Inicio Deportes El secreto de Mbappe para ser el mejor jugador del mundo

El secreto de Mbappe para ser el mejor jugador del mundo

Cuando Kylian Mbappé llegó al PSG procedente del Mónaco en 2017, el mundo del fútbol era consciente de que al club parisino se incorporaba un diamante en bruto con unas condiciones inmejorables para convertirse en el mejor jugador del mundo. En el momento de su fichaje, su protagonismo quedó en un segundo plano por la mediática incorporación de Neymar, futbolista que llegaba con la vitola de estrella consagrada y cara más visible del nuevo proyecto de Nasser Al-Khelaïfi.

A pesar de que el primer año de Mbappé en el PSG no puede calificarse como exitoso a nivel de resultados, principalmente por la estrepitosa eliminación del equipo a manos del Real Madrid en la Champions League, el joven delantero de 19 años sabía que el mundial de Rusia era la cita perfecta para redimirse y alcanzar el estatus de estrella mundial que la alargada sombra de Neymar le negaba en su club.

Y en octavos de final, frente a la Argentina de Messi, Mbappé asombró al mundo con una demostración de potencia y habilidad que quedará para el recuerdo. Corría el minuto 10 de partido cuando el delantero recorrió el campo a velocidad de crucero para forzar un penalti que serviría a Griezmann para adelantar a ‘les bleus’.

Más veloz que el más veloz

Algunas mediciones realizadas equiparan e incluso sitúan su velocidad en esa jugada (38 km/h) por encima de la de Usaint Bolt, actual recordman mundial de 100 metros lisos y leyenda del atletismo que, paradójicamente, flirtea en la actualidad con el deporte del balón. Un dato que abre varios interrogantes, ¿dónde está el límite del joven parisino? ¿cuál es su secreto?

Pues bien, además de un plan de entrenamiento específico para llegar en las mejores condiciones a la cita rusa, Mbappé ha recurrido a la talasoterapia para curar y regenerar su cuerpo después de una temporada intensa y poder así competir al más alto nivel en cada partido.

El poder del mar

La talasoterapia, ya empleada en la antigua Grecia y en el Imperio Romano, se sirve de los recursos y clima marinos como método curativo y regenerador en el que intervienen diferentes agentes terapéuticos como el agua, la arena, las algas o el plancton que, bien a través de baños termales o de masajes, ha otorgado a Mbappé un equilibrio físico y mental para convertirle en la sensación del Mundial de Rusia.

Pero lejos de conformarse, el galo, que todavía está en pleno desarrollo físico, quiere continuar elevando su nivel porque es consciente de que todavía le falta para alcanzar el rendimiento de jugadores como Messi o Cristiano Ronaldo, aunque con demostraciones como la efectuada ante la atónita mirada del argentino, hacen presagiar que, como les gusta decir a ingleses y americanos, ‘the sky is the limit’.

Publicidad