Honduras, Tegucigalpa.

La encargada de negocios de EE.UU. en Honduras, Heide Fulton, dijo hoy que la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de acabar con el Estatus de Protección Temporal (TPS) que protege a 55.000 hondureños no afectará la relación entre ambos países.

“Honduras es un fuerte aliado y socios de los EE.UU. El fin del programa TPS no refleja un cambio en nuestra relación bilateral”, indicó la diplomática estadounidense en un mensaje en la red Twitter.

Destacó que Estados Unidos tiene “una histórica relación de amistad y colaboración con el pueblo y gobierno de Honduras, y así continuará”.

El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy el fin del TPS para Honduras y dio un margen de 18 meses a sus 55.000 beneficiarios para que regresen a su país o busquen otra vía para regularizar su situación migratoria.

Honduras lamentó hoy “profundamente” la cancelación del TPS que beneficiaba a miles de hondureños que viven en Estados Unidos bajo ese programa de beneficio migratorio.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores dijo que el Gobierno “reconoce que es una decisión soberana” del Gobierno de EE.UU. como política de la Administración de Donald Trump, “sin embargo lamenta profundamente la cancelación del programa TPS”.

La Cancillería de Tegucigalpa refiere que son más de 44.000 los amparados por ese programa migratorio, que en 1999 el entonces presidente Bill Clinton (1993-2001) otorgó a los hondureños que ya estaban en Estados Unidos debido a la destrucción causada por el huracán Mitch.

La decisión de la Administración de Donald Trump afecta “a muchos miles más de otros países a los que se les ha cancelado este beneficio anteriormente, quienes han demostrado que son personas de bien, que se han integrado plenamente a la vida norteamericana”, añadió la nota oficial de Tegucigalpa este viernes.

 

Publicidad