Una formalidad. Juventus empató por 0-0 ante Roma en el Estadio Olímpico y, con el punto, le sacó la ventaja suficiente a Napoli para terminar consagrándose como campeón de la Serie A italiana. El conjunto que dirige Massimiliano Allegri ganó así su séptimo Scudetto consecutivo , récord absoluto en su país.

La Juve necesitaba solo una unidad para gritar campeón con una jornada por disputar y no hizo muchos méritos en la capital italiana para conseguir más que eso. En el primer tiempo buscó con ímpetu para asegurarse el triunfo, pero una vez que Nainggolan se fue expulsado en el complemento, sacó el pie del acelerador y puso piloto automático hasta el final del partido.

Así, Juventus, que contó con los argentinos Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala desde el arranque y con el uruguayo Rodrigo Bentancur ingresando en la segunda mitad, volvió a festejar en Italia y confirmó una hegemonía inédita pese a los constantes zarpazos de Napoli a lo largo de la campaña y en esta jornada, en la que venció 2-0 a Sampdoria pero no le alcanzó para mantener sus chances.

Publicidad