Inicio Internacionales ¿Cómo es el aborto en el mundo islámico?

¿Cómo es el aborto en el mundo islámico?

De los 5 países en el mundo en los que el aborto está completamente prohibido -El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Malta y El Vaticano- ninguno es de mayoría musulmana. Eso no significa que no sea un tabú en algunas sociedades islámicas.

En general, los musulmanes no están de acuerdo con el aborto y lo consideran haram(prohibido), pero muchos de ellos —incluyendo juristas, expertos en el islam y médicos— coinciden en que debe ser permitido en ciertos casos. De hecho, en todos los países musulmanes es legal cuando está en riesgo la vida de la madre.

Pero hablar de mundo islámico es hablar de diversidad, pues, aunque comparten la misma religión, los países de mayoría musulmana no se gobiernan de la misma manera.

El islam es la religión mayoritaria en decenas de países ubicados en el Medio Oriente, África y Asia, y es la fe que practican millones de personas en otras partes del mundo. Se estima que en el mundo hay 1.600 millones de musulmanes.

En algunos países, el sistema jurídico está basado exclusivamente en la ley sharia (la ley musulmana); en otros, se combina la legislación musulmana con la ley civil y, en otros, el sistema legal no tiene sus cimientos en la religión sino en el secularismo.

En BBC Mundo analizamos qué dice exactamente el islam sobre el aborto y cómo se aplica en algunos países musulmanes.

Qué dice el Corán

El Corán, el libro sagrado del islam, y el hadith, que es el conjunto de tradiciones y planteamientos atribuidos al profeta Mahoma, son los textos que guían la vida de todos los musulmanes.

Sami El Mushtawi, jefe del departamento de cultura del Centro Cultural Islámico de Madrid, le explicó a BBC Mundo que en el Corán no hay un párrafo explícito que hable sobre el aborto.

Sin embargo, hay un verso que establece:

“No matéis a vuestros hijos por miedo a la pobreza. Somos Nosotros quienes les proveemos, y a vosotros también. Matarles es un gran pecado”.

“Lo que quiere decir ese verso es que uno no puede concurrir al aborto porque teme no poder mantener a sus hijos o darles una vida digna”, señala El Mushtawi.

No obstante, todas las escuelas de leyes musulmanas aceptan que el aborto debe practicarse si continuar con el embarazo pone en peligro la vida de la madre.

“(Si) médicos de confianza, con honestidad, sensatos, acreditan esa situación, en ese caso la vida de la madre es más importante puesto que ya es vida de verdad”, le dice el especialista a BBC Mundo. “Se debe salvar la vida de la madre”, indica.

La unidad de la BBC dedicada a la religión y la ética explica que el islam permite esa excepción porque hay una percepción de que es “un mal menor” dentro de una situación que presenta dos males y existe un principio general en la ley sharia de elegir el menor entre dos males.

Y se considera así porque:

  • La madre es la “originadora” del feto
  • La vida de la madre ya está bien establecida
  • La madre tiene deberes y responsabilidades
  • La madre es parte de una familia
  • Dejar que la madre muera significa, en la mayoría de los casos, matar al feto

Los primeros 120 días

“Hay una posición más abierta al aborto en las primeras fases. La cuestión fundamental que discuten los expertos, los juristas y los teólogos musulmanes es: en qué momento se pasa de un conjunto de células a constituirse en un ser humano”, le explica a BBC Mundo Delfina Serrano, investigadora del Departamento de Estudios Judíos e Islámicos del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo de España.

Según El Mushtawi, la fe musulmana cree que después de 120 días se forma el ser humano.

“Después de 120 días, Dios le envía el ángel para insuflarle el alma o el espíritu (al embrión)”, explica el especialista. “Desde la propia concepción del ser humano hasta su muerte, una vez es insuflado el espíritu o el alma en el feto, la vida comienza para nosotros, los musulmanes”.

Jóvenes caminan en Irán: En Irán, el poder adquisitivo juega un papel a la hora de acceder a servicios clandestinos de aborto.© iStock/Getty Images En Irán, el poder adquisitivo juega un papel a la hora de acceder a servicios clandestinos de aborto.

Hay algunos sabios que sostienen que hasta los 120 días, se puede interrumpir el embarazo si la vida de la madre está en riesgo”, agrega.

Pero si una vez pasado ese periodo, la vida de la madre está en peligro, el aborto debe permitirse, de acuerdo con la unidad de Religión y Ética de la BBC.

Así, algunas escuelas de pensamiento islámico permiten el aborto en las primeras 16 semanas del embarazo, pero otras, más conservadoras, solo lo aceptan en las primeras 7 semanas.

