Inicio Entretenimiento Las 10 mejores películas de 2018

Las 10 mejores películas de 2018

Ni siquiera en verano la calidad del cine se ve afectada. No hay más que ver los próximos estrenos que llegan para esta época estival, algunos de los más esperados del año: se trata de cintas de terror como Hereditary o dramas tan sólidos como Tully.

Con el mes de junio a punto de concluir, es el momento de repasar cuáles han sido las mejores películas del primer semestre de 2018 estrenadas en España, sin olvidar algunos de los mejores títulos que arrasaron en la pasada edición de los premios Oscar muy merecidamente.

Por fortuna, los géneros y las temáticas son muy variados, pero con un denominador común: la calidad. Y ahora que precisamente llegan las vacaciones estivales y tienes más tiempo libre, hay una serie de películas totalmente recomendables que no puedes dejar pasar por nada del mundo.

Hereditary

La última película de terror en llegar a carteleras ha venido rodeada de una intensa polémica: arrasó en Sundance y ha generado críticas muy positivas desde entonces, mientras que la audiencia está siendo algo más tibia con ella. Sea como fuere, su rompedor (y aterrador) planteamiento no ha dejado indiferente a nadie.

Hereditary narra la historia de una familia marcada por la desgracia: la muerte de la abuela de un clan familiar generará una serie de relaciones disfuncionales entre ellos que pondrán de manifiesto los problemas latentes desde hace años. Su pérdida atormenta a su hija Annie (Toni Collette), que busca consuelo en terapias grupales, y sus hijos comienzan a manifestar un extraño comportamiento. Se ven hostigados por una presencia maligna que trae consigo una serie de sucesos inexplicables. Una de las más afectadas por la situación es Charlie (Milly Shapiro), una niña solitaria que apenas se relaciona con la gente que la rodea y que es consciente de que algo extraño está ocurriendo.

Tully

Charlize Theron es un intérprete abrumadora: capacitada para cualquier registro, desde papeles tan físicos como el de Atómica hasta para dramas tan absorbentes como éste que te dejará loco. Tully es un viaje por un periodo vital poco transitado en el cine: la maternidad y la depresión postparto. Decir que está de Oscar es poco: a su increíble transformación física (tuvo que ganar más de 20 kilos para el papel), se suma un trabajo emocionante que rezuma verosimilitud.

Tully nos presenta a Marlo (Charlize Theron), madre de tres hijos que acaba de tener a su tercer bebé. A pesar de que todo el mundo la considera una mujer muy fuerte y jovial, empieza a acusar un cansancio preocupante. Su esposo Drew (Ron Livingston) debe viajar constantemente por trabajo, de modo que es ella la que carga con la crianza de los niños y el cuidado del hogar.

En vista de su agotamiento, decide aceptar un regalo que le ofrece su adinerado hermano Craig (Mark Duplass): una niñera nocturna cuyo nombre es Tully (Mackenzie Davis) y que le permite recuperar la ilusión y descansar al fin lo suficiente como para plantearse ponerse en forma e incluso disfrutar de los pequeños placeres del día a día. Aunque al principio Marlo lo ve como una extravagancia, acabará forjándose un fuerte vínculo entre las dos.

Un lugar tranquilo

Un lugar tranquilo (A Quiet Place) es otra de eses grandes obras maestras de este 2018.Cuenta la historia de una familia que vive en el bosque, cuidándose mucho de emitir ningún ruido estridente. La razón es que les acechan unos seres que se sienten atraídos por el ruido. Al comienzo de la película no sabemos nada más pero nos queda muy claro que las consecuencias de ser descubiertos son letales.

Se trata de una familia numerosa compuesta por el matrimonio (John Krasinski y Emily Blunt) y tres hijos, lo que hace especialmente complicada la labor de pasar desapercibidos. Hay que sumarle el extra de que la hermana mayor, Reagan (Millicent Simmonds), es sorda y su audífono está roto, lo que significa que a veces no sabe qué ocurre a su alrededor y, peor aún, no es consciente del ruido que emite ella misma.

Entre los grandes atractivos de esta propuesta están, sobre todo, la utilización del sonido, el manejo del suspense y la potencia de las interpretaciones.

Los Increíbles 2

¡Menuda secuela se ha marcado Brad Bird de Los Increíbles! Esperar catorce años ha merecido la pena para disfrutar de esta estupenda película, que, de momento, encabeza la lista de las mejores cintas de animación de 2018 de largo.

