ya que no se trata de eso. El punto es ser sutil y dejar que la imaginación haga el resto.

Disfraces y juegos de rol: Pasamos de lo más sencillo a lo más atrevido. No todas son tan aventureras como para probar juegos de rol en la cama, pero si es tu estilo, ¡adelante! Todo está en la imaginación y en dejar salir tus fantasías y las suyas. Si ya sabes lo que le gusta, es muy fácil elegir el tema, además de que él también puede utilizar un disfraz sexy. Es una manera súper divertida de mantener las cosas candentes bajo las sábanas.

¿Te atreves?