Inicio Noticias Nacionales Honduras, 36,000 millones de lempiras No se perciben por Exoneraciones

Honduras, 36,000 millones de lempiras No se perciben por Exoneraciones

Tegucigalpa, Honduras.

Casi siem­pre se ha señalado la urgente nece­sidad de revisar el tema de las exone­raciones, tanto por el sacrificio fiscal que representan para el Estado como los resultados para el país, puestos en entredicho por algunos.

Hay muchos sectores beneficia­dos con las exoneraciones con el ob­jetivo de incentivar la inversión, el empleo, el turismo y las exportacio­nes.

No obstante, no siempre han cumplido con su objetivo, lo que ha encendido las alarmas tanto del Go­bierno como de sectores indepen­dientes. Todo indica que ahora la re­visión de las exenciones va en serio y es inevitable, sobre todo, para cum­plir demandas de sectores sociales y ante las amenazas de otros grupos de cercenar importantes partidas pre­supuestarias que sostienen la activi­dad del Estado.

De acuerdo a analistas, ese tema debe abordarse con mucha respon­sabilidad en la Mesa Amplia para un Pacto Fiscal instalada por el Gobier­no.

Se estima que unos 36 mil millo­nes de lempiras deja de percibir al año el Estado por las exoneraciones que representan el 42% de la tribu­tación anual.

De manera que, el presupuesto actual, que asciende a unos 243,148 millones de lempiras, no cuenta con esos 36 mil millones de lempiras.

IMPUESTOS

La mayoría de las exoneraciones corresponde al Impuesto Sobre Ven­tas (ISV) y al Impuesto Sobre la Ren­ta (ISR).

En el período 2015-2017 se consi­dera que el Gobierno central dejó de percibir 75,438 millones de lempiras por ambos tributos, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Finanzas.

Lo anterior representó el 99.9% en el 2015 o sea 24,292.2 millones de lempiras, respecto a las exoneracio­nes totales que sumaron 26,721 mi­llones de lempiras.

En el 2016, las exoneraciones su­bieron a 25,156.2 millones de lempi­ras, lo que representó el 90.7% del to­tal 27,721.1 millones.

Para el 2017 las exenciones del ISV e ISR alcanzaron el 90.6% sobre el total o sea 25,989.7 millones de lempiras en relación al global que fue de 28,697.9 millones.

En el 2018 la proyección de exo­neración del ISV es de 18,257 millo­nes y 8,603 millones de lempiras en ISR. El impacto fiscal sería de 26,861 millones de lempiras, entre ambos.

Sin embargo, la recaudación del ISV para el presente año es de 42,353.4 millones de lempiras y en ISR es de 33,690.5 millones de lem­piras.

La última revisión de la Misión Técnica del Fondo Monetario Inter­nacional (FMI) dejó una recomenda­ción para el Gobierno: “Reducir las exoneraciones fiscales”.

Sugirió que parte de esos recur­sos deben destinarse a la generación de empleo.

Asimismo, organizaciones como el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) han venido pidiendo también que se revisen las exenciones fiscales.

Precisamente, el jefe de investi­gaciones del Fosdeh, Rodulio Perdo­mo, dijo que teníamos el récord de ser el país centroamericano con más exoneraciones, alrededor de un 6 o un 7% del PIB que representan unos 36,000 millones de lempiras.

“Por ahora no he visto los últi­mos reportes sobre las exoneracio­nes otorgadas por el Estado, pero no ha habido ninguna derogatoria, por lo que han de permanecer igual”, se­ñaló.

La Secretaría de Finanzas anun­ció recientemente que en breve brin­daría un informe sobre la eficiencia de las exenciones en el país. Con las últimas reformas tributarias y adua­neras, la Secretaría de Finanzas es la responsable de aprobar las exonera­ciones. Ahora el solicitante deberá acreditar el impacto que tendrá la in­versión en materia de empleo en la economía nacional.

Según la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), las personas natura­les y jurídicas deben suscribirse en el Registro de Exonerados para go­zar de los beneficios tributarios y aduaneros.

Además se aprobó que no se po­día gozar de dos exoneraciones y se obligó a los contribuyentes a defi­nir con cuál se quedaría.

HAY QUE REVISARLAS

La titular de Finanzas, Rocío Tábora, dijo hace unos días que las exoneraciones en sí no son malas, “pero hay que revisarlas”.

Se deben evaluar los resulta­dos que han tenido los incentivos y si vale mantener en vigencia los mismos que están por vencer y si el compromiso generó empleos.

“De ahí la importancia de las mesas amplias en las que partici­parán muchos sectores”, destacó.

