Inicio Noticias Nacionales Honduras, Viene la liberalización del mercado eléctrico

Honduras, Viene la liberalización del mercado eléctrico

Tegucigalpa, Honduras.

Los grandes consumidores de energía se alistan para comprar electricidad de forma directa a los generadores, mediante la implementación del mercado eléctrico entre privados, como parte de los cambios que está sufriendo el sector energético hondureño.

Para mediados de año está prevista la publicación del reglamento, reveló una fuente del ente regulador, permitirá crear el mercado de energía entre generadores privados y grandes consumidores de energía, cambios prescritos en la Ley General de la Industria Eléctrica (LGIE).

El proyecto viene desde el 2013 cuando el sector eléctrico entró en un proceso de reformas estructurales debido a los altos déficits financieros que han venido reportando la estatal eléctrica.

EFICIENCIA Y PRIVATIZACIÓN

La implementación está prevista para el segundo semestre del 2018, pero expertos consultados, sostienen tardará años en desarrollar este esquema, que en términos generales consistirá en profundizar la privatización de la electricidad.

La elaboración del reglamento está siendo asesorada por consultores del Banco Mundial (BM), a petición del sector empresarial, y bajo la supervisión de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE).

La implementación de este mecanismo estaría llevando a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) a deshacerse de un número considerable de clientes del segmento de grandes consumidores.

En términos generales, el proyecto nace para que los grandes consumidores, tales como: la maquila, fábricas o empresas que consumen grandes sumas de kilovatios por mes, puedan acceder a costos más económicos y poder competir así con otros mercados regionales.

Desde la perspectiva de la CREE, la aplicación del mercado de energía entre privados “es un incentivo para la instalación de energía renovable” explicó el comisionado del ente regulador, Gerardo Salgado.

La liberalización del mercado eléctrico fue uno de los compromisos del gobierno con el FMI en el último acuerdo que venció en 2017.

MÁS COMPETITIVIDAD Y PEAJE

“Segundo, cualquier instalación que provea energía en términos competitivos, les hará a estas empresas o a un particular que instalen pagar menos por esa energía”, además, “hay que recordar que en el sector comercial e industrial cobran por componente de potencia y energía”.

Entonces, “si estas instalaciones vienen a reducir el pago de la potencia ellos tendrán una ventaja competitiva”, detalló que los generadores que vendan directamente a un alto consumidor pagarán un canon por usar la red instalada de la ENEE.

El mecanismo de pago se le considera como “un peaje” y estará descrito en el reglamento que se elabora con apoyo de consultores subvencionados por organismos multilaterales de crédito.

En este documento se detallarán las condiciones que los vendedores y compradores deberán cumplir para usar la red de la estatal eléctrica, que desde el 2014 viene sufriendo una serie de cambios debido a la crisis financiera que acumula.

La intención de abaratar la energía contrasta con un informe regional del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales (CIES) de la cúpula empresarial del 2017 donde los costos de energía de Honduras “resultaron ser superiores”.

Según el informe, Guatemala tiene los precios más bajos, Costa Rica y Nicaragua los más altos, Honduras se ubica en la tabla media con valores promedio de 11 y 17 centavos de dólar por kilovatio.

Sin embargo, será difícil acceder a los precios que pacten los generadores y grandes consumidores advirtió Salgado porque se tratará de transacciones o negociaciones privadas.

ACUERDOS ENTRE PRODUCTORES Y CONSUMIDORES

En tal sentido, el reglamento se dirige a liberalizar el costo de la energía ya que permitirá que sean libres las negociaciones.

La ENEE factura actualmente alrededor de 1,700 millones de lempiras, pero al desarrollarse el mercado de energía entre privados se reducirá la facturación, y en esa medida, bajarán los ingresos, en vista que el grueso del consumo se concentra entre los grandes abonados.

“La ENEE puede perder clientes, pero al mismo tiempo ya no necesitará la generación que había contratado para ese cliente, entonces, la apertura de mercado se hace de forma ordenada”.

Para evitar exabruptos, la CREE en base a los lineamientos de la LGIE, prevé que la liberalización sea por grupos, es decir, que se hará de acuerdo al tiempo en que se vayan venciendo los contratos con generadores térmicos y renovables.

La estatal eléctrica, al quedar al margen de estos contratos, se librará de pagar por otros compromisos como cargos fijos por generación que son uno de los motivos para que la ENEE cierre en rojo cada año.

Publicidad