Los Increíbles 2 comienza justo donde finaliza la primera parte, con el villano Subterráneo saliendo de la tierra dispuesto a enfrentarse a la familia de superhéroes.

Mientras que en Los Increíbles la trama se centraba en Mr. Increíble, en Los Increíbles 2 la historia le presta más atención a su alter ego, Bob Parr, y su papel como padre. Será Elastigirl quien en esta ocasión pase más tiempo combatiendo el mal y viviendo trepidantes aventuras, mientras su marido se encarga de las tareas más cotidianas como asistir a su hija adolescente en una pequeña crisis sentimental, ayudar a Dash con los deberes o mantener a raya al desatado Jack-Jack, que empezará a desarrollar sus superpoderes. Este robaescenas es el mejor personaje de una película perfecta para ver en familia sabiendo que los adultos van a encontrar mucho de lo que disfrutar.

Los archivos del Pentágono

Steven Spielberg rara vez decepciona, y en este caso, en Los archivos del Pentágono cuenta con un estupendo guión e intérpretes maravillosos para levantar este monumento dedicado a la libertad de prensa… algo que en la era Trump es toda una declaración de intenciones.

En junio de 1971, los principales periódicos de Estados Unidos, entre los que se encontraban The New York Times y The Washington Post, tomaron una valiente posición, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y salpicaba a cuatro presidencias estadounidenses. Una filtración demostraba que la administración del presidente Lyndon B. Johnson había mentido a los ciudadanos sobre la guerra de Vietnam y el encubrimiento se había perpetuado durante años.

En ese momento, Katherine Graham (Meryl Streep), primera mujer editora del Post, y el director Ben Bradlee (Tom Hanks) intentaban relanzar un periódico en decadencia. Juntos decidieron tomar la audaz decisión de apoyar al The New York Times y luchar contra el intento de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda… Su publicación generó un enorme debate sobre la libertad de expresión y acabó en una dura batalla legal ante el Tribunal Supremo.

Yo, Tonya

Para biopic sorprendente, desde luego, el deYo, TonyaYo, Tonya que descubría a la talentosísima Margot Robbie en un papel bien complejo: el de la controvertida patinadora olímpica, Tonya Harding, la primera estadounidense capaz de ejecutar un perfecto salto triple axel y su ex marido, Jeff Gillooly, con quien mantuvo un turbulento matrimonio durante tres años (desde los 19 a los 22 años).

La cinta abarca la vida de Tonya desde los 4 a los 44 años, con lo que hay una labor cuidadísima en lo que al maquillaje, el vestuario y los prostéticos se refiere para ajustarse a cada época y nos lleva al episodio más polémico de su carrera: el ataque a una patinadora rival que la llevaría ante los tribunales.

Cada uno de ellos mantiene una posición diametralmente opuesta respecto a lo que desencadenó este “accidente” y ambas se ven amplificadas por la madre de la patinadora LaVona y el mejor amigo de él, Shawn, partes implicadas de forma activa o pasiva en lo sucedido. El director Craig Gillespie recrea esas entrevistas (cuyo contenido en parte se ve al final), que quedan jalonadas por la reconstrucción de la vida de Tonya. Pero no se limita a realizar una película convencional, sino que a menudo recurre a saltarse la línea temporal o a permitir a sus personajes romper la cuarta pared y dialogar con el espectador. Es más, en un momento dado uno de ellos reclama su espacio porque considera que está perdiendo visibilidad. Muy unamuniano todo.

Loving Vincent

Si adoras el arte en general y  la obra de Van Gogh en particular o has leído libros como “Cartas a Theo”, te vas emocionar, pero bien, con esta película magistral. Cada fotograma es un cuadro pintado sobre óleo, tal y como el propio Vincent lo hubiera pintado. De hecho es la primera película de la historia del cine pintada íntegramente al óleo… ¡Una barbaridad de trabajo!

Sus 80 minutos de duración están compuestos por 56.800 fotogramas que han sido pintados, uno a uno, por una gran cantidad de excelentes pintores a lo largo de varios años, todos inspirándose en el estilo y arte magistral del maestro.

Sin duda una de las mejores películas de 2018, sobre todo muy valorada por la técnica, tan laboriosa, y quizás menos por su contenido. Sin embargo, lo que cuenta es tan delicioso que merece un tratamiento especial: a través de la reconstrucción de su vida, se hace un verdadero alegato de su voluntad de trascender. Y vaya si lo hizo. No hay aplausos para premiar Loving Vincent.

