Diario QuienOpina.Com – Los menores inmigrantes desaparecidos en Italia

Los menores inmigrantes desaparecidos en Italia

Redacción Diario QuienOpina.com junio 22, 2018 Comentarios desactivados en Los menores inmigrantes desaparecidos en Italia
Los menores inmigrantes desaparecidos en Italia

“Sólo una cosa es segura: nadie los busca. Lo único que se puede hacer en Italia es informar de su desaparición, no se permite presentar una denuncia. Por eso, ni la policía ni los carabineros los buscan”. Así de rotundo se muestra Paolo Rozera, director de Unicef Italia, ante las preguntas de este medio sobre el dramático fenómeno de los miles de niños inmigrantes que, desde hace años,desaparecen en territorio italiano.

Son los menores invisibles, niños que se han evaporado tras haber sido registrados en el sistema de acogida local, la mayoría entre las 48 y 72 horas siguientes a su llegada al Viejo Continente. Un ejército fantasma integrado por 5.828 menores –según un informe de Save the Chlidren-, de los cuales unos 2.440 desaparecieron sólo en 2017, según datos del Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales.

El cómputo excluye la desconocida cifra de menores no acompañados víctimas de la trata, preadolescentes y adolescentes que al desembarcar, y bajo amenaza de los traficantes, aseguran ser mayores de edad y acaban en las redes de prostitución. Esto impide que los expertos se atrevan a concretar cuántos menores inmigrantes han desaparecido en Italia. “Cualquier número es una estimación sobre un fenómeno que no ha disminuido”, insiste Rozera.

“La inacción de Italia y Europa ha sido absoluta, a pesar de que hayamos pedido reiteradamente la creación de un banco de datos europeo con las generalidades de cada uno de estos menores. Esto demuestra que el fenómeno ha sido menospreciado en toda la Unión Europea”, añade el director de Unicef Italia.

El fenómeno también es difícil de calibrar porque las circunstancias de las desapariciones son complejas de reconstruir, la coordinación europea sigue siendo insuficiente y todavía no existe un sistema internacional eficaz para rastrear a estos niños, sostienen los expertos. A todo esto se suma la cuestión de los menores no acompañados que abandonan las estructuras de acogida.

“Nuestros hogares de acogida no son cárceles, no tenemos ni el personal ni la facultad de impedirles que se vayan. Tan pronto entran en nuestros centros ya tienen un número de teléfono al que llamar y, aterrorizados por los traficantes [que los han traído a Europa], cumplen las órdenes que recibieron”, explicaba hace tiempo a esta reportera Simona Fernández, del centro de acogida para menores ‘Salam’ de Taranto, en Sicilia. Una situación que a día de hoy no ha cambiado.

El padre Rito Julio Álvarez juega con niños inmigrantes en la iglesia de San Antonio, en Ventimiglia, Italia. (Reuters)© Proporcionado por El Confidencial El padre Rito Julio Álvarez juega con niños inmigrantes en la iglesia de San Antonio, en Ventimiglia, Italia. (Reuters)

Entre los niños censados, la gran mayoría (90%) son varones y provienen de la África subsahariana y Egipto. Los primeros quieren generalmente continuar con su viaje hacia el norte de Europa, una intención que se topa actualmente con el endurecimiento de las políticas en fronteras como la italo-francesa. Allí precisamente se han registrado testimonios de menores que aseguran que policías franceses llegaron a cortarles la suela de los zapatos para impedir que continuasen con su viaje, según Oxfam Intermon.

“De los egipcios, en cambio, tenemos constancia de que siguen acabando en las grandes ciudades italianas explotados ilegalmente en el sector de las frutas y verduras, en la construcción y en restaurantes, donde les pagan hasta tres euros la hora”, explica Roberta Petrilli, investigadora de Save The Children especializada en trata de seres humanos. “De esta manera, devuelven la deuda contraída por sus padres, que con tal de que los chicos lleguen a Europa se comprometen a pagar miles de euros, una cantidad que los menores tienen que devolver a los traficantes”, añade Petrilli.

Capítulo aparte son las víctimas de trata, en su mayoría adolescentes nigerianas sujetas a las tiranías de los proxenetas. “Después del desembarco, nos tomaron las huellas digitales y nos llevaron a un centro… un apartamento fuera de la ciudad, en Siracusa (Sicilia). Por las noches nadie nos vigilaba, así que nos escapamos; todas, las once. Allí no había manera de contactar con nuestras familias y que nos enviaran dinero… seis se quedaron, nosotras nos vinimos a pie para Catania (otra ciudad siciliana)”, declaraba L., de 15 años, una joven que había partido un año antes de Eritrea.

“El fenómeno también se da en España”

“Aunque también está el fenómeno de la prostitución masculina de menores, muy visible en los alrededores de la estación de trenes de Termini, en Roma”, explica Rozera, el directivo de Unicef, una organización que también asiste a los menores inmigrantes en las dos naves de la Guardia Costera que se encuentran ahora en el Mediterráneo, la Diciotti y la Dattilo. “Es una actividad esencial, intentamos que los menores reciban la información que necesitan”, indica.

Se trata, con todo, de una gota en medio de un mar todavía muy turbulento. Egipto, con 1.513 menores migrantes desaparecidos en 2017, Eritrea (con 1.326) y Somalia (con 1.241) lideran la lista de países por número de niños desaparecidos. Les siguen Afganistán, Nigeria y Gambia en “un fenómeno que en parte, también se registra en otros países europeos, como España y Francia”, añade Rozera.

Pese a todo, en Italia se han dado algunos pasos positivos. En mayo de 2017 entró en vigor la ley Zampa, el primer texto legislativo centrado específicamente en la protección de los menores no acompañados que llegan a Italia. Un esfuerzo normativo que ha propuesto, entre otras cosas, el nombramiento de tutores cualificados, la reducción de los tiempos de permanencia en los centros de primera acogida y la prohibición de rechazar a los menores que llegan a las fronteras italianas. Con todo, “que este texto fuera aprobado fue una buena noticia, pero todavía se requiere de más tiempo [para que se implemente adecuadamente]”, dice Petrilli.

A todo esto se suma la incógnita añadida por el Gobierno liderado por el populista Movimiento 5 Estrellas y de la xenófoba Liga de Matteo Salvini, que en menos de un mes en el poder ha mostradouna hostilidad frontal hacia la inmigración irregular. Aunque, claro está, no todo son obstáculos originados en Italia. Un problema añadido es la falta de políticas para faciliten las reagrupaciones familiares porque, según las ONG, se encuentran paralizadas desde septiembre de 2017 en todo el territorio europeo.