Inicio Internacionales ¿Cómo logró el “asesino del Golden State”, estar prófugo durante 40 años...

¿Cómo logró el “asesino del Golden State”, estar prófugo durante 40 años en EE.UU.?

La policía dice que el asesino del Golden State cometió al menos 12 asesinatos, 45 violaciones y cientos de robos de casas en toda California. Recientemente, las autoridades arrestaron al hombre que consideran responsable de estos hechos. Pero ¿cómo el autor de esos estremecedores crímenes pudo evitar ser arrestado durante 40 años?

Advertencia: este artículo incluye algunas descripciones gráficas de los crímenes que pueden herir tu sensibilidad.

Los padres de Janelle Cruz estaban de vacaciones en la noche del 3 de mayo de 1986.

Cruz, de 18 años, trabajaba en un restaurante y había invitado a una amiga a su casa, quien después recordó que se habían asustado al menos un par de veces por unos ruidos extraños afuera y en la cochera.

Pero la adolescente, descrita por su familia como una joven cariñosa y hermosa que iniciaba su etapa adulta, restó importancia a los ruidos y su amiga se fue cerca de la medianoche.

A la mañana siguiente, un agente de bienes raíces que había ido a la casa para mostrarla descubrió a Cruz en su habitación.

 Había sido violada y matada a golpes, tenía los dientes destrozados y la cara ensangrentada e irreconocible. En la tierra fuera de la casa había huellas de zapatillas deportivas, y una pesada llave inglesa había desaparecido del patio trasero.

Inicialmente, la policía centró sus investigaciones en las últimas personas que habían visto viva a Cruz y en sus antiguos novios, pero el caso permaneció sin resolver.

Aunque la policía reunió un kit para casos de violación, los tests de ADN como pruebas en escenas de crímenes estaban aún en pañales, por lo que el kit fue dejado en los almacenes durante muchos años.

Mientras tanto, los familiares de Cruz trataron de continuar con sus vidas, pero pensar que el asesino de Janelle estaba libre en las calles los aterrorizaba.

“Durante 32 años no he estado sola en mi casa”, dice Michelle Cruz White, la hermana menor de Janelle. “He vivido atemorizada, igual que mi madre”.

Ellos no lo sabían en 1986, pero Janelle era la última víctima del conocido como “asesino del Golden State”, que puso fin a una década de crímenes perpetrados por uno de los asesinos y violadores en serie más sádicos de la historia de Estados Unidos.

Mismo perpetrador

Desde principios de la década de los 70, un asaltante desconocido había estado aterrorizando varias zonas de California, desde Sacramento hasta el sur de Los Ángeles, lo que le hizo ser conocido con diferentes apodos por cada uno de sus crímenes: el “saqueador de Visalia”, el “violador de la Región Oriental” o el “acosador nocturno original”.

No fue hasta la llegada de los análisis de ADN cuando los cuerpos policiales se dieron cuenta de que estaban tratando con un mismo perpetrador. Y, pese a ello, necesitaron otras dos décadas para encontrarlo.

“Esta es una pieza de nuestra historia en la que han trabajado varias generaciones de investigadores”, afirma el sargento Shaun Hampton, del Departamento del Sheriff del Condado de Sacramento.

El 18 de junio de 1976, un intruso enmascarado entró en la habitación de una joven de 23 años que despertó y lo encontró de pie junto a ella, desnudo de cintura para abajo. Le ató las manos, metió un camisón en su boca y la violó mientras la amenazaba con un cuchillo.

Después se fue, y ella logró llamar al 911 con las manos todavía atadas.

La joven fue la primera de una serie de ataques cometidos durante los siguientes 12 meses. En ocasiones, un crimen era cometido pocos días después de otro.

El violador elegía a menudo casas de un solo piso a las que entraba trepando por las ventanas, y ataba las manos de sus víctimas. Cegaba a las mujeres con una linterna y las amenazaba con matarlas.

“Hay algo malo con él”, le dijo la primera víctima al FBI años más tarde. “Hay algo que no está bien conectado en alguien que hace esto continuamente”.

Los titulares de los periódicos de la época muestran la naturaleza implacable y prolífica del atacante: “Comienza una cacería coordinada del atacante de 11 mujeres”, “El violador de la Región Oriental reclama su decimoquinta víctima; No ha sido identificado” o “El violador ataca por 26º vez; todavía no hay pistas”.

“Enorme impacto”

El caso se filtró en la vida diaria de los residentes de Sacramento, quienes comenzaron a armarse con pistolas y bates de béisbol, a comprar perros guardianes y a cerrar con llave, por primera vez, todas sus puertas.

Michelle Cruz White y Janelle: Michelle Cruz White con su hermana Janelle, poco antes de su muerte. (Foto: Cortesía Michelle Cruz White)© Cortesía Michelle Cruz Whie Michelle Cruz White con su hermana Janelle, poco antes de su muerte. (Foto: Cortesía Michelle Cruz White)Escena de robo: La escena de uno de los robos del asesino del Golden State. (Foto: Cortesía FBI)© Cortesía FBI La escena de uno de los robos del asesino del Golden State. (Foto: Cortesía FBI)

David Caraccio, editor de noticias online del diario Sacramento Bee, recuerda que cuando tenía 12 años el violador de la Región Oriental atacó una casa cercana a la suya.

