Keylor Navas tiene 31 años, ha acabado el curso a un gran nivel y aunque para Zidane es indiscutible, el club quiere fichar un portero joven y de categoría que compita con él y asegure el relevo. No pudo ser Kepa y ahora el Madrid pretende retomar la Operación Portería, en la que el brasileño Alisson Becker es el mejor colocado. A sus 25 años el meta de la Roma (1,93) es la principal pero no única opción, pues también manejan las opciones de David De Gea, eterno candidato pero cada año más complicado porque el United no le quiere vender y por su elevada ficha, y Courtois, siempre en la recámara por su deseo de regresar a Madrid.

El Madrid ya ha mantenido contactos con el agente de Alisson y con la Roma a través de Monchi, su director deportivo. Al igual que ocurrió el año pasado con Salah, los italianos necesitan vender antes del 30 de junio y saben que por su meta, elegido por la UEFA junto a Keylor mejor portero de la Champions, pueden recaudar entre 50 y 60 millones.

Esa es la gran ventaja de Alisson, que tanto su traspaso como su salario sería muy inferior al de porteros con más nombre como De Gea o Courtois. Si la Roma no se vuelve loca, la operación puede cerrarse antes del Mundial, donde será titular con Brasil. También le pretende el Liverpool pero ha dado prioridad al Madrid, confiado ante el reto de pelear el puesto con Keylor. Familiar y religioso, su enorme progresión le ha colocado entre los porteros con mayor proyección del fútbol europeo.

Publicidad