El futbol despierta tantas emociones, que a veces la euforia consume todo rastro de razonamiento lógico en los futbolistas o entrenadores. Eso le pasó al estratega de la Roma, Eusebio Di Francesco, quien se rompió la mano festejando un gol.

‘La Loba’ empató 3-3 contra el Atalanta, el gol de la igualada fue anotado por Kostas Manolas al minuto 82, provocando así la emoción de su entrenador. Di Francesco, yendo en contra de toda lógica, decidió festejar dándole un puñetazo al banquillo.

Como era de esperarse el timonel sufrió una severa lesión luego de la efusiva celebración. El entrenador se fracturó la mano y tuvo que ser operado.

La Roma informó que el estartega ya se encuentra de regreso dirigiendo al equipo con ayuda de un vendaje en la mano para que sane pronto de su lesión.

”A veces me enojo con este equipo”, reveló Di Francesco reveló después del encuentro con la mano vendada antes y antes de ser operado.

Publicidad