Inicio Internacionales Trump amenazan la cumbre de la OTAN en Bruselas

Trump amenazan la cumbre de la OTAN en Bruselas

Los países europeos de la OTAN dan por descontado que les va a caer una bronca de Donald Trump en la cumbre que se celebra hoy y mañana en Bruselas. Que la reprimenda anticipada por tuit y por carta por no gastar suficiente en defensa ahora la van a escuchar personalmente. Lo que les empieza a preocupar es que la reacción del presidente norteamericano no se quede en las palabras y pase al terreno de las acciones. “Si se limita a pronunciar un discurso jupiteriano no es muy grave”, comentó una fuente diplomática con aire resignado. El temor es que empiecen las represalias, que Estados Unidossuspenda algunos ejercicios militares conjuntos o incluso retiren parte de los 35.000 soldados que tiene estacionados en Alemania.

Es la cumbre de todos los temores. La preocupación por que se repita la espantada que Trump protagonizó en el G-7 de Canadá en junio, vetando las conclusiones y despotricando contra sus socios, que se proyecte una imagen de crisis en la Alianza Atlántica sólo cuatro días antes de el presidente de EE.UU. se reúna con el líder ruso, Vladímir Putin. La semana europea de Trump empieza hoy con la OTAN en Bruselas, sigue por el Reino Unido, donde le esperan un Gobierno en crisis y protestas en las calles, y culmina con el encuentro con Putin en Finlandia. Según las últimas declaraciones de Trump, la reunión con Putin “puede ser la más fácil” de las tres, frase que no tranquilizará a sus aliados europeos.

Antes de salir de Washington, cuando a Trump se le preguntó si consideraba a Putin un amigo o un enemigo, dijo que más bien era un “competidor”, trasladando una vez más a la política el lenguaje de los negocios que tanto le gusta. Y por supuesto, no se olvidó de criticar una vez más a los europeos por invertir poco en defensa. “Nosotros pagamos tanto y ellos tan poco”, se quejó, añadiendo que “pagamos como mínimo el 70% de la OTAN y francamente les ayuda mucho más a ellos que a nosotros”.

Donald Tusk pide a Trump que “aprecie a sus aliados, porque, al fin y al cabo, tampoco tiene tantos”

Tanta y tan repetida crítica del presidente de EE.UU. tuvo dos reacciones diametralmente opuestas desde Bruselas. Por un lado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que riñó a Trump en un tono similar al que suele utilizar el líder norteamericano. Le pidió que “apreciara a sus aliados, porque al fin y al cabo tampoco tiene tantos”, recordándole que “Estados Unidos no tiene mejor aliado que Europa”, como se puso de manifiesto después del 11-S. También añadió que “el dinero es importante, pero la genuina solidaridad aún lo es más”.

Muy distinta fue la reacción del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que agradeció a Trump “su liderazgo en el gasto en defensa, que ya está teniendo efectos”. Stoltenberg ofreció un pequeño obsequio de bienvenida a Trump, el anuncio que ya son ocho los socios que este año destinarán un 2% del presupuesto a la defensa, y que por cuarto año consecutivo los aliados europeos y Canadá están aumentando las partidas destinadas a defensa. Es el vaso medio lleno que defienden los europeos, pero temen que Trump se fije más en la otra parte, que sólo son ocho de 29, en lo que falta para cumplir el objetivo de que cada país gaste un 2% en defensa en el 2024. Se prevé que la mitad de los aliados no llegará a esta meta, que se ha convertido en una obsesión para el presidente norteamericano.

Entre las fijaciones de Trump, la principal es Alemania, que gastará este año un 1,24% en defensa, por el rol de modelo que cree que supone para otros países. Ahora bien, quien está a la cola en gasto de defensa es España, el segundo país que menos dedica, un 0,93%. El gobierno del PP anunció su intención de aumentarlo hasta el 1,53% en el 2024.

Según un diplomático, “una cumbre que tiene todos los elementos para ser un éxito puede quedar ensombrecida por la larga sombra de las exigencias de Trump”. Y con Putin esperando el lunes en Helsinki.