Inicio Internacionales Irán, Estados Unidos y el peligro de una guerra en Medio Oriente

Irán, Estados Unidos y el peligro de una guerra en Medio Oriente

Donald Trump sorprendió con su anuncio, esta semana, a los Veteranos de Guerra en el Extranjero (VFW), el sindicato más grande de exmilitares en Estados Unidos: “Irán ya no es el mismo país que conocíamos. Eso es todo lo que puedo decir”. Y prosiguió con un “ya veremos qué pasa”. “Estamos listos para pactar un nuevo acuerdo nuclear. No como el que firmó el gobierno anterior, que fue un desastre”, añadió.

¿Un pacto con Irán, un país que está cambiando? Trump no explicó sus palabras, dejando lugar a la duda. La revista “Politico” opina que Trump quiere hacer creer que “la dureza de su estrategia frente a Irán iría a dar frutos” y que, una vez aclaradas las condiciones, se podría abordar un nuevo acuerdo.

Esta sería una relativización de sus palabras del día anterior, cuando Trump amenazó en Twitter con terribles consecuencias, si Irán amenazara a EE.UU. Por su parte, Hesamoddin Ashna, asesor del presidente de Irán, Hassan Rohani, respondió también en Twitter: “No es Irán, sino Trump mismo la mayor amenaza para Estados Unidos y toda la comunidad internacional”.

Preocupaciones en Tel Aviv y Riyadh

“La guerra no le sirve a nadie”, dijo Barbara Slavin, experta en Irán del Think Tank Atlantic Council, en el New York Times, por lo que Slavin “duda” de que se vaya a llegar a una confrontación. Aún así, la confrontación verbal se agudiza en una situación muy tensa en Medio Oriente. Los conflictos ya existentes, causados por la guerra de Siria, se han intensificado enormemente.

Israel considera a la milicia de Hezbollah en la vecina Siria como la vanguardia militar de Irán. Muchos en Israel comparten la preocupación de Benjamin Netanyahu por la presunta presencia, directa o indirecta, de Irán en sus fronteras. “Israel se encuentra en una situación de amenaza concreta”, explicó a DW el historiador Daniel Mahla, profesor de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich. Así que “los israelíes no pueden permitirse cometer un error”.

También en el Reino de Arabia Saudita la tensión es grande. “Las relaciones entre Irán y Arabia Saudita se han deteriorado mucho. La política exterior del Príncipe Mohamed bin Salmán se ha centrado en repeler a Irán”, dijo Sebastian Sons, experto del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP), en conversación con DW, y subrayó en que “los frentes se están endureciendo”.

Una guerra, tres bandos

Si hubiera una guerra, las tensiones se agravarían aún más, cree, por su lado, Abdel Bari Atwan, editor del periódico digital “Rai al-youm”. En el caso de una guerra, habría una división del mundo árabe en tres bandos.

“El primero, apoyaría un ataque estadounidense contra Irán. En él estarían Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Jordania. Este grupo aceptaría a Israel en su alianza, a pesar de ser el enemigo de todos los árabes”, apuntó Atwan en entrevista con DW. El segundo bando reuniría a los Estados que rechazan tanto un ataque estadounidense, como una alianza común con Israel. Estos son Irak, Argelia, Líbano, Siria y los territorios palestinos. Y el tercero lo compondrían los estados neutrales, como Marruecos y Túnez.

Una guerra también podría tomar un viso confesional, teme Atwan. La división sería a lo largo del frente chiita-sunita, con Irán y Arabia Saudita como los respectivos líderes.

El Estrecho de Ormuz

Bloquear el Estrecho de Ormuz, entre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, es el plan más conocido de Irán. Esta es una de las rutas más importantes del comercio mundial, especialmente el comercio de petróleo. Pero con un bloqueo de Hormuz Irán mismo obstaculizaría su propio suministro.

Estados Unidos tiene una superioridad en material de guerra y destreza de tropas frente a los iraníes. Pero como ya fue demostrado en Irak en 2003, cuando las armas callan, empiezan los problemas reales generados por una guerra.

Publicidad