El PSG sufrió más de la cuenta para superar a un Angers que llegó con empate en el marcador en el descanso y que puso en apuros el planteamiento de Tuchel. El entrenador de los parisinos sorprendió desde el primer momento, dejando a Buffon en el banquillo para dar entrada a Aréola como portero titular. El nuevo entrenador del PSG apostó por un 3-5-2 con Marquinhos jugando en el doble pivote y un Neymar libre por detrás de la pareja de delanteros formada por Mbappé y Cavani.

La primera que tuvo Cavani la enchufó. El uruguayo se estrena esta temporada en liga con un gol de ‘killer’. Neymar recogió un balón recuperado por Marquinhos tras una mala salida de balón del Angers para ponerla al corazón del área donde no llega Mbappé pero sí el uruguayo para empujarla al fondo de la red.

Tras el gol, el Angers despertó y encontró las primeras oportunidades de gol. N’Doye remataba un centro anticipándose a Thiago Silva pero se encontró con una buena respuesta de Aréola. Ni cinco minutos después, el debutante en defensa, Thilo Kehrer, cometió un penalti claro al intentar despejar un balón desde el suelo. Mangani no iba a desaprovechar la oportunidad y anotó la pena máxima con un disparo fuerte al centro de la portería. Justo antes de la jugada del penalti, Cavani había tenido el 2-0 con un remate de cabeza que se estrelló contra el palo.

Sufría mucho el PSG con esa defensa de tres y el Angers casi se pone por delante en el marcador tras un uno contra uno de Reine-Adelaide que Aréola salvó con un gran pie, tapando bien el espacio al delantero. Inmediatamente después pero en la otra portería, una jugada muy parecida dejaba a Mbappé ante Butelle que también evitaba el gol con una buena parada.

El PSG salió con una marcha más en el segundo tiempo y como pasó la semana pasada, Mbappé salió al rescate. Marcó otro golazo con una volea de primeras, sin dejar botar el balón de Di María centrado desde el lado izquierdo. El argentino al cuarto de hora del segundo tiempo casi marca con un disparo cruzado desde fuera del área que salió rozando el palo de la portería de Buttelle. Neymar mataría el partido a falta de 20 minutos para el final tras una buena combinación entre Rabiot y Mbappé donde el ex del Mónaco le regaló el gol al brasileño con un pase de la muerte. Partido lejos del nivel que se le pide al PSG para poder luchar por la Champions.

Publicidad