Tegucigalpa, Honduras.

La Regional de Salud de Cor­tés, informó ayer que hasta la se­mana epidemiológica 23 han con­tabilizado al menos 297 casos de dengue leve y 15 de dengue grave.

La epidemióloga de la Regio­nal de Salud, Cecilia Ordóñez, re­saltó que estos reportes provie­nen del Hospital Mario Catari­no Rivas y del Instituto Hondu­reño de Seguridad Social de San Pedro Sula. En este último centro fue donde falleció una niña de 4 años el lunes pasado.

En ese sentido Ordóñez enfati­zó que de los municipios de Cho­loma, Villanueva y San Manuel son los lugares con más inciden­cias de dengue.

A nivel nacional, en compara­ción al año pasado, los episodios de dengue aumentaron en un 88 por ciento de enero a la fecha, in­dicaron las autoridades.

A PREVENIR

“Generalmente por esta épo­ca como hay lluvia más intensa hace los criaderos naturales. Sin embargo, no hay que dejar de la­do que nosotros como población también influimos en que los cria­deros sean mayores”, apuntó Or­dóñez.

La especialista subrayó que los habitantes deben de tomar las medidas de prevención, como mantener limpias las pilas, hacer aseo constante en los solares y si las personas almacenan agua de­ben taparla bien para evitar que el zancudo hembra ponga hueve­cillos en el agua, para evitar que aparezcan larvas.

“Lo otro que es vital es que las personas estén pendientes de los síntomas de alarma, los signos y síntomas del dengue que tienden a complicarse en grave son: fie­bre, malestar general, dolor en el cuerpo, dolor retroocular (detrás de los ojos)”.

Indicó que también se debe estar alerta cuando se presentan dolores abdominales, dificultad respiratoria, vómito persistente o sangrado (por ello anteriormente se le llamaba dengue hemorrági­co). Ordóñez recomendó a los pa­cientes no automedicarse y, en su lugar, buscar ayuda médica.

Publicidad