El noroeste de la República Democrática del Congo está siendo nuevamente sacudida por un brote de ébola. Ya son 30 los casos confirmados del virus, que hasta el momento ha acabado con la vida de 22 personas.

De las tres áreas afectadas -las rurales de Iboko y Bikoro y la urbana de Mbandaka-, el Ministerio de Sanidad congolés ha registrado 58 casos, de los cuales 30 han sido confirmados, 14 solo probables, 14 sospechosos y 22 muertes, aunque solo 8 cuerpos han sido analizados hasta el momento y han dado positivo.

Varias personas compran en un mercado en Mbandaka, al norte de la República Democrática del Congo© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Varias personas compran en un mercado en Mbandaka, al norte de la República Democrática del Congo

Por tanto, suben en dos los casos y en seis las muertesconfirmadas desde los últimos datos del gobierno proporcionados ayer, pero baja el total de muertes, que tanto la OMS como el Ministerio situaban en 27.

Huyendo de la cuarentena

Médicos Sin Fronteras hizo público ayer la muerte de dos de tres pacientes que huyeron del centro que han habilitado para tratar la enfermedad en la ciudad de Mbandaka, en el noroeste del país. Los enfermos estaban en cuarentena hasta que decidieron escapar.

“La hospitalización forzada no es la solución a la epidemia”

Tras el incidente, el coordinador de emergencias de la ONG en Mbandaka, Henry Gray, aseguró estar trabajando para explicar a la población la importancia de los tratamientos en los centros sanitarios y los riesgos de contagio: “la hospitalización forzada no es la solución a la epidemia”, añadió.

Trabajadores de una clínica se lavan las manos para evitar el contagio del ébola frente a la clínica en Mbandaka© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Trabajadores de una clínica se lavan las manos para evitar el contagio del ébola frente a la clínica en Mbandaka

Por su lado, el ministro congoleño de Sanidad, Oly Ilunga, ha recalcado que su prioridad es “reforzar las acciones de comunicación comunitaria para sensibilizar a la población de los síntomas y de la importancia de acudir a un centro médico de forma inmediata y respetar las medidas de cuarentena”. Además, en el mismo comunicado con las cifras actualizadas de los casos, el ministro ha admitido que “hay mucho miedo y confusión sobre la enfermedad en las comunidades afectadas”. Ministro de Sanidad: “Hay mucho miedo y confusión sobre la enfermedad en las comunidades afectadas”.

Tratamiento experimental

El mismo Ministerio ha informado de su petición a las autoridades estadounidenses para que les autoricen a usar otro tratamiento experimental. Se trata del mAB114, que el investigador Jean-Jacques Muyembe ha desarrollado con el suero de un superviviente de ébola de un brote en 1995 y de momento solo se ha usado en monos. El medicamento es también a base de anticuerpos.

Investigadora usando un microscopio en un hospital de Wangata durante la campaña de vacunación© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Investigadora usando un microscopio en un hospital de Wangata durante la campaña de vacunación

Para la aprobación del tratamiento, es necesaria el consentimiento del comité de ética de la Escuela de Sanidad Pública de la Universidad de Kinshasa.

Campaña contra el ébola

La campaña de vacunación contra el virus de ébola se ha puesta en marcha este lunes. En ella se da prioridad a los trabajadores sanitarios, a personas que han tenido contacto con infectados y a los contactos de los anteriores, en un proceso denominado “vacunación en aros”.

Durante la epidemia de 2014 a 2016 ya se probó en Guinea Conakri la vacuna experimental rVSV-ZEBOV para inmunizar. Aun así, en la República Democrática del Congo es la primera vez que se toma esta medida en el estado inicial de un brote de ébola.

Un trabajador de la OMS vacunando a un congoleño contra el ébola© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Un trabajador de la OMS vacunando a un congoleño contra el ébola

El virus fue detectado en un principio en zonas rurales, aunque más tarde logró alcanzar el área urbana de Mbandaka, donde viven más de 700.000 personas. Es el noveno brote que golpea al país desde que la RPD descubrió el ébola en 1976, cuando entonces se denominaba Zaire.

El virus ha alcanzado la ciudad de Mbandaka, donde viven más de 700.000 personas. La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 %. Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

Un trabajador de la OMS sostiene una vacuna mientras se prepara para administrarla durante el lanzamiento de una vacuna experimental contra el ébola en Mbandaka© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Un trabajador de la OMS sostiene una vacuna mientras se prepara para administrarla durante el lanzamiento de una vacuna experimental contra el ébola en Mbandaka

Más equipos médicos

La Comisión Europea ha decidido enviar equipos médicos al país africano tras activar el mecanismo Europeo de Protección Civil. La determinación ha surgido en respuesta a la solicitud de la Organización Mundial de la Salud, que necesitaba apoyo para tratar de contener el brote.

Miembros de Médicos Sin Fronteras (MSF), en una zona de aislamiento del hospital de Mbandaka en la República Democrática del Congo.© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Miembros de Médicos Sin Fronteras (MSF), en una zona de aislamiento del hospital de Mbandaka en la República Democrática del Congo.

La Comisión también desplegará en la zona afectada expertos del departamento de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, y se ha decantado por aumentar el nivel de cofinanciación para el transporte de la ayuda de un 55% a un 85%. Países como Francia Noruega ya han ofrecido personal capacitado para ser desplegado inmediatamente. También China, cuyos efectivos del los Centro de Control y Prevención de Enfermedades viajarán próximamente para luchar contra la propagación del virus. Francia, Noruega y China, algunos de los países que ya han ofrecido personal para ayudar.

Publicidad