Inicio Economia Honduras, Tecnología revoluciona la forma de contribuir al medio ambiente

Honduras, Tecnología revoluciona la forma de contribuir al medio ambiente

Actualmente, más de 7.000 millones de personas habitamos el planeta Tierra y exigimos más recursos naturales de los que el planeta tiene capacidad de producir al año, como lo son el aire, agua, alimentos, energía, entre otros. Esto ha llevado a que la época en la que vivimos se denomine “el Antropoceno”, siendo un espacio temporal donde los humanos son la causa principal del cambio en el planeta.

Sin embargo, no todo es negativo pues nosotros también podemos llegar a redefinir esta relación de manera que el planeta se vea favorecido. Como una de las acciones de mayor importancia para generar este cambio positivo, las Naciones Unidas crearon una serie de objetivos, metas e indicadores globales como parámetros y compromisos para mejorar la situación social, ambiental y económica del planeta llamados los “Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

El Foro Económico Mundial ha reconocido que “aprovechar el poder de la Cuarta Revolución Industrial será esencial para cumplir con los ODS”. Las nuevas tecnologías están revolucionando los medios de recopilación, análisis y uso de la información de manera que pueden transformar la relación del humano con el planeta.

Desde tecnologías para la recopilación de datos como sensores, softwares inteligentes y medios de cooperación, hasta nuevas técnicas analíticas como el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, proporcionan nuevas herramientas para que los gobiernos, el sector privado y sociedad civil administren los recursos naturales de una manera transparente y responsable.

Un claro ejemplo es blockchain, este sistema consiste en una plataforma virtual para el registro histórico de eventos (información), que gracias a que se basa en una cadena de datos, se considera incorruptible e inviolable. Una aplicación de blockchain se da en un proyecto que nace del acuerdo global efectuado en Nagoya, donde los países eligieron reconocer la fuente de los recursos biológicos utilizados en las industrias para compartir sus ganancias con el generador del recurso. La idea es que blockchain podría utilizarse para frenar la biopiratería (uso ilegal de la biodiversidad y la información sobre esta) y el saqueo de los recursos de la selva a partir de asignar y clasificar los datos biológicos de cada especie de planta y animal, registrando sus secuencias genéticas en el sistema.

De esta manera, se puede rastrear dónde se encuentran estos recursos y crear una plataforma para compartir los beneficios de manera equitativa con el país de origen.

Blockchain también puede ser utilizado como medio de verificación para un consumidor consciente con el ambiente o incluso para el gobierno (dado que la información agregada al registro de blockchain no puede ser alterada, volviendo la información transparente).

Por ejemplo, en este sistema se pueden registrar los detalles de productos agrícolas, tales como: país de origen, finca y año de cosecha, qué fábrica lo procesó y en dónde se comercializa.

De esta manera se podría determinar si el producto está siendo cultivado de forma sostenible, si las condiciones laborales de los productores son justas, así como si las empresas que lo procesan muestran compromisos ambientales y sociales. Este ejemplo nace de una plataforma online creada en Indonesia por Provenance para rastrear y verificar la cadena de valor de cocos. En ella, los consumidores pueden escanear su producto y ver la familia que lo cultivó, la prueba de pago justo y el trayecto del coco desde Indonesia hasta su país. Walmart y Unilever también están generando pilotos de rastreo de alimentos a través de blockchain.

Este mismo sistema podría funcionar para verificar sellos ambientales, o incluso en el mercado de bonos de carbono, para asegurar que no se dupliquen los servicios (gracias a la transparencia que el sistema provee), para contabilizar los gases de efecto invernadero e inclusive facilitar las transacciones de los créditos de carbono. De esta manera, blockchain posibilita nuevas formas de financiamiento climático y de lucha contra la corrupción.

La forma de hacer de negocios está cambiando de forma drástica a nivel global, donde solo va a haber espacio para empresas responsables y no es el tamaño de las compañías lo que va a determinar su éxito, será su agilidad para adaptarse a los nuevos desafíos climáticos y sociales.

Publicidad