Diario QuienOpina.Com – Honduras, Matta Waldurraga, “Trova” en New York

Honduras, Matta Waldurraga, “Trova” en New York

Redacción Diario QuienOpina.com mayo 14, 2018 Comentarios desactivados en Honduras, Matta Waldurraga, “Trova” en New York
Honduras, Matta Waldurraga, “Trova” en New York

Aquí transitaba en sus autos de carrera, se movía entre capos de grandes carteles, empresarios y políticos, hasta que el año pasado, la Operación Terremoto, para acabar con esa red que había construido, empujó a Ramón “Monchito” Matta Waldurraga a entregarse a la justicia de los Estados Unidos, donde ahora es testigo, gracias a un acuerdo que firmó y que endosa su declaración de culpabilidad.

El pasado 7 de diciembre del 2017, el también alias “Negro”, compareció en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, New York, en una causa criminal por súplica, ante James Orestein, juez magistrado de los Estados Unidos, en la cual participaron Marcia Henry, por la fiscalía, el defensor de Matta Waldurraga, Irwin Lichter, y un traductor.

Tras declararse culpable del delito de conspiración para introducir drogas a los Estados Unidos, el hondureño-colombiano, Matta Waldurraga, admitió finalmente en la corte federal que es narcotraficante, mientras que en Honduras siempre negó sus actividades y defendía su patrimonio, producto de sus actividades empresariales.

Confesó ante la juez James Orestein que desde el 2005 al 2010 fue el intermediario entre dos grupos criminales para llevar la cocaína de Colombia a Honduras, a sabiendas de que la droga iba con destino a los Estados Unidos.

“Yo viví en Colombia, yo tengo doble ciudadanía con Honduras”, dijo Matta al inicio de su declaración ante el juez.

Confesó que, “algunas personas de Honduras se pusieron en contacto conmigo en 2005. Estas personas recibirían drogas, porque tenían la infraestructura para recibir en lanchas rápidas y aviones para el transporte”.

El objetivo de los hondureños que lo contactaron en Colombia fue “ponerlos en contacto con personas que tenían drogas” en ese país y que “tuvieran la infraestructura para llevar las drogas de Colombia a Honduras”, dijo.

Sobre sus actividades, Matta Waldurraga admitió, “lo hice varias veces, de hecho yo era siempre el intermediario entre los dos puntos. Participé en conversaciones para que las drogas pasaran de Colombia a Honduras y finalmente, los hondureños continuarían la ruta, a través de México hacia Estados Unidos”.

Corto y contundente, Matta Waldurraga dejó de presentarse como el hijo vilipendiado de Ramón Matta Ballesteros, preso en los Estados Unidos, con cadena perpetua; perseguido por la Fiscalía en Honduras que el año pasado le aseguró los bienes ligados a sus negocios y a una red con la que trabajaba en Honduras.

A través de Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO) y la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), con el apoyo de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), se ejecutó la operación “Terremoto”, a mediados de junio del 2017.

Se realizaron 14 allanamientos a viviendas, situadas en Tegucigalpa y Cedros, en Francisco Morazán; Danlí, El Paraíso; y Lepaguare y San Esteban, Olancho.

El “terremoto” alcanzó el aseguramiento de 22 sociedades mercantiles, luego de un proceso por la presunta comisión del delito de lavado de activos instruido contra Asdrúbal Humberto Mejía Sobalvarro, Juan Ramón Matta Waldurraga, Eduardo Rodríguez Bustamante, Johnny Alexis Galeas Galeas, Josué Natanael Borjas Guifarro, Ada Edelmira Borjas Guifarro y Raquel Tatiana Núñez Pagoaga, informó el Ministerio Público.

La Fiscalía detalló que, “las indagaciones muestran la existencia de un grupo organizado de personas que durante un período de tiempo han procedido a realizar adquisiciones e inversiones con el fin de convertir y ocultar activos, cuya procedencia no tiene justificación económica. Dichas actuaciones se han realizado a través de traspasos a título oneroso y gratuito de bienes inmuebles, créditos hipotecarios y traspaso de acciones de sociedad, entre otras”.

DE COLOMBIA A NEW YORK

De acuerdo a investigaciones, los agentes le tenían montada la vigilancia a Matta Waldurraga, para hacer la “pegada” un lunes, sin embargo el objetivo apagó su móvil a las 10:00 de la noche del domingo.

La vigilancia no dio cuenta del paradero del objetivo principal de la operación antidroga, dirigida a uno de los narcotraficantes más escurridizos e intocables.

La operación se ejecutó y solo encontraron los bienes y parte de la red que ahora ha sido imputada en los tribunales.

Mientras se aseguraban los bienes y las sociedades mercantiles, el paradero de Matta Waldurraga era incierto. Pero, se presumía que había huido a Colombia, como efectivamente se confirmó después, cuando viajó a los Estados Unidos para entregarse a la justicia de esa nación.

El siete de diciembre del 2017, Matta Waldurraga se declaró culpable ante la Corte de Brookling, por los dos delitos de conspiración para introducir drogas a los Estados Unidos, entre el 2005 y el 2010.

Según Insigh Crime, “el primero de agosto pasado, el fiscal de distrito Tyler J. Smith presentó ante la Corte de Nueva York la acusación contra Matta Waldurraga. El hondureño, presente en el tribunal presidido por el juez Kiyo Matsumoto, se declaró no culpable de los cargos de conspiración para introducir más de cinco kilos de cocaína a Estados Unidos y para blanquear el dinero procedente de esa actividad ilícita. Un juez neoyorquino ha ampliado hasta el próximo 7 de noviembre el plazo para la negociación entre la fiscalía y la defensa del acusado”.