Eso en lo que se refiere al riesgo para la vida de la madre. ¿Pero qué ocurre si es la vida del bebé la que está en peligro? De nuevo encontramos una gran diversidad.

Según la división Religión y Ética de la BBC, si se confirma que en la etapa temprana de un embarazo el feto sufre de un defecto que no puede ser tratado y que le causará un gran sufrimiento, un grupo de académicos musulmanes diría que el aborto debe ser permitido, siempre y cuando el embarazo no haya llegado a los 120 días.

Una opinión un poco más liberal indica que un aborto dentro de los primeros 120 días sería permitido si el niño naciera con una deformidad física y mental tal que estaría privado de llevar una vida normal. La opinión de al menos dos expertos médicos es imprescindible en ese caso.

Una mujer en un scan: Salvar a la madre en caso de que su vida corra peligro es fundamental en el islam.© iStock/Getty Images Salvar a la madre en caso de que su vida corra peligro es fundamental en el islam.

Otros expertos están en desacuerdo y consideran que el aborto no debe ser permitido en esos casos.

En Irán, el ayatolá Ali Jameni dictó una fatwa en la que permitía el aborto cuando los fetos de menos de 10 semanas tenían talasemia, un trastorno genético de la sangre.

Una fatwa es un pronunciamiento emitido por eruditos de la ley islámica que puede tener implicaciones legales y que sirve de guía para los musulmanes.

En el mundo islámico, a diferencia del catolicismo, no existe una figura central, como el Papa, que lidera la religión. De ahí, la importancia de que expertos en el islam expliquen el Corán y el hadith profético en el marco de las necesidades de la sociedad.

También en ese país, en 1990, el gran ayatolá Yusuf Saanei emitió otra fatwa en la que se permitía la terminación del embarazo en los primeros tres meses si el feto presentaba una malformación grave, provocada por una condición severa no tratable, y, siempre y cuando, un comité de médicos expertos y confiables la corroboraran y los padres solicitaran la medida.

Violación, incesto y adulterio

“Aunque la jurisprudencia islámica no fomenta el aborto, no hay una prohibición bíblica”.

Esas son palabras de la psicóloga social Gilla Shapiro, autora de un estudio sobre legislación sobre el aborto en los países de mayoría musulmana publicado en la revista especializada Health Policy and Planning.

Shapiro explica que aunque hay un consenso general en el mundo musulmán de permitir el aborto cuando la vida de la mujer está en riesgo, y cuando no han transcurrido los primeros 120 días del embarazo, “existe una notable heterogeneidad en relación a otras circunstancias (por ejemplo: la preservación de la salud física o mental (de la madre), la discapacidad del feto, la violación o razones económicas o sociales) y el desarrollo gestacional posterior del feto”.

Algunos expertos del islam plantean que el aborto debe ser permitido cuando la madre es víctima de una violación o de un incesto y, en caso de hacerse, debe ser dentro de los primeros 120 días del embarazo.

Otros aseguran que por esas razones nunca debe ser permitido, pues la vida es sagrada.

En el conflicto de los Balcanes se reportó que después de que un grupo de mujeres fuesen violadas por soldados serbios, una fatwa fue dictada para que pudieran abortar, pero se les urgió que lo hicieran antes de los 120 días de gestación.

En Argelia, una fatwa similar fue emanada en 1998 para los casos de mujeres que fueron raptadas y atacadas por extremistas islámicos.

En 2015, el rey Mohamed VI de Marruecos amplió las causas por las que las mujeres podían someterse a un aborto. Además de salvar la vida de la madre, autorizó que se practicara en casos de malformación del feto y de violación o incesto.

Mujeres afganas caminando: En algunas regiones de Afganistán que son gobernadas por el talibán, la ley sharia se aplica de forma radical.© iStock/Getty Images En algunas regiones de Afganistán que son gobernadas por el talibán, la ley sharia se aplica de forma radical.

Son ejemplos que demuestran flexibilidad de la ley islámica en determinadas circunstancias.

Sin embargo, el islam no permite el aborto cuando el embarazo es resultado de un adulterio.

JUSTIFICACIÓN PARA UN ABORTO EN PAÍSES DEL MEDIO ORIENTE Y EL NORTE DE ÁFRICA
Riesgo para la vida de la mujer
Todos
Riesgo para la salud física de la mujer
Jordania
Kuwait
Marruecos
Qatar
Arabia Saudita
Riesgo para la salud física y mental de la mujer
Argelia
Discapacidad del feto
Kuwait
Qatar
Violación
Sudán
Todas las razones dentro del primer trimestre
Túnez
Turquía
FUENTE: “ANNUAL REVIEW OF POPULATION LAWS” (2004) UNIVERSIDAD DE HARVARD*
*Citado por Leila Hessini: “Abortion and Islam: Policies and Practice in the Middle East and North Africa, Reproductive Health Matters” (2007)

Túnez, el primero

En 1965, Túnez se convirtió en el primer país musulmán que liberalizaba su ley de aborto, incluso antes que algunas naciones europeas como Francia y Alemania.

