Inicio Noticias Nacionales Honduras, ¿Tiene gripe?, podría sufrir de la fiebre del valle

Honduras, ¿Tiene gripe?, podría sufrir de la fiebre del valle

Tegucigalpa, Honduras.

Los ciuda­danos que estén siendo atacados por una gripe o un resfrío deben de mantenerse alerta porque es­tos síntomas pueden estar relacio­nados con la fiebre del valle, tam­bién conocida como “enfermedad silenciosa”.

Un estudio del Instituto de In­vestigación de Genómica Transla­cional (TGen), con sede en Phoe­nix (Arizona), indica que el hon­go Coccidioides, el causante de la enfermedad, se ha encontrado en Honduras, Argentina, Paraguay y Brasil, países donde se han repor­tado nuevos casos.

Jessica Rigler, del Departamen­to de Servicios de Salud de Arizo­na, recordó que la fiebre del va­lle o la fiebre del desierto es cau­sada por el citado hongo, que sue­le habitar en el suelo, y se adquie­re cuando personas o animales in­halan esporas que se transportan por el aire a través del polvo, de ahí que las comunes tormentas de polvo en zonas desérticas resulten peligrosas.

“Este hongo se ha encontrado en California, Arizona, Washing­ton y partes de América Central y del Sur, y aunque faltan pruebas firmes los científicos creen que se expande a otras áreas a través del viento o cuando un animal infecta­do migra a un nuevo lugar y mue­re, permitiendo que el hongo se es­tablezca en el suelo donde el cuer­po del animal se descompone”, de­talló la especialista.

ENFERMEDAD

La coccidioidomicosis, nombre de la enfermedad, puede ser mor­tal y suele ser ignorada por quie­nes la padecen al confundirla con una gripe o un resfrío, por la simi­litud de síntomas, lo que produce que avance paulatinamente y afec­te órganos como el pulmón o el te­jido óseo. Rigler sugiere que las au­toridades sanitarias de los países americanos deberían estudiar más a la enfermedad para saber como tratarla. En Estados Unidos, “los Centros para el Control y la Pre­vención de Enfermedades (CDC) y los departamentos de salud esta­tales y locales trabajan juntos pa­ra recopilar datos sobre la fiebre del valle, y cómo educar a los mé­dicos y al público en general”, ma­nifestó Rigler, quien es jefa de Sa­lud Pública de Arizona.

En este estado, de acuerdo a cifras del Departamento de Salud, en lo que va de este año se han re­portado un promedio de 600 ca­sos mensuales, es decir 56 % más que en 2017.

“La razón del aumento de casos es incierta, pero puede estar rela­cionada con factores ambientales como el clima y las condiciones del suelo”, comentó Rigler.

Sobre la incidencia de los fac­tores ambientales coincide John Galgiani, director de un centro de estudios de esta enfermedad en la Universidad de Arizona y quien dijo que el aumento de casos en este estado se puede atribuir a los patrones de lluvia.

Publicidad