Inicio Internacionales Las dos Correas inician “Una nueva historia de paz”

Las dos Correas inician “Una nueva historia de paz”

Los líderes de Corea del Norte, Kim Jong-un, y Corea del Sur, Moon Jae-in, se comprometieron a trabajar hacia una “completa desnuclearización” de la península durante el histórico encuentro que celebran este viernes.

“El Norte y Sur confirman el objetivo común de lograr, por medio de una completa desnuclearización, una península coreana libre de armas nucleares”, indicaron en una declaración conjunta. Asimismo indicaron que este año buscarán “un fin permanente” a la Guerra de las Coreas, que terminó en 1953.

Así pondrán fin a 65 años de hostilidades después de que el conflicto terminó en un armisticio, y no en un tratado de paz. Kim y Moon indicaron en su declaración que planearán reuniones con Estados Unidos y posiblemente China “con el fin de declarar un fin a la guerra y establecer un régimen de paz permanente y sólido”, declararon los mandatarios.

Cumbre histórica 

En su declaración, los líderes coreanos indicaron que llevarán a cabo una “coordinación cercana” para asegurarse de que “no se repita la desafortunada historia” en la que los acuerdos intercoreanos pasados fracasaron.

“Quizás habrá adversidades, dificultades y frustraciones en nuestro camino”, declaró Kim Jong-un, “pero la victoria no puede lograrse sin dolor”.

 La declaración surgió después de que ambos líderes sostuvieron conversaciones durante la histórica reunión, en la que Kim Jong-un se convirtió en el primer líder de su país en cruzar la frontera hacia el sur desde 1958.

Y surge tras meses de tensiones y retórica beligerante en la región y en el mundo por el controvertido programa nuclear de Corea del Norte.

Los mandatarios no dieron a conocer los detalles de cómo será llevada a cabo la desnuclearización y muchos analistas se muestran escépticos sobre lo que dicen es “el aparente entusiasmo de compromiso” de Corea del Norte.

Al mismo tiempo, hace unos meses, cuando Corea del Norte continuó con sus pruebas nucleares e incrementó su retórica, muy pocos pensaban que fuera posible un acercamiento como el que ahora se está viendo.

El cambio de Kim ocurrió en enero, cuando sugirió que “estaba abierto al diálogo” con Corea del Sur. Y un mes después ambos países marcharon bajo una misma bandera en la ceremonia de inauguración de las Olimpíadas de Invierno.

El acuerdo 

Estos son otros puntos que Kim y Moon acordaron en su declaración conjunta:

Un fin a “las actividades hostiles” entre las dos naciones

Cambiar la Zona Desmilitarizada que divide la península en una “zona de paz”, en la cual cesarán sus transmisiones de propaganda

Una reducción de armas en la región que dependerá de la atenuación de la tensión militar

Ejercer presión para realizar conversaciones tripartitas en las que participen Estados Unidos y China

Organizar una reunión de las familias que quedaron divididas por la guerra

Conectar y modernizar las vías de ferrocarril y carreteras a través de la frontera

Continuar la participación conjunta en eventos deportivos, incluidos los Juegos Olímpicos de Asia de este año

Reacciones

El viernes el presidente estadounidense Donald Trump tuiteó su reacción a la declaración de los líderes coreanos.
“¡LA GUERRA COREANA VA A TERMINAR! ¡Estados Unidos y todo su GRAN pueblo debemos estar muy orgullosos de lo que está ocurriendo ahora en Corea!”, escribió.

Y agregó: “¡Están ocurriendo buenas cosas, pero sólo se verá con el tiempo!”.

China elogió lo que llamó “la determinación política y el coraje” de los líderes de Corea del Norte y del Sur al tomar “un paso histórico.

La cancillería de ese país indicó que Pekín esperaba que la reunión marque un punto decisivo hacia la estabilidad de largo plazo en la península.

El primer ministro de Japón, un país que había sido amenazado con los misiles norcoreanos, también lo llamó “un paso positivo”.

Shinzo Abe señaló que esperaba que Pyongyang tomara acciones concretas para cumplir sus promesas.

La reunión cumbre de los mandatarios coreanos, que fue planeada durante meses, ha sido observada detalladamente por la comunidad internacional porque se espera que ésta prepare el terreno para la reunión más crítica con el presidente estadounidense Donald Trump.

Algunos analistas advierten que una vez que comiencen esas negociaciones, si llegan a ocurrir, será cuando Corea del Norte mostrará su verdadero compromiso a la desnuclearización, porque Kim podría exigir que Washington también participe en las conversaciones para reducción de armamentos.

“Esta (reunión) ofrece un espacio político a Trump para que lleve a cabo su propia cumbre con Kim”, le dijo al Washington Post Duyeon Kim, investigadora del Foro sobre el Futuro de la Península Coreana, un centro de estudios en Washington.

“Pero si debemos creerle a Kim Jon-un o no es una historia completamente diferente”, agrega. Ahora se espera que tanto Corea del Sur como Estados Unidos intenten persuadir a Pyongyang para que acuerde lo antes posible un calendario específico para la desnuclearización. Y muchos se preguntan si ésta podrá lograrse antes del fin de la administración de Donald Trump, a principios de 2021.

Publicidad