Mujer con el velo islámico© iStock/Getty Images Mujer con el velo islámico

Sarah Raifman, Selma Hajri, Diana Foster y Caitlin Gerdts son las autoras de la investigación publicada en 2015: “This Is Real Misery”: Experiences of Women Denied Legal Abortion in Tunisia” (“Esta es una miseria real: experiencias de mujeres a las que se les negó el aborto legal en Túnez”).

Pese a que en su estudio encontraron casos de tunecinas a las que el sistema de salud les negó, por diferentes razones, practicarles un aborto, reconocen que históricamente Túnez estuvo durante mucho tiempo “a la vanguardia en el acceso legal a servicios de salud reproductiva seguros y asequibles para las mujeres”.

“Aunque los musulmanes constituyen más del 99% de la población, el gobierno ha respaldado una posición exclusivamente secular sobre los servicios de salud reproductiva”, indican.

En 1965, la nación del norte de África permitió que se le prestara el servicio de aborto de forma legal a mujeres que “tenían más de cinco hijos, que estaban dentro del primer trimestre de embarazo y que contaban con la aprobación de sus esposos”.

Una mayor liberalización legislativa se produjo en 1973, cuando el gobierno legalizó el aborto “para cualquier mujer en el primer trimestre independientemente de la aprobación del marido”.

Desde 1974, el aborto es legal, en el primer trimestre, previa solicitud de un médico.Después de ese periodo, un aborto es permitido en los centros de salud autorizados cuando hay una necesidad imperiosa de “preservar la salud física y mental de la madre o en caso de una anormalidad fetal” y es imprescindible contar con evidencia de los médicos tratantes.

“Desde 2001, el uso del aborto con medicamentos se ha vuelto cada vez más común en Túnez”, señalan las investigadoras.

Sin embargo, como plantean las autoras, fuera del contexto médico, “el aborto es un tabú y muchas mujeres carecen de la información adecuada sobre la disponibilidad de los servicios legales”.

Recurrir a la clandestinidad

Si en Túnez, el país que en el mundo islámico ha mostrado una mayor apertura al aborto, ese procedimiento es un tabú, la situación en otros países musulmanes, en los que se implementa la ley sharia, es mucho más compleja.

Mujer embarazada: El estado de salud del feto es tomado en cuenta por algunos eruditos del islam para pronunciarse a favor de un aborto.© iStock/Getty Images El estado de salud del feto es tomado en cuenta por algunos eruditos del islam para pronunciarse a favor de un aborto.

En muchas comunidades, como por ejemplo en pueblos de Afganistán, adolescentes y mujeres que quedan embarazadas sin estar casadas son llevadas por sus propias madres y parientes a que se sometan a intervenciones que pueden resultar peligrosas, pues son realizadas por personas que carecen de la preparación médica para lidiar con las complicaciones.

Otras acuden solas y voluntariamente a matronas con experiencia en esos procedimientos para terminar sus embarazos.

Mujer con el velo islámico: Como sucede en Occidente, el aborto es visto como un tabú por muchos musulmanes.© iStock/Getty Images Como sucede en Occidente, el aborto es visto como un tabú por muchos musulmanes.

En un artículo publicado en 2014 en Deutsche Welle, la periodista Waslat Hasrat-Nazimi investigó cómo muchas mujeres en ese país recurren al aborto ilegalmente para evitar no solo tener muchos hijos, sino el ostracismo social.

“El aborto es el único método anticonceptivo que ellas conocen”, indicó Adela Mubasher, de la Organización Mundial de la Salud, en ese artículo.

Un “acto criminal”

Como sucede en Afganistán, las leyes en Irán están en gran parte basadas en el islam.

En ese país solo se contemplan dos excepciones para que un aborto sea practicado:cuando la vida de la madre está en peligro y cuando el feto presenta graves problemas y se establece que se practique en los primeros cuatro meses del embarazo, tras la confirmación de las autoridades médicas.

Fuera de esas excepciones, las leyes iraníes definen el aborto como un acto criminal, incluso en los casos de violación.

“No existen estadísticas oficiales ni confiables sobre el número de abortos en el país. Por eso, no tenemos cifras exactas. Sin embargo, se cree que aproximadamente 300.000 abortos se practican en Irán anualmente, solo alrededor de 3% son legales”, indica a BBC Mundo Shabnam Shabani, periodista del servicio persa de la BBC.