“Corrimos allá en nuestras bicicletas por curiosidad, revisamos la casa”, recuerda. “Las noticias no exageran sobre el enorme impacto que esto tuvo”.

El EAR (las iniciales en inglés de Violador de la Región Oriental), como se le conoció de forma abreviada, también se comportaba de forma aterradora y sádica. Se llevaba “trofeos” de sus víctimas, pedazos de joyas o mancuernillas.

Antes de violar a una niña de 13 años, colocó platos sobre la espalda de la madre de la niña, que estaba en una habitación contigua, y le advirtió que le cortaría los dedos a la niña si escuchaba que se movían los platos.

escena de crimen: Prueba de una escena de crimen del asesino de Golden State. (Foto: Cortesía FBI)© Cortesía FBI Prueba de una escena de crimen del asesino de Golden State. (Foto: Cortesía FBI)

En una llamada grabada a una mujer, un hombre que se piensa era el EAR susurraba una y otra vez: “Te voy a matar. Te voy a matar”.

Para cuando cometió su primer asesinato conocido en 1978, el EAR había violado a más de dos decenas de mujeres.

Katie y Brian Maggiore habían salido a caminar con su perro en la noche del 2 de febrero de 1978, cuando tuvieron una violenta confrontación con un extraño. Nadie supo lo que se dijo, pero al final tanto Katie, de 20 años, como Brian de 21, yacían muertos por heridas de bala.

Varios testigos vieron a un hombre que llevaba un pasamontañas huyendo del lugar.

Katie se había quejado en los meses previos de que un hombre la estaba acosando en el trabajo. Sus colegas indicaron que alguien llamaba a Katie repetidamente diciéndole: “Te va a tocar a ti”.

Un extraño sentado en un Volkswagen azul solía observarla durante horas. Después de que ella intentó enfrentarse a él, el hombre se alejó conduciendo y regresó horas más tarde. Katie renunció a su trabajo poco después.

Después de los asesinatos de los Maggiore, el EAR cambió su zona de caza al cercano Condado de Contra Costa, donde cometió otras 20 violaciones antes de volver a asesinar,esta vez a un cirujano osteópata llamado Robert Offerman y su novia, Alexandria Manning.

Ambos fueron atados y asesinados a tiros en la casa de Offerman.

Nuevo modo de operar

A partir de ese momento, ninguna de las víctimas del EAR sobrevivió. Al inicio de la década de los 80, un atacante conocido como el “acosador nocturno original” comenzó a matar en los condados de Santa Barbara, Ventura y Orange. El sujeto parecía haber desarrollado una nueva tendencia por violar mujeres frente a sus parejas, antes de ejecutarlos a ambos.

Asesinó a la pareja de casados Lyman y Charlene Smith, a los recién casados Keith y Pattu Harrington y a Cheru Domingo y su novio Greg Sánchez. Los Smith fueron matados a golpes con un leño.

También violó y mató a una mujer llamada Manuela Witthuhn mientras su esposo estaba en un hospital cercano en 1981. Finalmente, en 1986, violó y mató a golpes a Janelle Cruz, antes de desaparecer sin dejar rastro durante los siguientes 32 años.

El hecho de que las violaciones y asesinatos se registraran a veces a cientos de kilómetros de distancia confundió a los investigadores, que estaban acostumbrados a ir directamente a los sospechosos cercanos más probables: amantes rechazados, miembros de la familia y conocidos de la víctima.

La falta de tecnología de ADN también significó que los cuerpos policiales tenían muchas menos fuentes a las cuales recurrir.

“En estos días teníamos investigadores excelentes que trabajaron realmente duro en el caso”, afirma el teniente Paul Belli, quien fue asignado al caso desde 2008. “Nadie pudo haber predicho que los casos del sur de California eran de este sujeto”.

Janelle Cruz llevaba muerta una década cuando se descubrió que una muestra de ADN hallada en cuerpo correspondía con ADN de los Harrington y de Manuela Witthuhn.

Con el paso del tiempo, el perfil de ADN también coincidió con muestras de los asesinatos de los Domino, los Sánchez y los Smith, y también con dos casos de violación del Condado de Contra Costa de fines de los 1970.

Aunque las autoridades policiales han tenido el perfil de ADN del asesino del Golden State durante décadas, nunca se encontró un perfil que coincidiera con él en ninguna base de datos de ADN en el país, lo que significa que el hombre nunca pudo ser atrapado por un crimen subsecuente donde se hubiera recogido una muestra de su ADN.

Finalmente, un grupo de trabajo unió a todas las jurisdicciones afectadas con el FBI para tratar de colaborar, ofrecer una nueva recompensa y realizar llamados públicos para que los ciudadanos facilitaran información.

Aunque los periodistas y detectives aficionados habían estado fascinados con el caso y ofrecieron miles de datos durante años, ningún sospechoso coincidió con el perfil de ADN hasta hace dos semanas.

