Inicio Internacionales La madre de Osama Bin Laden rompe le silencio

La madre de Osama Bin Laden rompe le silencio

117

Cuando se van a cumplir 17 años de los atentados del 11-S, orquestados bajo la batuta de Osama bin Laden, por primera vez habla la madre del que fuera el terrorista más buscado del mundo. Martin Chulov, de The Guardianha entrevistado a Alia Ghanem, en su hogar de Yeda, en Arabia Saudí, donde residen sus dos hijos aún vivos, Ahmad y Hassan, y su segundo marido, Mohamed Al Attas. “Era muy buen chico pero a los 20 le lavaron el cerebro”, afirma la matriarca.

“Mi vida ha sido muy difícil porque Osama estaba siempre muy lejos”, confiesa, “era muy bondadoso y me quería mucho”. Ghanem ha cumplido de largo los 70 y se siente cuidada por su familia, especialmente por su esposo Al Attas, que se hizo cargo de Osama cuando apenas contaba tres años.

La familia, según relata el diario británico, reside en una mansión en Yeda, la ciudad que ha sido cuna de los Bin Laden desde hace generaciones. Es una de los clanes más adinerado del reino saudí y forma parte del establishment. Su imperio de la construcción ha edificado gran parte del nuevo reino. El heredero saudí, el poderoso Mohamed bin Salman, di el visto bueno a la entrevista después de años de silencio del poderoso clan, que tras arduas negociaciones aceptó hablar.

El gobierno saudí tiene gran interés en desmontar la teoría de que el 11-S fue perpretrado con agentes al servicio del reino. Los críticos del régimen han mantenido que detrás de los ataques estaban los Saud.

Osama bin Laden murió en una operación en su refugio Abbottabad (Pakistán) de los Navy Seal facilitada, según el periodista Seymour Hersh, por una información procedente de un agente de la seguridad paquistaní. Las unidades de élite abatieron a Gerónimo, nombre en clave de Osama bin Laden. Los detalles se revelaron el 2 de mayo de 2011.

Relata la madre de Osama bin Laden cómo su hijo se transformó en la universidad. Empezó económicas en la Universidad Rey Abdulaziz en Yeda, donde fue radicalizado. “La gente de la universidad le transformó”, asegura, “se convirtió en un hombre diferente”. Uno de las personas que más le influyeron fue Abdullah Azzam, miembro de los Hermanos Musulmanes quien se convertiría en asesor espiritual de Osama bin Laden.

“Era muy buen chico pero le lavaron el cerebro cuando tenía poco más de 20 años. Puede llamarlo culto. Lograron dinero para su causa. Siempre le dije que se apartara de esa gente y nunca me reconoció lo que estaba haciendo. Me quería demasiado para admitirlo”, añade la mujer, ahora de salud frágil.

La familia dice que vio por última vez a Osama en Afgansitán en 1999, año en el que le hicieron dos visitas cerca de Kandahar, donde tenía su base. “Estaba feliz de recibirnos. Era un lugar cerca del aeropuerto que habían capturado a los rusos. Nos hizo una fiesta”.

Alia Ghanem creció en la ciudad siria de Latakia, donde se crió en una familia alauí, se trasladó a Arabia Saudí a mitad de los años 50, donde nació Osama en Riad en 1957. Alia se divorció del padre de Osama en 1960 y después se casó con Al Attas, administrador del imperio Bin Laden en aquella época. El padre de Osama tuvo 54 hijos y al menos 11 esposas.

La madre de Osama bin Laden niega que su hijo tuviera que ver con el 11-S. Su hermano Ahmad explica al Guardian: “Le ama tanto que no es capaz de culparle. Echa la culpa a todo lo que le rodeaba. Solo conoce la cara amable de Osama, no al yihadista”.