Tres anuncios a las afueras

No será por reconocimiento… Tres anuncios en las afueras, se alzó en la pasada edición de los Oscar con dos galardones: mejor actriz para Frances McDormand y mejor actor de reparto, para Sam Rockwell. A eso hay que unir cuatro merecidísimos Globos de Oro: mejor película dramática, mejor guión, mejor actriz de drama para Frances McDormand y mejor actor de reparto, para Sam Rockwell. 

Después de que hayan pasado varios meses desde el asesinato de la hija de Mildred Hayes (Frances McDormand), ella decide declarar la guerra a la policía de su pueblo colocando tres carteles en la entrada con mensajes muy controvertidos sobre el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson).

Cuando el departamento de policía lo ve, comienza una batalla para desacreditarla. Mildred cree firmemente que están inmersos en casos de corrupción y no están realizando su trabajo, de modo que comienza a buscar al asesino de su primogénita por su cuenta.

Martin McDonagh escribe y dirige esta película que a priori, por su temática, podríamos catalogar como una especie de thriller rural pero que está cubierta de una fina pátina de western que le da un empaque decididamente memorable. Te lo aseguramos: nunca has visto nada parecido.

La forma del agua

Es posible estar horas hablando de esta maravillosa película: ya desde el título, el director Guillermo del Toro (premiado en los Globos de Oro 2018 por esta película y nominado en 13 categorías en los premios Oscar de los que materializó cuatro, entre ellos mejor película y mejor director) nos está atrapando en su metáfora visual: un precioso cuento de hadas en el que nos sumergimos desde el primer instante gracias a una paleta cromática siempre virada a los tonos verdeazulados y a una deliciosa banda sonora compuesta por el también premiado Alexandre Desplat.

La forma del agua se desarrolla en plena Guerra Fría, cuando la carrera militar y espacial está en su punto más álgido. Eliza (una estupenda Sally Hawkins) es una empleada de la limpieza muda que trabaja en una instalación del Gobierno que esconde unos laboratorios secretos. Su vida cambia por completo al descubrir a un ser enigmático: un hombre-anfibio de cualidades únicas que vive encerrado y es víctima de diversos experimentos.

Al margen de la trama más fantástica, la película, que ya está disponible en Blu-Ray, sirve en bandeja una crítica devastadora al racismo, la homofobia y en general a la intolerancia hacia las personas que son diferentes por no hablar del revolcón que le da al “american way of life”: familias aparentemente felices de cartón-piedra que esconden una profunda insatisfacción en su seno (magnífico también Michael Shannon en el rol de antagonista).

En suma, forma y fondo se conjugan en una película irrepetible, de la que hablamos en persona con el propio director. Aquí tenéis la entrevista:

Call Me by Your Name

Luca Guadagnino extrae todas las mieles del libreto de James Ivory (que en principio iba a dirigir también la película), basándose en la novela de André Aciman a la que es muy fiel. Tiene pequeñas licencias que hacen bien a la narrativa, como el cambio de localización de la historia, que pasa a desarrollarse en uno de esos lugares donde el verano tiene la cualidad de detener el tiempo.

La película narra cómo un joven descubre durante un verano que pasa con su familia en Italia el amor y el sexo a través del contacto con el ayudante de su padre. Elio, de 17 años y poca experiencia se enfrenta a esas primeras zozobras tras enamorarse por primera vez. Al principio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

Llámame por tu nombre cuenta con un casting inmejorable empezando por el protagonista de la historia: el joven Timothée Chalamet, que sostiene prácticamente sobre sus hombros el 90% del peso dramático de la película.

Cronológicamente, nos situamos en el verano de 1983, algo que tampoco es casual, ya que se trata de un año en el que la epidemia de SIDA todavía no ha puesto en la picota a la comunidad homosexual. La película, nos habla de un amor concreto, pero está tan bien retratado el amplio abanico de emociones y sentimientos que te desbordan la primera vez que te enamoras y te entregas que es sumamente fácil que te toque en lo más íntimo de tu ser…

¡Y hasta aquí nuestro repaso de las mejores películas de lo que va de 2018! ¿Cuál esperas con más ganas a partir del verano?

Aviso: En Business Insider trabajamos para ofrecerte recomendaciones que te resulten interesantes y útiles. En ciertos casos, gracias a nuestros acuerdos con distintos socios, percibimos un porcentaje por las compras que realices, sin un coste adicional para ti.

Publicidad