Inicio Deportes La última estrategia de Florentino para hacerse con De Gea

La última estrategia de Florentino para hacerse con De Gea

2

Una leyenda de un club siempre será respetada y escuchada. Su voz cuenta con peso y sus reflexiones son casi un catecismo para los fieles. Y los seguidores de Old Trafford en Manchester United levantaron las orejas cuando escucharon a Scholes hablar del futuro de David de Gea. El cancerbero internacional por España rumia desde hace años regresar a Madrid. Nadie lo oculta. Y los legendarios, además, lo explican con la naturalidad que requiere la historia. “¿Persuadirlo para que se quede? Será difícil si el Real Madrid lo quiere. Puedes entender que David quiera ir allí, por mucho que nosotros no lo deseemos”. Así de claro lo expuso quien ganó casi 30 títulos con los ‘red devils’ y disputó 700 partidos. Es un ‘one club man’, una vida que acumula 20 años en la élite del Manchester. Y esa lógica aplastante, tal y como lo cuenta Scholes, es el sentido del enésimo intento de Florentino Pérez por firmar al portero de Illescas. Después de brindarse a repetir escenario, De Gea vuelve a posicionarse como cabeza de lista… siempre que los dirigentes del ManU sean razonables a la hora del precio de traspaso.

El pasado mes de enero, este periódico ya contó que el Real Madrid se planteaba, a petición del asesor deportivo de los jugadores, un trueque entre el cancerbero y Cristiano Ronaldo. Entonces, el luso vivía inmerso en una amarga tristeza que le granjeaba la sequía goleadora. En esos días consideraba que un cambio de aires podría ser vital para aliviarse de tanta negatividad que lo rodeaba y lo afectaba. Su desencuentro general le invitaba a meditar ese regreso a la casa que lo acogió cuando era bien jovencito. Pero goles son amores y CR7 se vuelve a sentir el líder, sonríe de nuevo y así lo refrenda el club blanco. Ya se sabe que en fútbol todo cambia en menos que canta un gallo. Sin embargo, el interés por De Gea no ha decrecido porque, tras fallar la opción real, el portero mantiene el empeño de jugar en el Real, y eso seduce a la dirigencia. Una presidencia que todavía recuerda el desajuste en el fax de hace casi tres años. Una situación tan difícil de explicar como razonable continúa siendo el gusto del guardameta por salir de Manchester, deseo que riega cada semana en Concha Espina quien maneja sus asuntos futbolísticos.

Como recordarán, la marcha de Iker Casillas implicaba el intento de adquisición del meta del ManU. El histórico jugador encontró acomodo en el Oporto y cerró una longeva etapa en el club de su vida. Eso abría las puertas al fichaje del portero titular de España. Con una incompetente guerra fría, las dos entidades malgastaban el tiempo haciéndose mutuamente la goma con aprecios y desprecios. El intermediario encargado del asunto no fue capaz de engrasar la operación y la situación derivó en unas últimas 24 horas frenéticas. En el acuerdo, Keylor Navas se convertía en parte del pago que hacía el Real Madrid al club inglés. Pero la historia tenía miga: había que poner de acuerdo a más de uno y ajustar demasiada burocracia documental, con escaso tiempo como aliado. El pulso acabó con Rafa Benítez, el técnico blanco de entonces, consolando al ‘tico’ en una cena en la Ciudad Deportiva de Valdebebas tras la frustración vivida de subirse y bajarse de un avión en la terminal de vuelos privados de Barajas.

El coste de su fichaje: 110 millones de euros

Para De Gea tampoco resultó un tiempo feliz. Tras anunciar a sus íntimos que retornaba a Madrid, el chico terminó por consolarse con una sustanciosa renovación con el Manchester United hasta junio de 2019, si bien la entidad vive capacitada para prorrogar el contrato un año más ingresando una poderosa cantidad en la cuenta corriente del portero. Hoy, el Manchester United no se queda quieto, consciente del enésimo intento del Real Madrid. La táctica empleada por la dirigencia inglesa tampoco es novedosa. Pretende tentar al jugador con una disparatada oferta económica para seducirle y ampliar contrato. Los medios de comunicación británicos hablan de una propuesta de 220.000 libras semanales, lo que significa más de un millón de euros al mes —unos 13 millones de euros al año— convirtiéndolo así en uno de los futbolistas mejor pagados de la Premier League. De Gea ha aumentado su caché tras ser considerado el mejor guardameta del campeonato durante tres temporadas, dos de las tres últimas campañas celebradas. Pero Florentino mantiene la calma, empuja a De Gea a que no acepte esa desorbitada propuesta y quiere dejar pasar las hojas del calendario para que la dirigencia del Manchester United compruebe que el deseo del jugador es firmar por el Real Madrid. El presidente es consciente de la fuerte inversión que deben acometer. Por eso, ha advertido al asesor deportivo del meta que cuanto más dinero tengan que pagar por el traspaso, menos se ingresará en la bolsa del futbolista.

Si el Real Madrid tuvo cerrado a De Gea por 50 millones de euros más Keylor Navas en 2015, la tasación actual no baja de los 100 millones de libras (unos 110 millones de euros), precio que se antoja lejano de los 80 millones de euros que Florentino parece dispuesto a pagar por el portero. Hoy en día les separan unos 30 millones. Con el Manchester United firme en la idea de no vender, el Real Madrid se enfrenta también a la oposición de Mourinho. “¿Crees que un club que está intentando atraer a los mejores jugadores del mundo estará dispuesto a vender a sus mejores jugadores? Eso no tiene sentido. Si quieres llegar al siguiente nivel, tienes que traer a los mejores e impedir que se vayan tus mejores activos”, ha dicho el portugués. Sólo si el presidente rompe los planes iniciales de gasto se podrá aproximar a darle gusto a quien está decidido a vestirse de blanco. Dicen que quien la sigue la consigue, y De Gea sigue aspirando a defender la meta del Bernabéu. Ese es su objetivo y quién sabe si su destino final. De cómo apriete en los despachos de Old Trafford dependerá de si a Rusia acude con todo resuelto o tendremos otro culebrón más entre el guardameta y el Real Madrid.