¿Estás harta de los galanes que hablan mucho y hacen poco? ¿Quieres decirle adiós a las decepciones y empezar a disfrutar algo más valioso y profundo? ¡Es momento de cambiar nuestro punto de vista!

Por Beatriz Castillo

Practicamente todas hemos tenido un par de decepciones amorosas. Los patanes parecieran salir hasta debajo de las piedras y es casi imposible evitar encontrarlos en cada lugar. Pero en lugar de conformarnos con lo que hay, podríamos empezar a seleccionar mejor a nuestros prospectos.

Nosotras tenemos el poder de influenciar el tipo de hombres que se aparecen en nuestra vida. No es algo que tú estés haciendo mal, ni tampoco creas que todos los hombres son iguales aunque así parece. Sólo se necesitan un par de cambios o ajustes de mentalidad para empezar a valorar más con quién pasamos nuestro tiempo.

#listaD#
Qué hacer
Deja que él tenga la iniciativa a veces. Deja de perseguirlo hasta que por fin ceda. La verdad es que si él no tiene interés, no vale la pena obligarlo a estar contigo. Piénsalo: ¿Prefieres estar con un hombre que te conquiste y te enamore o con uno que deje que tú hagas todo el trabajo?

Cambia tus estándares. Un error que cometemos comunmente es no tener estándares para el tipo del hombre con quien queremos estar. No se trata de conformarse con lo que hay, sino de buscar activamente a alguien que cumpla con nuestras necesidades más básicas. A la primera señal de que él no te conviene, ¡sal de ahí!

Marca el ritmo. Algunos hombres piensan que ellos tienen el control de la situación, especialmente en la cama, pero la realidad es muy distinta. Eres tú quien debe marcar el ritmo de la situación y quien debería controlar la relación.

No te salgas del camino. Cada elección que tomas te acerca o te aleja de lo que quieres. Resiste el impulso de salir con “galanes” que hablan bonito, pero que tienen la cabeza hueca. A final de cuentas, ellos no te ayudarán a alcanzar tus metas a futuro, ¿o sí?

Belleza interior. No importa si eres la mujer más guapa del mundo; la belleza interior es lo más importante. Si dejas salir todo lo que tienes dentro y permites que él te conozca tal y como eres desde que empiezan a salir, estás dándote la oportunidad de crear una conexión más profunda. No se trata de ser vulnerables, sino de ser quien eres y dejar que tu apertura te permita conocer mejores opciones.

¿Con cuántos patanes has salido?

Publicidad