El gobierno de EEUU incluyó este viernes, además de China, a Argentina, Chile, Colombia y Venezuela en la lista “negra” de 36 países que, a su juicio, no hacen lo suficiente por fortalecer su régimen de protecciones a la propiedad intelectual.

La Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR) divulgó hoy su informe anual “301” de 2018, que revisa el panorama global de las protecciones a la propiedad intelectual de los socios comerciales de Estados Unidos.

El informe, como todos los años, crea una lista con dos categorías, una de “observación prioritaria” y otra de “vigilancia”.

Por 14 año consecutivo, la lista de “observación prioritaria” incluyó a China, a la que EEUU nuevamente acusó de recurrir a prácticas de transferencia tecnológica “coercitivas”, y de “robo de secretos comerciales, una rampante piratería en línea”, y la fabricación de productos pirateados.

Previo a la difusión del informe, el presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles por hasta $150,000 millones en las importaciones de productos chinos, y el gobierno de Pekín replicó con la misma amenaza, lo que ha creado temores de una posible guerra comercial.

El titular de la USTR, Robert Lighthizer, liderará una delegación estadounidense a China la próxima semana para tratar de lograr concesiones de Pekín en torno a su política comercial y mayores protecciones a la propiedad intelectual.

 “Las ideas y creatividad de los emprendedores estadounidenses alimentan el crecimiento económico y emplean a millones de estadounidenses que trabajan duro. Este informe envía una clara señal a nuestros socios comerciales de que la protección de los derechos de propiedad intelectual de los estadounidenses es una principal prioridad de la Administración Trump”, dijo Lighthizer en el documento.

Según datos oficiales, las industrias que tienen altos niveles de patentes, contribuyen de forma directa e indirecta al sustento de 45,5 millones de empleos en EEUU, o un 30% del total.

La gran novedad, según observadores, fue la inclusión de Canadá en esa lista notoria, tomando en cuenta que antes, ese país estaba en la categoría, menos grave, de “vigilancia”.

El informe precisó que Canadá ha mostrado poco progreso en el control o confiscación de productos pirateados a través de sus fronteras y no ha hecho lo suficiente por proteger la propiedad intelectual de productos farmacéuticos.

Es algo que ha levantado ampollas entre las empresas farmacéuticas de EEUU,  que se quejan de que el mercado estadounidense está siendo inundado de medicinas genéricas provenientes de Canadá y a precios drásticamente más bajos, aun cuando las hechas en EEUU tienen protección de patentes.

En la lista de “monitoreo prioritario” también están Algeria, Argentina, Chile, Colombia, India, Indonesia, Kuwait, Rusia, Ucrania y Venezuela, y la USTR dijo que los temas de propiedad intelectual en esos países estarán sujetos a “intensas” negociaciones bilaterales en el próximo año.

En el caso de Colombia, el informe dijo que el país andino no ha hecho “un progreso significativo” en el cumplimiento de sus obligaciones dentro del acuerdo comercial entre EEUU y Colombia, incluyendo una reforma de su ley sobre derechos de autor. La Administración prevé evaluar el progreso de Colombia para resolver estos problemas.

El informe fue divulgado en unos momentos en que Colombia realiza denodados esfuerzos por entrar en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En la lista de “vigilancia”, en cambio, el informe de USTR incluyó a 24 países, entre éstos Brasil, México, Ecuador, Costa Rica, Bolivia, República Dominicana, Guatemala, y Perú. EEUU también prevé negociar con esos países el tema de la propiedad intelectual

Durante una conferencia telefónica con periodistas, una funcionaria de alto rango de la USTR, que pidió el anonimato, no precisó si EEUU tomaría represalias contra los países incluidos en ambas listas, pero indicó que la meta es alentarlos a que mejoren sus normas.

Respecto a los esfuerzos de Colombia de ingresar a la OCDE, la funcionaria señaló que la USTR no está implicada en ese proceso y no podía “especular” sobre “deliberaciones internas” de EEUU respecto a si respaldará o no el ingreso de Colombia en la prestigiosa organización.

“Cualquier país colocado en la lista de monitoreo prioritario debe considerar las preocupaciones de EEUU sobre su régimen de propiedad intelectual como algo grave y urgente”, dijo.

Publicidad