Además, la gente involucrada en el aborto, no sólo la mujer, pueden llegar a enfrentar graves consecuencias, como por ejemplo penas de cárcel.

Ecografía: La fe musulmana cree que después de 120 días se forma el ser humano.© iStock/Getty Images La fe musulmana cree que después de 120 días se forma el ser humano.

Lo mismo sucede en Afganistán, Egipto, Argelia, Libia, Bangladesh, Indonesia, entre otros países.

En Egipto, al igual que en Irán, la ley solo solo permite un aborto cuando la vida de la mujer está en peligro.

Musulmanas rezando: El islam es una de las religiones que más seguidores tiene.© iStock/Getty Images El islam es una de las religiones que más seguidores tiene.

Por eso, muchas mujeres que no quieren continuar con la gestación, porque fue un embarazo no planeado, por ejemplo, acuden a clínicas que realizan el procedimiento de forma clandestina y deben pagar grandes cantidades de dinero.

Mezquita en Uzbekistán: Aunque de mayoría musulmana, Uzbekistán mantiene su constitución secular.© iStock/Getty Images Aunque de mayoría musulmana, Uzbekistán mantiene su constitución secular.

“El aborto es visto como un estigma en Egipto”, explica Mohammed Abdul Qader, editor asistente del servicio árabe de la BBC.

Joven con el Corán: En el Corán hay un verso que dice: "No matéis a vuestro hijos por miedo a la pobreza".© iStock/Getty Images En el Corán hay un verso que dice: “No matéis a vuestro hijos por miedo a la pobreza”.

“Muchas mujeres no cuentan con el apoyo emocional que necesitan en esas circunstancias. Lo hacen a escondidas de sus propias familias porque si saben que lo hicieron, su imagen quedará afectada”.

Medio Oriente y el Norte de África entre 1995-2000

PAÍS NÚMEROS DE ABORTOS MUERTES MATERNAS DEBIDO A ABORTOS INSEGUROS
Argelia 718.670 1.076
Bahréin 25.754 16
Egipto 2.079.216 2.542
Irán 2.590.681 5.697
Irak 893.285 908
Jordania 196.792 161
Kuwait 70.169 52
Líbano 177.298 85
Libia 117.050 190
Mauritania 116.196 801
Marruecos 699.692 1.084
Omán 80.642 105
Territorios palestinos 98.135 141
Qatar 20.272 14
Arabia Saudita 699.405 927
Sudán 702.248 1.893
Siria 653.965 580
Túnez 118.102 256
Turquía 2.301.966 1.536
Emiratos Árabes Unidos 78.770 49
Yemen 606.339 842

Fuente: “Promises to Keep: The Toll of Unintended Pregnancy on Women in the Developing World” (“Promesas para mantener: el costo del embarazo no deseado en las mujeres en el mundo en desarrollo”), del Global Health Council (2002) citado por Leila Hessini: “Abortion and Islam: Policies and Practice in the Middle East and North Africa, Reproductive Health Matters” (2007).

El poder adquisitivo, clave

Cuando se recurre a un procedimiento clandestino, el poder adquisitivo puede ser una cuestión de vida o muerte: mujeres de las clases alta y media podrán acceder a un procedimiento ilegal, pero más seguro, tras pagar una gran suma de dinero.

Otras recurren al extranjero.

“Acuden a clínicas privadas que lo hacen por dinero de forma clandestina y otras incluso salen a países vecinos a someterse al procedimiento”, le dice a BBC Mundo Shodiyor Sayf, periodista del servicio uzbeco de la BBC.

Uzbekistán, donde el aborto voluntario es ilegal, es un país cuya población es mayoritariamente musulmana, pero su constitución no es un reflejo del islam sino más bien del comunismo.

Eso se debe en parte a que ese país del centro de Asia aún mantiene una afinidad con su pasado soviético.

En contraste, la situación es todo un desafío para las mujeres con menos recursos.

Una mujer leyendo el Corán: El Corán es el libro sagrado del islam que le fue revelado al profeta Mahoma.© iStock/Getty Images El Corán es el libro sagrado del islam que le fue revelado al profeta Mahoma.

“Estas mujeres no tienen otra opción que apelar a métodos tradicionales, los cuales pueden ser extremadamente peligrosos, como la ingesta de pastillas extrañas que pueden resultar tóxicas”, señala Shabani.

Como consecuencia, mujeres de familias pobres mueren como resultado de abortos ilegales en muchos países del mundo islámico. Y, como explica la periodista, en muchos países, como Irán, no hay estadísticas sobre esas muertes porque el gobierno tiene tolerancia cero a los abortos voluntarios.