Empero, en diciembre se declaró culpable de trasegar con 21,300 kilos de cocaína, en la que sirvió como mediador entre dos grupos, que tenían la infraestructura para transportar la droga de Colombia a Honduras y de aquí a México, hasta su destino final, Estados Unidos.

La primera vez que Matta Waldurraga pisó tierra norteamericana fue en agosto del 2017 para entregarse a la justicia, que le abrió un proceso por narcotráfico y ordenó su captura, la que no se ejecutó al haberse entregado.

FRAGMENTO DE LA DECLARACIÓN DEL IMPUTADO

___JUEZ: Sr. Matta-Waldurraga, ¿está satisfecho con la representación legal que recibió hasta ahora?
RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Sí, su señoría.

___JUEZ: Entonces dígame, por favor, ¿cómo se declara de la conspiración internacional de distribución de cocaína, culpable o inocente?

RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Culpable.

___JUEZ: ¿Está haciendo esta declaración de culpabilidad voluntariamente y por su propia voluntad?
RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Libremente.

___JUEZ: ¿Y alguien te amenazó o te obligó a declararte culpable?
RAMÓN MATTA WALDURRAGA:
No, su señoría.

__EL TRIBUNAL: ¿Es verdad, Sr. Matta-Waldurraga, que su primera llegada a los Estados Unidos fue en el aeropuerto Kennedy?

RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Sí, su señoría. Y me gustaría agregar que lo hice voluntariamente. Compré mi billete desde el aeropuerto de Bogotá, directamente al aeropuerto de Nueva York, para entregarme voluntariamente.

___JUEZ: ¿Usted entendió que, como parte de este acuerdo, al menos cinco kilogramos de cocaína serían transportados de la manera que usted describió y que finalmente terminaría en los Estados Unidos?

RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Sí, señoría.

__JUEZ: ¿Y usted dijo que esto comenzó en 2005? ¿Continuó por algún tiempo?
RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Continué hasta 2010, actuando como intermediario entre los dos grupos.

__JUEZ: Está bien. Sra. Henry, ¿hay algo más que le gustaría ofrecer o hacer?
SRA. HENRY: Sí, su señoría. Solo quería confirmar a los fines del lugar, según el estatuto del que el acusado se declara culpable, el lugar se encuentra dentro del Distrito Este de Nueva York porque ese es el primer distrito de los Estados Unidos en el que el acusado aterrizado.

EL TRIBUNAL: ¿En que cayó el acusado o las drogas?
SRA. HENRY: El acusado.

__EL TRIBUNAL: ¿Viajó a los Estados Unidos? ¿Es su teoría que viajó a los Estados Unidos como parte del acuerdo?
SRA. HENRY: No, su señoría, permítame corregirme a mí misma.

___EL TRIBUNAL: Por qué él.
SRA. HENRY: Porque.

__EL TRIBUNAL: Sí.
SRA. HENRY: Fue transportado.

__EL TRIBUNAL: Sí.
SRA. HENRY: Porque aterrizó en los Estados Unidos para ser procesado por este caso.

__EL TRIBUNAL: Está bien. ¿Es verdad, Sr. Matta-Waldurraga, que su primera llegada a los Estados Unidos fue en el aeropuerto Kennedy?

RAMÓN MATTA WALDURRAGA: Sí, su señoría. Y me gustaría agregar que lo hice voluntariamente. Compré mi billete desde el aeropuerto de Bogotá directamente al aeropuerto de Nueva York para entregarme voluntariamente.

__EL TRIBUNAL: Está bien. Gracias. ¿Alguna otra cosa que le gustaría que obtuviera o que le gustaría ofrecer?
SRA. HENRY: Su señoría, solo un punto con respecto a la cantidad de cocaína. Hubo una estipulación y lamento haberme saltado antes en el acuerdo, que al menos el papel del acusado en la conspiración involucró al menos 21,300 kilogramos de cocaína.

__EL TRIBUNAL: Sí, y declaró en su alocución que se contemplaban al menos cinco kilogramos como parte del acuerdo.
SRA. HENRY: Sí, su señoría.

__EL TRIBUNAL: Basado en lo que he escuchado hoy, me parece que el Sr. Matta-Waldurraga es competente para proceder, me parece que está actuando voluntariamente, que su declaración no fue el resultado de ninguna amenaza o fuerza o promesa no divulgada. Encuentro que él entiende completamente sus derechos y las posibles consecuencias de su declaración y que hay una base fáctica por su declaración de culpabilidad.
Por lo tanto, recomiendo respetuosamente que la Corte acepte la declaración de culpabilidad del Sr. Matta-Waldragaga, al único conteo en la acusación. El juez Matsumoto me ha pedido que les pase a todos ustedes que le gustaría que se presenten en un proceso de sentencia el 28 de marzo a las 11:00 a.m. Y antes de eso, Sr. Lichter, a ella le gustaría recibir sus sumisiones antes del siete de marzo.

Sra. Henry, le gustaría sus presentaciones antes del 14 de marzo y el Sr. Lichter, si desea enviar una responda a la respuesta del gobierno, debe hacerlo antes del 21 de marzo.
Voy a regresar al gobierno para su custodia, el acuerdo original firmado y ¿hay algo más para hoy, amigos?

SRA. HENRY: Nada del gobierno, señoría.
SEÑOR LICHTER: No, su señoría.