Diario QuienOpina.Com – Aerolíneas se rebelan contra Trump, se niegan a transportar niños

Aerolíneas se rebelan contra Trump, se niegan a transportar niños

Redacción Diario QuienOpina.com junio 22, 2018 Comentarios desactivados en Aerolíneas se rebelan contra Trump, se niegan a transportar niños
Aerolíneas se rebelan contra Trump, se niegan a transportar niños

WASHINGTON— Durante años, el gobierno federal ha contratado a aerolíneas para el traslado de refugiados a sus nuevos destinos y de inmigrantes deportados, pero anoche American Airlines, United, Frontier y Southwest se rebelaron contra la Administración Trump porque no quieren ser “cómplices” en la separación de familias.

El presidente Donald Trump cedió a las presiones de la sociedad civil y la comunidad internacional y firmó una orden ejecutiva que frenó de inmediato la separación de familias pero que continúa la práctica de detenerlas juntas.

El gobierno federal otorga contratos a aerolíneas privadas para sus operaciones policiales y migratorias pero no les da detalles ni explicaciones sobre el objetivo de los vuelos fletados o las personas trasladadas.

Aerolíneas no aceptan complicidad

Ante la ola de protestas en todo el país contra la política migratoria de la Administración Trump, algunas aerolíneas, que tienen cada vez más un mayor porcentaje del pujante mercado hispano en EEUU, comenzaron a reaccionar sobre el terreno, algunas incluso antes de la nueva orden.

American Airlines, United, Frontier y Southwest dejaron en claro que no quieren ser cómplices de las operaciones para trasladar a niños que han sido separados de sus padres. Spirit no tiene contratos, y Delta se ha negado comentar sobre el asunto.

En una extensa declaración escrita, por ejemplo, American Airlines dijo no tener conocimiento de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) haya usado a la empresa para el traslado de niños no acompañados pero, en todo caso, la separación familiar “no está alineada con los valores de American Airllines –nosotros juntamos a las familias, no las separamos”.

“Por lo tanto, hemos solicitado al gobierno federal que desista de inmediato de usar American para el propósito de transportar a niños que han sido separados de sus familias… no tenemos ningún deseo de estar vinculados con la separación de familias o, peor aún, de lucrarnos de ello. Esperamos que el gobierno cumpla con nuestra solicitud y se lo agradecemos”, puntualizó la nota.

Por su parte, el principal ejecutivo de United, Oscar Muñoz, dijo que aunque no tiene pruebas de que su aerolínea se haya usado para el traslado de estos niños, tampoco quiere ser parte de una política que supone un “profundo conflicto” con los valores de la empresa.

United Airlines

@united

United asks U.S. government not to fly separated immigrant children on our aircraft.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Anoche, activistas de grupos como “United We Dream” y “Make the Road New York” se plantaron en el aeropuerto neoyorquino de La Guardia para documentar el traslado de un grupo de niños y jóvenes no acompañados en un vuelo de American Airlines.

JewishAction@jewishaction

Earlier tonight we saw a group of immigrant children arrive at La Guardia, one as young as 5 or 6 years old. How long will it take to reunite these children with their families? The Trump Administration must be held accountable.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Cristina Jimenez

@CrisAlexJimenez

I’m at LaGuardia airport in NYC. Youth & children separated from their families are landing in terminal B taken to shelters in Westchester & LI. @AmericanAir must stop enabling Trump’s deportation force.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Un piloto de American Airlines, Ian Funderburg, que recientemente transportó a ocho jóvenes latinos en un vuelo de Dallas (Texas) a Miami (Florida), publicó en su página de Facebook una extensa carta que envió a su compañía en la que destacó su negativa a ser “cómplice” en la ejecución de una “agenda anti-inmigrante aborrecible y abusiva”.

“El saber que estaba transportando a niños inocentes a su detención y posible deportación va contra cada fibra moral en mi cuerpo. Sentí que estaba “justificando” el tráfico de humanos… estos niños no han cometido crimen alguno, ni sus familias al buscar una mejor vida” lejos del peligro en sus países, subrayó Funderburg.

Funderburg no es el único piloto que cree que American Airlines “no es una aerolínea estatal ni una extensión” del gobierno federal, y que pidieron que la empresa emitiera una “denuncia pública” de la política de separación de familias.

DHS: las aerolíneas “no entienden”

En un comunicado, el portavoz del DHS, Tyler Houlton, calificó como “desafortunado” que las tres aerolíneas ya no quieran ser socios con “los valientes hombres y mujeres del DHS para proteger al público viajero, combatir el tráfico humano, y rápidamente reunificar con sus familias a niños ilegales no acompañados”.

“Pese darles hechos sobre este asunto, estas aerolíneas claramente no entienden nuestras leyes migratorias y los devastadores resquicios de larga data que han causado la crisis en nuestra frontera sur. Ceder a la falsa narrativa mediática solo exacerba los problemas en nuestra frontera y pone a más niños en riesgo de (caer en manos de) los traficantes”, se quejó Houlton.

Tyler Q. Houlton

@SpoxDHS

Despite being provided facts on this issue, these airlines clearly do not understand our immigration laws and the long-standing devastating loopholes that have caused the crisis at our southern border.

Tyler Q. Houlton

@SpoxDHS

Buckling to a false media narrative only exacerbates the problems at our border and puts more children at risk from traffickers. We wish the airlines would instead choose to be part of the solution.

https://platform.twitter.com/widgets.js

“Desearíamos que las aerolíneas en vez optaran por ser parte de la solución”, dijo Houlton, al destacar que el DHS lleva 15 años resguardando la seguridad aérea y facilitando los viajes de millones de estadounidenses y visitantes al país.

El “dilema” de Trump

Al firmar la orden ejecutiva, Trump dijo que la situación en la frontera suponía un “dilema” para la Administración: ser “débil” y tener un país “abrumado” por el flujo de inmigrantes indocumentados, o ser “fuerte” y afrontar críticas de “no tener corazón”.

“Quizá prefiero ser fuerte”, argumentó Trump.

El documento firmado ayer va más allá de revertir la política que, desde mediados de abril pasado y durante poco más de seis semanas separó a 2,342 niños de sus padres en la frontera con México: la Administración mantiene su política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal, incluso ampliando el traslado de detenidos a instalaciones militares.

Así, la Administración pide que la jueza federal Dolly Gee, en California, modifique el “Acuerdo Flores de 1997”, de tal manera que las autoridades puedan detener a los niños más allá de 20 días, o todo lo que dure su proceso migratorio.

El acuerdo estableció las normas de detención de menores no acompañados, pero la petición de Trump con seguridad provocará litigios, lo que dará pie a una prolongada batalla legal.

La orden ejecutiva tuvo efecto inmediato y la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) dijo en un comunicado quemantendrá unidas a las familias detenidas en la frontera, y éstas “serán trasladadas juntas a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).