Los ejercicios de entrenamiento explosivo pueden causar calambres fácilmente. ¿El remedio? El jugo de los pepinillos en vinagre reduce los espamos musculares, según un estudio publicado en Medicine & Science in Sport & Exercise. Aquí tienes otras formas de evitar que los espasmos te paralicen: 

BEBE: la deshidratación arruina el balance electrolítico y causa calambres. Bebe 600 mililitros de agua 3 horas antes de empezar con la rutina.

ESTIRAMIENTOS: cuando sientes que se acerca un calambre, para y estira suavemente la zona dolorida durante 20 segundos, hasta que el dolor desaparezca. El estiramiento contrarresta el agatorramiento del músculo.

AÑADE TENSIÓN: flexionar un músculo acalambrado puede liberarlo. Masajea el músculo de manera vigorosa, como si estuvieses amasando el pan. Esto combina los dos métodos estirando y comprimiendo el músculo, lo que ayuda a eliminar el calambre.

Publicidad