Inicio Salud El método Chino para predecir el sexo del bebé

El método Chino para predecir el sexo del bebé

¿Niño o niña? Es la primera pregunta que asalta a madres y padres cuando acaba de llegar la noticia de un embarazo. La ciencia solo puede responderla a partir de la semana 11 con una analítica en sangre o de la 12 o 13 con una ecografía y no es hasta la 15 que se sabe con total seguridad. Es las semanas de espera anteriores a este momento, son muchas las parejas que se invocan a métodos disparatados para conocer cuanto antes el sexo del bebé que esperan.

Entre los más conocidos hay varios relacionados con el aspecto de la madre: la forma de la barriga o la de su rostro. Hay quien cree que el movimiento de un péndulo puede predecirlo —si dibuja un círculo, será niña, y si es una línea recta, niño—. Y también existen, desde tiempos remotos, otros métodos que pueden parecer más sofisticados, como los calendarios o tablas de origen chino, japonés o maya, basados en factores como la edad de los progenitores, el mes de concepción o la luna.

“Todos intentan adivinar el sexo del bebé, sobre todo al principio del embarazo”, señala la ginecóloga Sofía Fournier, especializada en obstetricia de alto riesgo y en el diagnóstico prenatal, autora de Voy a ser mamá, ¿y ahora qué hay? Incluso “en los hospitales hay comadronas que siguen diciendo aquello de: ‘Tienes una cara de niña, no fallo nunca, miro la barriga y la cara y te digo el sexo”. Sin embargo, añade, “no tienen validez científica“.