Inicio Deportes El irritante plan de Neymar para convertirse en galáctico

El irritante plan de Neymar para convertirse en galáctico

Pues sí, al Real Madrid no hay quien lo expulse de la final de la Liga de Campeones. Acude por cuarta vez en cinco años, las tres últimas de manera consecutiva. El logro es histórico, al menos en este nuevo siglo. Los blancos, no sin dosis de profundo sufrimiento, vivirán en Kiev otra noche profusa. Cuando toque jugar el último partido, a pocos importará y muchos menos recordarán el grado de padecimiento, lo mucho o poco que costó ser nuevamente protagonista. Pero en los despachos no se detiene la actividad.

Se busca reforzar a un equipo campeón que mantiene la búsqueda del éxito. Pero se hace con cabeza, con criterio, sin que la economía del club sufra dispendios. Así lo demuestra un informe publicado recientemente por el periódico deportivo italiano ‘La Gazzetta dello Sport’. En el mismo, se detallan las inversiones realizadas por los clubes europeos en la última década. Este ranking coloca al Real Madrid de Florentino Pérez en sexta posición, a 607 millones de euros del Manchester City, que con 1.584 millones de euros lidera la clasificación de los más gastadores. Después de los ingleses se sitúan FC Barcelona, PSG, Chelsea y Manchester United. ¿Cambiará esta clasificación en verano si Neymar termina de blanco?

No sé si la dirigencia del Real Madrid se encuentra dispuesta a ascender posiciones en la clasificación de los que más gastan en Europa, pero sí parece claro que este verano se va a volcar en agitar el árbol de los fichajes. Entre los primeros objetivos no se oculta el interés por Neymar. El claro desarraigo mostrado por el brasileño con París invita al Real Madrid, al menos, a intentarlo. Con uno de sus galácticos en horas bajas -Bale-, Florentino ha dado el paso, al menos, para cortejar al futbolista y al padre del futbolista. Por eso, pocos se sorprendieron cuando leyeron la información de la web UOL en Brasil. El medio brasileño informó de una reunión a principio de marzo entre el presidente blanco y el progenitor del chico.

La intención de la dirigencia era conocer de primera mano la pesadumbre del futbolista en estos meses, antes y después de la lesión. El paisaje descrito deja a las claras que Neymar admite que París no es el lugar que había imaginado, que añora España, que necesita más competencia en el juego y que se muestra otra vez dispuesto a cambiar de aires. El Madrid se queda con una frase que reitera el padre en la intimidad: “Hemos vivido cinco años en apenas cinco meses”.

Que el París Saint Germain está tragando lo impensable por mantener contento al brasileño a nadie se le escapa. Que Nasser Al-Khelaifi admite y permite todos los caprichos solicitados por el jugador es una evidencia. Que la paciencia cuenta con un límite es algo que aún no se mide. La sospecha en París, sin embargo, es que Neymar habita cada vez más lejos de la ciudad. Incluso, se mantiene que no evita forzar situaciones irresponsables para hartar a quienes apostaron todo y sin fisuras por hacerle feliz, circunstancia que no han logrado. De nada sirven las muestras públicas de apego que el presidente del PSG realiza. Lo único que mantiene vivo el vínculo es el contrato firmado hace poco menos de un año. Eso, y la dificultad de romperlo, tal y como ocurrió en Barcelona.

Fiestas y partidas de cartas

En el verano de 2016, la isla balear de Ibiza acogió el primer cortejo galo hacia Neymar. Lo contó Wagner Ribeiro, el intermediario de operaciones cercano al padre del jugador. Entonces, se desveló la oferta que se haría efectiva un año después. Entonces, ‘Ney’ se sentía todavía dichoso con Messi y compañía. Pero comenzó a dar vueltas a todas las prebendas parisinas: que le permitirían todo era un hecho constatable como así se ha demostrado. Por eso, hoy nadie es capaz de colocar el cascabel al gato. La lesión sufrida ante el Olympique de Marsella ha alborotado la situación. La decisión del jugador de operarse en Brasil obtuvo el beneplácito de la entidad, no podía ser de otra manera. Luego diferentes acciones provocan un sentimiento de ira hacia su persona como que no disfrute junto a sus compañeros del éxito de los títulos o las imágenes que lo sitúan en fiestas o jugando partidas de cartas con la muleta como una invitada más. Pero todo es un plan trazado por el chico. Se trata de irritar y desesperar a la propiedad parisina. Más allá de que su comportamiento jovial camina con él, la displicencia que demuestra junto a la falta de compromiso mostrada conforma el puzle perfecto para provocar la salida.

Marcos Motta, abogado de Neymar, reconoció en ‘Radio Globo’ que no existe cláusula de rescisión para romper unilateralmente el contrato, tal y como sucedió en Barcelona. Sin cláusula liberatoria, algo que corrobora tanto el club parisino como la Liga de Fútbol gala -las prohíbe en su artículo 202 del reglamento interno- provocan una situación complicada para el futbolista. Por tanto, el plan pasa por desesperar a la opinión pública, que observe su desidia, que critique su negligencia y que finalmente solicite su cabeza. Mientras tanto, el Real Madrid aguarda el desgaste del jugador para recibirlo posteriormente en loor de multitud como el gran deseado desde antes, incluso, de firmar por el Barça. Pero no todo es tan sencillo. La esperanza pasa por rebelarse y hacer comprender al estado qatarí que las partes se han equivocado, que ni Neymar es feliz en París, ni el PSG se sentirá dichoso de contar en sus filas con una estrella que habita en la amargura. Pero antes queda el Mundial. Florentino no busca cabrear demasiado a quien puede cerrarse en banda y evitar el traspaso. Pero con el beneplácito del chico y de su padre remará lo suyo para terminar vistiendo al brasileño de blanco.

Publicidad