Inicio Noticias Nacionales Honduras, José Reinerio, el último de los Valle Valle

Honduras, José Reinerio, el último de los Valle Valle

Tegucigalpa, Honduras.

Luego de controlar durante años las opera­ciones del narcotráfico en el Occi­dente del país, el imperio de la fa­milia Valle Valle se ha ido desin­tegrando o cambiando de manos a medida que sus principales inte­grantes han sido extraditados o se han entregado a las autoridades es­tadounidenses. En la actualidad, el único que permanece en libertad es José Reinerio Valle Valle, de 44 años.

Omar Dubón Urbizo, represen­tante legal de José Reinerio, asegu­ró a periodistas que su cliente no tiene cuentas pendientes en Hon­duras ni en Estados Unidos, por lo que tampoco será extraditado, pe­ro lo cierto es que en abril de 2015, pocos meses después de que el clan comenzara a ser desintegrado por las autoridades, trascendió que su nombre aparece en el expediente del juez estadounidense William P. Dimitrouleas, del Distrito Sur de Florida, quien ordenó pedirlo en extradición, así como también a Gerson Stanley Ortega Valle, hi­jo de Digna Valle. El expediente en referencia es el 1:13-cr-20897- WPD-4.

Esta semana trascendió que Gerson Stanley se entregó a la jus­ticia estadounidense en junio pasa­do y tras llegar a un acuerdo y de­clararse culpable de conspirar para importar cocaína recibirá senten­cia el 23 de octubre próximo.

La debacle de los Valle comen­zó el 24 de julio de 2014, cuando Digna fue detenida en Miami al pretender tomar un avión que la traería de regreso a Honduras. Es­to desclasificó el expediente del juez Dimitrouleas, que había sido abierto desde el 2013.

Días después, las autoridades estadounidenses dieron a cono­cer lo que era un grito a voces: que la familia estaba involucrada con cárteles colombianos y mexicanos, especialmente con el de Sinaloa, de

Joaquín “El Chapo” Guzmán y de­mandaron su captura.

En las semanas posteriores, las autoridades hondureñas comenza­ron una serie de operativos en co­munidades de Copán para asegu­rar bienes de la familia.

El jueves 2 de octubre de 2014 la colaboración entre agentes de la DEA y la policía hondureña dio sus frutos al ubicar a José Inocente Va­lle y a su esposa Marlen Griselda Amaya Argueta en la comunidad de El Porvenir, municipio de Flo­rida, Copán; mientras que tres días después capturan a los considera­dos líderes del cártel, Miguel Ar­nulfo y Luis Alonso Valle Valle en una hacienda de la aldea Potreri­llos, en el mismo municipio de Flo­rida. Los cuatro fueron extradita­dos pocos meses después.

Tras la captura de los hermanos trascendió que se les había hallado con sacos de dólares y que uno de los sacos había desaparecido a ma­nos de varios policías que fueron acusados y, posteriormente, ab­sueltos al no encontrase pruebas.

Agentes de inteligencia seña­laron a José Reinerio y a Gerson Stanley como los herederos de las operaciones, pero con la entrega de este último ya solo queda uno en libertad.

Las fuentes aseguran que pe­se a las capturas, el cártel sigue operando en manos de terceros y prueba de ello es que se han eje­cutado otras aprehensiones. Por ejemplo, el 28 de julio pasado la Fuerza de Seguridad Interinsti­tucional Nacional (Fusina) de­tuvo a Arístides Díaz Díaz en la comunidad de Elencita, Florida, Copán.

Sobre él pende orden de ex­tradición pues se le conside­ra hombre de confianza de Luis Alonso y Miguel Arnulfo. Según las autoridades, era uno de los en­cargados de realizar el traslado de la droga dentro del territorio hondureño.

De igual forma a la familia se le han asegurado millones de lempiras en propiedades. El 13 de noviembre de 2017 se ejecutó uno de los últimos operativos que lle­vó a la captura de Tesla Danessa Ortega Valle, hija de Digna y her­mana de Gerson. En esa ocasión se aseguraron 19 bienes y más de medio millón de lempiras.

OPERACIONES EN OCCIDENTE

La familia Valle tiene sus raí­ces en la comunidad de El Espíritu, municipio de Flori­da. Informes de la DEA es­tablecen que llegaron a mo­vilizar entre 5 y 20 tonela­das de cocaína al mes, que entregaban al cártel de Si­naloa. Incluso hay informes que la familia fue anfitriona de Joaquín “El Chapo” Guz­mán en varias ocasiones.