Tegucigalpa, Honduras.

El diputado y presidente de la Comisión de Educación del Congreso Nacional, Ángel Darío Banegas, defendió este miércoles la iniciativa para que los niños de las escuelas hondureñas puedan leer la Biblia antes de iniciar sus clases con el objetivo de inculcarles valores morales.

“No haremos ningún daño en que los niños estén más cerca de conocer del rey Salomón que de la música de Bad Bunny, o que conozcan más las enseñanzas del apóstol Pablo a las de Daddy Yankee”, señaló Banegas.

El diputado brindó estas declaraciones después de que la Comisión que preside realizara una mesa de trabajo con representantes de la iglesia Católica y de la Confraternidad Evangélica, así como con dirigentes magisteriales.

Banegas recordó que “La Constitución de Honduras indica que la educación es laica en nuestro sistema, eso está clarísimo, pero con esta iniciativa no estamos convirtiendo al maestro en predicador, ni a la escuela en iglesia”.

Pero también sabemos –agregó-, que no haremos ningún daño a la vida de la juventud del país o a nuestra constitución al enseñarle a los niños que es una verdad eterna el ´No matarás´ o el ´No robarás”.

Laicismo no significa ateísmo –dijo.

La mesa de trabajo duró tres horas en las que se escucharon distintos puntos de vista sobre el fenómeno educativo del país y de la importancia que tiene la enseñanza en valores y la necesidad que el país tiene de reencontrarse con ellos –detalló el diputado liberal por Cortés.

Banegas explicó que “Esta reunión va más allá de decidir qué pasaje de la biblia se va a leer en la escuela. La lectura de la Biblia es solo uno de los componentes que esta Comisión analizará, pero también hay muchos otros como la oración en las aulas, el fortalecimiento de las clases de moral y cívica, de los valores patrióticos, de la protección del ambiente”.

Por su parte, el representante de la Confraternidad evangélica, el pastor Andrés Solorzano, dijo que “Esta es una primera etapa, valoramos el espacio que no han dado. Los diputados han tenido la paciencia de escucharnos ya que todos hemos dado nuestros puntos de vista en este tema tan sensitivo”.

Es hora que todos los sectores –prosiguió-, le hagamos frente a esta ola de violencia que abate nuestros centros educativos.

El diácono de la iglesia Católica, Carlos Echeverría, dijo: “Nos agrada que los maestros estén involucrados en este tema ya que ellos siguen siendo los encargados de las escuelas del país”.

Nosotros no tenemos ninguna intención de sustituir a los maestros, simplemente estamos para darles una mano y para ayudar; de lo que se trata es de establecer de qué manera lo vamos hacer –concluyó

Publicidad