Inicio Salud Recomendaciones para combatir el estrés laboral

Recomendaciones para combatir el estrés laboral

Muchas veces los empleados reciben sobrecarga de trabajo que se refleja en una tensión física. Esta, a su vez, se demuestra en diversos síntomas, entre los que se destacan la irritabilidad, la depresión, el agotamiento físico y mental.

Especialistas indican que el estrés laboral puede ser ocasionado además por una excesiva carga de trabajo, un elevado nivel de responsabilidad que pone a prueba la capacidad del individuo o relaciones sociales insatisfactorias e incluso tóxicas en el puesto de trabajo. También por la mala planificación de turnos u horarios o una remuneración inadecuada del trabajador.

La Organización Mundial de la Salud define al estrés laboral como aquel que afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan.

Los expertos además explican que el estrés laboral tiene tres fases: fase de alarma, en la que el organismo comienza a prepararse para hacer frente a lo que considera una agresión externa que exige un esfuerzo extra, y se libera cortisol, adrenalina y otras hormonas que pueden provocar síntomas como aceleración del ritmo cardíaco y la respiración, mayor presión arterial y ansiedad.

En la fase de resistencia el organismo pasa a un estado de resistencia activa frente al estrés para evitar el agotamiento. El cuerpo se estabiliza o se “normaliza” y los síntomas tienden a reducirse cuando la situación empieza a estar bajo control.  Y en la fase de agotamiento, el trabajador consume todos los recursos fisiológicos. Es una fase de agotamiento físico y mental, en la que el organismo ya no puede seguir resistiendo las agresiones del entorno y que puede traer consecuencias serias para la salud si se da de modo repetitivo y prolongado.

Recomendaciones

Pero ¿se puede tratar? Expertos indicaron que las personas afectadas deben iniciar cambiando los pensamientos, evaluando sus perspectivas de realidad y llevar un registro de sus prioridades laborales y así irlas trabajando.

Agenda realista: Si tiene cientos compromisos imposibles de cumplir, este podría ser el primer detonante del estrés laboral. Aprenda a manejar su horario de manera asertiva y real, y no se comprometa a lo que no podrá cumplir.

Pequeños descansos: Las pausas activas le ayudarán a reducir el estrés laboral. Cada dos o tres horas realizce ejercicios que puedan drelajar su cuerpo y su mente.

Aprenda a decir no: Si tiene otros compromisos, debe seguir su agenda y respetar sus tiempos, y si es necesario decir no, dígalo. No siempre tiene que estar en todos los asuntos de su trabajo.

Cuidado con lo que come: Muchos de los alimentos no generan estados de ánimo activos luego de ingerirlos, así que seleccione bien los alimentos de sus comidas para que le generen proactividad y energía.