Inicio Internacionales El embajador israelí, “Irán es un tema de vida o muerte”

El embajador israelí, “Irán es un tema de vida o muerte”

3

Licenciado en historia, Daniel Kutner (Buenos Aires, 1955) hizo su tesis doctoral sobre las relaciones de España y los países árabes entre 1945 y 1956. Llegó a Israel con 18 años y desde hace cuatro está cumpliendo el sueño de ser embajador de ese país en Madrid. 

-¿Cómo calificaría los 70 años de la vida de Israel?

-Extraordinarios. Se han logrado cosas fuera de lo común. Cuando nació había 800.000 habitantes, hoy somos 8,6 millones. Entonces éramos 600.000 judíos, pero se absorbieron cientos de miles de supervivientes del Holocausto y cientos de miles de refugiados de los países árabes. Y desde el punto de vista económico somos un país muy efervescente, con una diversidad que le da un carácter muy especial. Conviene que los lectores lo visiten y lo vean con sus propios ojos.

-Llama la atención que no cite los conflictos.

-Bueno, le dije la esencia. Pero es verdad. Israel nació en medio de una guerra, no fue aceptada por países de la zona en sus primeras décadas. Tuvo que luchar para sobrevivir y estuvo durante varias décadas bajo peligro existencial. Los países árabes eran numéricamente muy superiores en potencial militar, Israel tuvo que usar su ingenio para hacer frente a esa amenaza. En esa época eran ejércitos regulares que nos iban invadir y nos iban a tirar al mar. Teníamos a Irak y, hoy en día, a Irán. No tenemos nada contra su pueblo, pero sus líderes, con una política hegemónica, nos han fichado como su objetivo. Israel está listo para defenderse por sus propios medios y eso le permite llevar una vida normal.

“Israel estuvo varias décadas bajo peligro existencial”

 Embajador, Daniel Kutner

-EEUU ha roto el pacto nuclear con Irán y, pese a generar todavía más tensión en la zona, el Gobierno israelí lo aplaude. ¿Cómo puede ser si encima el Organismo Internacional de la Energía Atómica dice que Teherán está cumpliendo el acuerdo?

-Para nosotros Irán es un tema de vida o muerte, porque la capacidad misilística de Irán existe ya, no es algo de futuro. Tiene cohetes que pueden llegar a Israel y nos ha obligado a desarrollar un sistema antimisiles que espero que nos proteja. Pero si combinamos esa capacidad misilística, que está progresando continuamente, con su aspiración a obtener la tecnología que le permitiera producir armas nucleares yo creo…

-Esa aspiración se había cortado gracias al acuerdo.

-Ese acuerdo, desde el punto de vista iraní, tenía un objetivo principal: llevar a la cancelación de las sanciones que los estaban afectando gravemente. Israel advirtió en ese momento de que el acuerdo tenía lagunas imperdonables. Esperemos que la actitud de EEUU dé pie a una renegociación que arregle las deficiencias del actual.

-¿Y ayuda en algo para la delicada situación que Donald Trump cambie la embajada de EEUU de Tel-Aviv a Jerusalén?

-Habría que preguntarle a los americanos. Dejó claro que trasladarla no tenía ninguna implicación sobre las fronteras de un futuro Estado palestino y el de Israel.

-A ojos de muchos observadores, EEUU pierde la oportunidad de ser un mediador honesto. En la ONU, y pese a las amenazas de Washington de tomar represalias, 128 países votaron en contra de la decisión y hubo 35 abstenciones. Solo 8 respaldaron a Trump. ¿Nadie se para a pensar que puede se puede estar equivocado?

-Pregúnteselo a los norteamericanos, pero no creo que afecte a las negociaciones. Los palestinos no quieren tomar las decisiones difíciles que implican llegar a un acuerdo y prefieren apelar a la comunidad internacional, donde tradicionalmente han tenido mayoría.

-¿Es EEUU?

-No, es la realidad. Israel no va a poner la cabeza en la guillotina, vamos a negociar, eso sí, pero tiene el tamaño de Valencia.

-Antes hablaba de la demografía israelí. Hace 100 años, el 90% de la población de la zona era palestina. El día que celebran el nacimiento de Israel los palestinos recuerdan la ‘Naqba’, la catástrofe. Si no se hubiera creado Israel, ¿qué habría sido de los judíos?

-No sé. Pero por eso se creó, porque necesitaban volver a su tierra para tener su país y no volvieran a suceder las cosas que tuvieron su lamentable culminación en la segunda guerra mundial.

-¿Cuál es el principal nexo de la identidad judía?

-La historia, una cultura donde el elemento religioso tiene una parte muy importante.

© DAVID CASTRO

-Pero Jerusalén también es una ciudad sagrada para cristianos y musulmanes. El traslado de la embajada no invita a la conciliación. 

-Alentamos a todos los países, incluyendo a los europeos, a que trasladen la capital a Jerusalén.  Eso no quiere decir que no vamos a negociar sobre Jerusalén con los palestinos. Pero cada uno toma su decisión soberana. Jerusalén fue la capital del reino de Judea. Fue la capital del pueblo judío antes de la expulsión, no fue la capital de ningún otro Estado o ente desde entonces, no es la capital de la cristiandad ni del mundo islámico. Para nosotros es la única que siempre hemos tenido y figura en nuestras plegarias desde hace 2.000 años. Así que no es algo que uno quiera definir por circunstancias coyunturales, es un asunto esencial. Ahí está la oficina del primer ministro, la Corte Suprema, el Parlamento, el Ministerio de Exteriores, donde todos los embajadores, incluyendo el de España, tienen sus reuniones…

-¿Le ha pedido al Gobierno español que la mueva?

-Conoce nuestra posición, nosotros conocemos la posición de España, no es algo que tengamos que andar pidiendo de manera formal.