Diario QuienOpina.Com – Un tratamiento diferente para aliviar el dolor de la ciática

Un tratamiento diferente para aliviar el dolor de la ciática

Redacción Diario QuienOpina.com abril 28, 2018 Comentarios desactivados en Un tratamiento diferente para aliviar el dolor de la ciática
Un tratamiento diferente para aliviar el dolor de la ciática

La ciática es un problema bastante frecuente, que se estima padecen alrededor del 80% de las personas en algún momento de su vida, y es un dolor incapacitante mientras dura. Es el síntoma de algún problema del nervio ciático, el más largo del cuerpo, que controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y de la parte inferior de la pierna. 

Puede afectar a cualquier persona y a toda edad, y está aumentando: la discapacidad debido al dolor de espalda ha subido más del 50% desde 1990, según el Colegio Americano de Reumatología.

Cómo se trata este dolor tan frecuente es una materia pendiente al parecer, y no todos los médicos recomiendan las mismas cosas. Recientemente The Lancet publicó tres artículos sobre dolor lumbar, escritos por un grupo internacional de especialistas dirigido por Rachelle Buchbinder, de la Universidad de Monash, en Melbourne, Australia, en los que piden el reconocimiento mundial de la discapacidad asociada con el dolor de espalda y sugieren a los médicos que dejen de indicar tratamientos inadecuados.

Los medicamentos fuertes, las inyecciones y la cirugía generalmente son exagerados, escribieron los especialistas, con evidencia limitada de que ayudan. La mayoría de los dolores de espalda se manejan mejor si los pacientes se mantienen activos, aconsejaron.

Ahora, una nueva alternativa aparece en el horizonte y es un tratamiento de radiofrecuencia pulsada y guiada por imagen, especial para el dolor lumbar y la ciática, que fue presentado en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA) a fines de 2017.

Cómo funciona esta nueva opción

¿Por qué el dolor es tan intenso? “La raíz del nervio es una estructura sensible que cuando se pincha, se inflama y causa dolor”, dijo el Dr. Alessandro Napoli investigador principal en el estudio donde se probó el nuevo tratamiento y radiólogo de la Universidad Sapienza, en Roma, Italia. “El cuerpo reacciona con la constricción muscular, que disminuye la distancia entre las vértebras, y se crea un círculo vicioso” agregó.

El nuevo tratamiento se probó en un estudio con 80 pacientes que habían experimentado al menos 3 meses de dolor lumbar debido a una hernia discal, y que no habían respondido a los tratamientos convencionales, incluidos el ejercicio y la medicación.

Los pacientes se sometieron a al nuevo procedimiento de radiología intervencionista mínimamente invasiva en la que, con la ayuda de imágenes de TC, se guía a una aguja hacia la ubicación del disco abultado y la raíz nerviosa.

A continuación, se insertó una sonda a través de la punta de la aguja y se administró energía de radiofrecuencia pulsada al área durante un período de 10 minutos. Incluso sin tocar el disco, la pulsación sirvió para resolver la hernia: así funciona el nuevo tratamiento, explicaron los investigadores.

Probó ser efectivo y sin complicaciones

“La sonda ofrece una energía eléctrica suave, por lo que no hay daño térmico”, dijo el Dr. Napoli. “Los resultados han sido extraordinarios. Los pacientes sintieron alivio del dolor y reanudaron sus actividades normales en un día“.

De los 80 pacientes tratados, el 81% estuvo libre de dolor un año después de una única sesión de tratamiento de 10 minutos. En total, 6 pacientes requirieron una segunda sesión de radiofrecuencia pulsada. Y el 90% de los pacientes pudieron evitar el tratamiento quirúrgico.

“Después de este tratamiento, la inflamación y el dolor desaparecen. Con la relajación de los músculos, la distancia entre las vértebras regresa”, explicó el Dr. Napoli. Y agregó que ningún paciente experimentó efectos secundarios después de recibir este tratamiento.

El Dr. Napoli dijo que muchos de los tratamientos que se aplican actualmente para el dolor lumbar, presentan complicaciones, pero el nuevo método no. “Las tecnologías en evolución como este tratamiento guiado por imágenes, pueden ayudar a un número considerable de pacientes a evitar la cirugía” concluyó.