Diario QuienOpina.Com – Las claves para controlar tu ciclo y que no altere tu vida

Las claves para controlar tu ciclo y que no altere tu vida

Redacción Diario QuienOpina.com junio 29, 2018 Comentarios desactivados en Las claves para controlar tu ciclo y que no altere tu vida
Las claves para controlar tu ciclo y que no altere tu vida

El cuerpo femenino es un maravilloso reflejo de la naturaleza a pequeña escala. ¿Os habéis parado a pensar en el simbolismo mágico que encierra el hecho de que nuestro ciclo sea el mismo que el de la luna? Es como si estuviéramos conectadas con el universo.

Sin embargo, muchas mujeres sufren trastornos relacionados con el ciclo hormonal a lo largo de su vida. En la adolescencia con fuertes dolores y debilidad antes y después de la regla.

  • Cambios de humor que nos vuelven tristes o irritables, y que desaparecen mágicamente cuando termina el período menstrual.
  • Alteraciones bruscas en el peso corporal, pudiendo variar entre uno y dos kilos a lo largo del mes.

A menudo todo esto se intenta combatir con fármacos para tapar las consecuencias del hecho de ser mujer. Cuántas veces habré oído a compañeras de mi edad decir: «¡Qué ganas tengo de que llegue la menopausia y no tener que volver a tener la regla!».

¿Qué es lo que pasa?

¿No será que queremos esconder nuestra condición femenina? Los hombres no atraviesan esos cambios en forma de montaña rusa en su estado físico y anímico a lo largo del mes, pero ¿no crees que quizás somos afortunadas por poder sentir en nuestro propio organismo el influjo de la naturaleza?

Muchas mujeres viven los ciclos hormonales como una enfermedad, cuando se trata de algo completamente natural Incluso la irregularidad es algo natural. Se nos ha hecho creer que el ciclo normal es de 28 días, pero según los estudios sólo un 12,5 % de mujeres cumplen con esto.

La mayoría tienen ciclos duran entre 24 y 35 días.

  • Lo normal es que la regla aparezca en las niñas entre los 10 y los 15 años y que luego estén durante cinco años con ciclos hormonales largos e irregulares.
  • Hacia el final de la adolescencia o hacia los 20 años, los ciclos se regularizan pasados los 40, el ciclo vuelve a alargarse.

Entre dos y ocho años antes de la menopausia, la mayoría de las mujeres empiezan a experimentar faltas de ovulación. Sin embargo, seguimos produciendo hormonas que tienen otros papeles esenciales para la salud diferentes a la reproducción.

  • Te explico todo esto para decirte que la naturaleza es muy sabia y prepara el cuerpo de la mujer para cada etapa de su vida.
  • Hay que aprender a conocerse y vivir las distintas fases en armonía.
  • En principio no es necesario tomar suplementos hormonales, pues el cuerpo de la mujer viene al mundo equipado con todo lo que necesita para cada momento de su vida.

Por qué te altera cada mes tu ciclo

Eso sí, para que tu cuerpo produzca siempre los niveles de hormonas adecuados, es básico que te mantengas sana en todos los aspectos: el físico, el emocional y el mental, porque tu bienestar depende no sólo de la salud de tu cuerpo, sino de todo el conjunto.

El ciclo menstrual no debería impedirte realizar con normalidad tu día a día

Cuando nos acercamos a la menopausia, es decir, hacia la mitad de la vida, es un excelente momento para revisar si estamos haciendo todo lo conveniente para nuestra salud y, en consecuencia, para nuestro equilibrio hormonal.

  • Si vivimos estresadas o nuestra dietano satisface las necesidades del cuerpo, si fumamosbebemos demasiado alcohol o si estamos emocionalmente desequilibradas, la capacidad de nuestro sistema endocrino, que es el que «fabrica» las hormonas que necesitamos, disminuye.

La consecuencia pueden ser unos ciclos menstruales turbulentos: dolores de cabeza, sofocos, hinchazón, falta de libido, dificultades para dormir, etc. O, más adelante, una mala transición hacia la menopausia

Cómo “dominar” tus hormonas

La clave es prestar atención al cuerpo, aprender a escucharlo y cuidarlo, para que la producción de nuestro sistema hormonal sea la adecuada en cada momento, evitando tomar fármacos (si no son imprescindibles por qué hay alguna patología diagnosticada) que enmascaren los síntomas, tanto de la regla como de la menopausia.

Porque nuestros ciclos hormonales dependen en gran medida de nuestros hábitos.

Hay factores externos que pueden incidir en la intensidad y frecuencia de las molestias asociadas a los ciclos hormonales femeninos cómo dolores de cabeza, insomnio o hinchazón.

Factores que influyen

  • Localiza y detalla qué situaciones aumentan en ti la sensación de estrés, nerviosismo y ansiedad e intenta evitarlas. Probablemente son situaciones que forman parte de tu día a día pero no hay que resignarse a vivirlas. Y te sorprenderás a ti misma si decides aislarlas y evitarlas, porque ¡sí se puede!
  • El consumo de azúcar y los carbohidratos refinados como los que se encuentran en muchos zumos, pasteles, galletas, bebidas, caramelos, pan blanco y salsas preparadas . Intenta disminuirlo al máximo.
  • El consumo de alcohol y comida picante.
  • El consumo de café, aunque sea descafeinado.

El cambio que necesitas

Incluir en tu rutina diaria ejercicios de respiración es algo que puede ayudarte mucho a relajarte y a vivir consciente y serena, no solo en este, sino en muchos otros aspectos de tu vida.

Empieza incorporar alimentos naturales y limpios que favorecen la regulación hormonal:

El aceite de onagra

La investigación médica está confirmando que su consumo regular disminuye la frecuencia e intensidad de los sofocos y otros síntomas.

  1. Reduce los síntomas premenstruales (por sus propiedades antinflamatorias) como los cambios de humor, jaquecas, reglas irregulares y aumento de peso, y disminuye la pérdida de calcio a través de los riñones.
  2. Además, a muchas mujeres premenopáusicas les mejora la piel, el pelo y las uñas, y les restablece la humedad vaginal al grado normal.
  3. El aceite de onagra contiene un tipo de grasas necesarias que son precursoras de hormonas capaces de regular muchas funciones de nuestro cuerpo.

Añade soja a tu dieta

La primera clave es que consumas soja ecológica.

  • Por ejemplo, en forma de tofu o tempeh, que están hechos a partir de soja
  • También en forma de granos de soja (edamame), que se pueden comprar frescos o congelados, o de legumbre
  • La leche de soja a veces resulta indigesta y causa hinchazón abdominal.

Semillas de lino y Omega 3

Otra excelente opción, especialmente para las mujeres que por algún motivo no pueden consumir soja, son las semillas de lino molidas y el aceite de lino. Son, además, una excelente fuente de grasas omega-3, esenciales para la salud de todas las células del cuerpo.

  • La insuficiencia de omega-3 puede ser causa de cansancio, piel reseca, uñas quebradizas, cabellos frágiles, estreñimiento, mal funcionamiento del sistema inmune, dolores en las articulaciones, depresión, artritis y desequilibrios hormonales.

También ayudan todos los alimentos naturales ricos en vitaminas, fibra y antioxidantes, las verduras frescas, frutas, semillas y granos nos ayudan a mantener el organismo limpio.