El miércoles 25 de abril, la fiscal de distrito del Condado de Sacramento, Anne Marie Schubert, anunció que Joseph James DeAngelo, de 72 años, había sido arrestado y acusado de los asesinatos de los Smith, los Harrington, los Maggiore, Manuela Witthuhn y Janelle Cruz. Indicó que se presentarían más imputaciones.

La noche anterior se extendieron rumores en la comunidad de sobrevivientes y familiares de que se había hecho un arresto. A la mañana siguiente, el jefe de detectives del caso de Janelle Cruz llamó a Michelle Cruz White y su madre para darles la noticia.

“Lloré. Lloré”, dice Cruz White. “Mi madre quedó con la boca abierta. Estaba conmocionada”.

El golpe de suerte surgió después de que Paul Holes, un investigador retirado de la oficina del Fiscal de Distrito de Contra Costa y antiguo investigador del caso, buscó en un sitio web de genealogía gratuito llamado GEDmatch.

Según el medio Sacramento Bee, la página es un lugar para que la gente encuentre a familiares perdidos y tiene una base de datos de 800.000 perfiles de ADN. Steve Grippi, de la Fiscalía de Distrito de Sacramento, confirmó que un miembro de la familia de DeAngelo había utilizado el servicio y fueron capaces de aislarlo como sospechoso y recoger ADN “descartado” en dos ocasiones.

Finalmente tenían una coincidencia.

“Estábamos buscando una aguja en un pajar y la encontramos”, dice Schubert, quien tuvo un rol en el caso desde que se convirtió en fiscal de distrito adjunta en 2000.

DeAngelo es un exagente del Departamento de Policía de Auburn que fue despedido después de que lo atraparon robando un martillo y repelente para perros en una tienda en 1979.

La casa del asesino: Joseph James DeAngelo fue arrestado en Citrus Heights, California, el 25 de abril de 2018.© Reuters Joseph James DeAngelo fue arrestado en Citrus Heights, California, el 25 de abril de 2018.

Se casó y tiene una hija, y trabajó como mecánico de camiones en una cadena de supermercados durante 27 años.

El sheriff Scott Jones le dijo al Sacramento Bee que DeAngelo estaba “muy sorprendido” cuando lo arrestaron.

Tras el arresto, los oficiales de todas las jurisdicciones afectadas por el asesino del Golden State llegaron a la tranquila calle en Citrus Heights para comenzar el registro exhaustivo de la casa.

Janelle Cruz y Joseph James DeAngelo: Janelle Cruz y su supuesto violador y asesino, Joseph James DeAngelo. (Foto: Cortesía de Michelle Cruz White/Sacramento Sheriff)© Cortesía de Michelle Cruz White/Sacramento Sheriff Janelle Cruz y su supuesto violador y asesino, Joseph James DeAngelo. (Foto: Cortesía de Michelle Cruz White/Sacramento Sheriff)

En declaraciones frente a la vivienda, el teniente Belli afirmó que están buscando alguno de los trofeos que se cree coleccionó el asesino del Golden State de sus víctimas a través de los años, además de máscaras de esquí y armas de fuego.

“Estamos tratando de analizarlo todo, obviamente, con mucho detalle”, dijo.

Aparición

DeAngelo apareció en una corte de Sacramento por primera vez el viernes pasado. Se sentó en una silla de ruedas vestido con un uniforme anaranjado de la prisión y habló en susurros. No hizo ninguna declaración y se le asignó un abogado público.

Su próxima aparición en la corte será el 14 de mayo.

No se ha determinado si el caso quedará consolidado en una sola jurisdicción o si el Estado buscará la pena de muerte.

Conferencia de prensa en Sacramento: En una conferencia de prensa en Sacramento se anunciaron las acusaciones contra Joseph James DeAngelo.© Getty Images En una conferencia de prensa en Sacramento se anunciaron las acusaciones contra Joseph James DeAngelo.

Mientras tanto, el departamento del sheriff de Sacramento está pidiendo que si hay alguna otra víctima de asalto sexual y no hizo declaraciones en su momento, contacte a las agencias policiales.

“Esta investigación continuará durante mucho tiempo”, dijo el sargento Hampton.

Michelle Cruz White habló por teléfono con la BBC cuando supo que finalmente el supuesto violador y asesino de su hermana podrá ser llevado a la justicia.

Dice que finalmente podrá procesar cómo el caso ha afectado su vida, y el arresto ha validado su decisión de hablar públicamente hace dos años sobre el asesinato.

“(Mi familia) pensó que si yo le enseñaba mi cara al mundo pondría en peligro a toda nuestra familia”, afirma. “Me siento tan aliviada de que haya terminado y de que mi hermana pueda descansar en paz”.

DeAngelo podría argumentar que es inocente.

Pero después de su arresto, Cruz White afirma que finalmente podrá relajarse por primera vez en 32 años.

“Todos sus secretos serán conocidos por el mundo. Ya no podrá esconderse y morir en paz”, dice. “Lo logramos. Él está ahora donde necesita estar”.

Publicidad