El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró hoy que la violencia en Nicaragua “patrocinada por el Estado” es “innegable” y acusó al Gobierno del presidente Daniel Ortega de ser responsable de la muerte de más de 350 personas en la ola de protestas que sacude el país desde abril.

“La violencia en Nicaragua patrocinada por el Estado es innegable. La propaganda de Ortega no engaña a nadie y no cambia nada. Más de 350 muertos a manos del régimen. EE.UU. insta al Gobierno de Ortega a que ponga fin a la violencia YA y a que celebre elecciones adelantadas”, escribió Pence en su cuenta oficial de Twitter.

El vicepresidente acabó su mensaje advirtiendo a Ortega de que “el mundo está observando”.

Ortega afirmó el lunes en una entrevista a la cadena de televisión de EE.UU. Fox News que las protestas en su país proceden tanto de sectores contrarios como favorables al Ejecutivo, y sostuvo que un adelanto electoral crearía “inestabilidad e inseguridad” y “empeoraría las cosas”.

Desde que comenzara el levantamiento popular el pasado mes de abril en Nicaragua, se calcula que han fallecido más de 350 personas, la mayoría de ellas a manos de grupos paramilitares favorables al Gobierno.

Esta situación ha llevado a Washington a denunciar en diversas ocasiones la violencia y a sumarse a la comunidad internacional en la exigencia de que Ortega acceda a celebrar unos comicios anticipados para así poner fin a los enfrentamientos.

Esta es la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980 en Nicaragua -con Ortega también como presidente-, después de que su Gobierno realizara unas fallidas reformas a la seguridad social que sirvieron como detonante para que la población comenzara a protestar sobre sus abusos y corruptelas.

Publicidad