Inicio Salud Beber vino antes de irte a dormir puede ayudarte a perder peso

Beber vino antes de irte a dormir puede ayudarte a perder peso

Los trucos para adelgazar son muchos y muy variados. Sobre cuestiones de dietas y alimentación saludable se ha escrito mucho y pese a que hay un gran número de dietas que prohíben rotundamente el alcohol, la ciencia rebate hoy esa postura y asegura que beber vino antes de irse a dormir puede ayudar, y mucho, a perder peso.

Según revela este estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Washington y recogido por la revista digital RSVP live, consumir dos copas de vino al día. ya sea tinto, blanco o rosado, puede ayudar a reducir el riesgo de obesidad en un 70%. ¿El motivo? La gran cantidad de antioxidantes que contiene este zumo de uva con alcohol.

Los científicos han demostrado que las baya y las uvas, así como otras frutas, son capaces de convertir el exceso de grasa blanca en grasa beige y propicia así la quema de calorías, algo que ayuda mucho al organismo a mantener su equilibrio, a bajar de peso y rebaja las probabilidades de sufrir obesidad.

Todo depende de la cantidad

Con el vino, como con todos los tipos de alcohol, lo más importante es la cantidad. Si se consume en abundancia su ingesta puede resultar nociva para el organismo y poco beneficiosa en términos de pérdida de peso. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este líquido apenas alcanza las 80 calorías por copa, una cifra menor a la de una onza de chocolate negro.

Tableta de chocolate© Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Tableta de chocolate

Mejor tomarlo durante o después de comer

En cuanto al mejor momento para tomar una copa de vino, un estudio del instituto británico Frnacis Crick publicado en ‘Nature Comunications‘ estableció hace unos meses quelo mejor es hacerlo durante o después de la comida para evitar el coloquialmente conocido como ‘efecto aperitivo’. Esto significa que según las investigaciones de este grupo de científicos, al consumir vino nuestro cuerpo lanza unas señales al cerebro que le incitan a comer más cantidad, llegando incluso a poder ingerir hasta una quinta parte más de lo que se haría si no se bebiese vino.

Así, lo más recomendable esbeber vino durante o después de las comidas, evitando así caer en la sensación de ansiedad que provoca el ‘efecto aperitivo’ y procurando llevar a cabo la ingesta de esta bebida en momentos en los que el cuerpo se encuentre saciado.

Publicidad