Reveló que el Estado dejará de percibir este 2018, más de 36,000 millones de lempiras producto del gasto fiscal que representan las exoneraciones fiscales otorgadas a distintos sectores.

“Hay preocupación por el gas­to fiscal y eso lo han manifestado representantes de las organizacio­nes con las que se socializa la trans­parencia fiscal, los que quieren co­nocer quiénes se benefician de esa concesión”, reconoció.

“Nosotros les hemos dicho que estamos haciendo un registro de to­das las exoneraciones, porque an­tes no había un registro y hoy te­nemos ya cerca de 2,500 personas jurídicas registradas en la platafor­ma”.

Comentó que “si por lo menos se lograra rescatar un punto por­centual de las exoneraciones, se ob­tendrían más recursos para inver­tirlos en salud y educación”.

Las exoneraciones actualmente representan un 6% en relación con el Producto Interno Bruto (PIB).

 INICIATIVA CIUDADANA

Si las demandas de los sectores sociales cercenan los recursos pa­ra que el Estado funcione, entonces, coinciden también expertos, quie­nes han dicho que ha llegado el mo­mento de revisar las exoneraciones en forma general. Precisamente, en las próximas horas se estaría presen­tando una iniciativa ciudadana en el Congreso Nacional para que se re­visen o eliminen las exoneraciones y así hacer frente a las demandas de sectores como:

-Transportistas que exigen bajar 23 lempiras al combustible, con un impacto de 8,600 millones de lem­piras a las arcas del Estado.

-También 65 mil para maestros, quienes exigen un nuevo aumen­to salarial (entre el 2016 y el 2017 se concretó un ajuste mensual de 1,800 lempiras).

Se estima que cada punto equiva­le a unos 4,000 millones de lempiras.

De manera, que bajar 3 puntos significarían 12,000 millones de lem­piras y 5 puntos significarían unos 20,000 millones de lempiras menos en las arcas del Estado.

En caso de satisfacer todas esas demandas, el sacrificio fiscal para el Estado sería de unos 30,000 millones de lempiras, de acuerdo a declaracio­nes recientes del secretario de de la Presidencia, Ebal Díaz. El Gobierno está anuente a escuchar esas y otras demandas en las mesas amplias, se informó.

Se requieren 3,000 firmas para presentar una Iniciativa Ciudadana en el Congreso.

Lo anterior “es un mecanismo mediante el cual al menos 3 mil ciu­dadanos presentan una iniciativa de ley al Congreso Nacional para su dis­cusión y aprobación o no del pleno de conformidad con la Constitución de la República”.

Cuando se presenta la Iniciativa Ciudadana, la directiva del Congre­so determinará, a propuesta de los habitantes que presenten el proyec­to de ley, un número de diez perso­nas que deben participar con voz pe­ro sin voto al momento de su discu­sión en el pleno. Si el Congreso de­clara procedente la solicitud ciuda­dana debe aprobar un decreto orde­nando al Tribunal Supremo Electo­ral (TSE) la realización de la consul­ta. En el mismo decreto se debe au­torizar la partida presupuestaria pa­ra llevar a cabo el proceso.

NIVEL ALTO

Por su parte, el jefe de Misión pa­ra Honduras del FMI, Roberto Gar­cía, reveló la semana recién pasada que el nivel de las exoneraciones que se conceden en el país, es de los más altos en la región “y del mundo”.

Indicó que durante los últimos tres años, el FMI ha estado insistien­do que el uso más eficiente de los re­cursos públicos debe estar dirigido hacia los proyectos en donde hay re­sultados para la reducción de la po­breza y mejora de la inversión.

El funcionario insistió en que el nivel de exoneraciones que tiene la economía hondureña, que es de casi el siete por ciento del Producto Inter­no Bruto (PIB), “es uno de los niveles más altos en la región y del mundo”.

En ese sentido, consideró que ese es un tema que como país se tiene que definir si se quiere seguir usan­do ese tipo política fiscal para el fun­cionamiento económico o una re­ducción de ese nivel de exoneracio­nes para que se generen recursos pa­ra financiar los programas en secto­res como salud y educación.

“Esperamos que efectivamente se avance en ese tema, para ver qué actividades son prioritarias para el país y definirlas, pero es una fuente muy clara que se tiene que precisar”, puntualizó.

El concepto exonerar permite que algunos sectores no paguen sus impuestos que corresponden al Go­bierno para que éste tenga los recur­sos necesarios a fin de dar cumpli­miento a sus responsabilidades.

Pero hay esperanzas para el país, pues de acuerdo al investigador del Fosdeh, Rodulio Perdomo, la vida de las exenciones está condicionada a la generación de empleo y divisas, “por lo tanto, no pueden ser eternas”.

Publicidad