Diario QuienOpina.Com – Dilma Rousseff, “Lula está en la cárcel porque es un candidato imbatible”

Dilma Rousseff, “Lula está en la cárcel porque es un candidato imbatible”

Redacción Diario QuienOpina.com abril 11, 2018 Comentarios desactivados en Dilma Rousseff, “Lula está en la cárcel porque es un candidato imbatible”
Dilma Rousseff, “Lula está en la cárcel porque es un candidato imbatible”

Las calles de Brasil vuelven a vibrar una vez más por su situación política. Con el primer ex presidente preso del país por un delito común, que es a la vez el aspirante favorito de las elecciones del próximo octubre, la sociedad polarizada y el temor de que la violencia se dispare, el gigante latinoamericano se juega su futuro.

Quien fuera la heredera de Luiz Inácio Lula da Silva y la primera mujer en ocupar el Palacio de Planalto, Dilma Rousseff (Belo Horizonte, 1947), se convierte ahora en la abogada en los escenarios internacionales del todavía candidato por el Partido de los Trabajadores (PT). La ex presidenta -llegó al poder en 2011, fue destituida el 31 de agosto de 2016 por el Senadotras ser acusada de irregularidades en las cuentas públicas, y reemplazada por su entonces vicepresidente Michel Temer- visitó ayer Madrid para participar en una conferencia, en Casa de América. La primera parada de un periplo en el que también acudirá a Estados Unidos y en el que tratará de defender a Lula, que el pasado sábado entró en prisión tras la orden dictada por el juez Sergio Moro. El ex mandatario brasileño (2003-2010) debe cumplir una condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Durante la ponencia, cuyo título era ‘Brasil: una democracia amenazada’, pidió “solidaridad internacional” para su predecesor. Minutos antes conversó con este diario, -con semblante serio, de negro riguroso y casi sin dar espacio a preguntas- para explicar lo que ella considera “una persecución política” contra el líder del PT.

“Desde el primer día”

Precisamente, Rousseff acompañó a Lula durante el tiempo que pasó recluido en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo do Campo antes de entregarse a la Policía Federal. “Yo estuve desde el primer día”, apostilla la ex presidenta. “Lula es una persona muy fuerte y, como él mismo dice, tiene ‘la tranquilidad de un inocente'”, explica la ex mandataria brasileña. “Nosotros sabemos que Lula es inocente y que se trata de una persecución política”, asegura rotunda Rousseff.

Lo hace con la misma firmeza con la que señala que el candidato por el PT “va a presentarse” a las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre y con la que dice que “su proceso no tiene consistencia ninguna”. Esto es así porque, según Rousseff, “formalmente, técnicamente, para todos los efectos legales, [Lula] no tiene el apartamento”; en segundo lugar, el inmueble “no tiene ningún vínculo” con el ex presidente y, por último, no se esclarece qué beneficio pudo obtener de poseer esa propiedad.

Este piso centró el caso que ha llevado a prisión a Lula, ya que la constructora OAS habría ofrecido la lujosa casa -compuesta de tres pisos y situada en la costa- al ex mandatario brasileño a cambio de su intervención para conseguir contratos con la estatal Petrobras.

Por ello, la ex presidenta Rousseff declara que Lula “está en la cárcel porque quieren impedir que concurra a las elecciones de 2018, porque él será un candidato imbatible”. Razones para dar esta afirmación no le faltan, ya que el candidato por el PT se sitúa el primero en las encuestas, a pesar de los señalamientos que se han hecho al partido. Empezando por ella misma, que fue destituida en 2016.

A partir de su impeachment, la ex presidenta señala que el Ejecutivo adoptó un programa diferente que acentuó la recesión económica y “hubo una pérdida de sustancia política en los partidos que sustentaron el Gobierno del presidente ilegítimo [en referencia a Temer], porque todos estaban de una forma o de otra involucrados en corrupción”. A pesar de que se intentó “destruir el PT”, como subraya Rousseff, “hoy somos el partido que tiene el 20% de los votos y ellos no tienen ni un 1%”. Además, destaca que desde el inicio de 2017 su partido, “por medio de Lula”, posee el liderazgo en los sondeos.

El otro candidato con posibilidades para optar por la Presidencia de Brasil es el líder de la ultraderecha Jair Bolsonaro, del Partido Social Cristiano y defensor de la dictadura militar que vivió el país entre 1964 y 1985. Desde el punto de vista de Rousseff, lo único que se consiguió al intentar “destruir” a su formación “fue elevar a la extrema derecha a la condición de oposición a nosotros”.

“Hasta el último recurso”

La también ex guerrillera defiende a ultranza a su mentor político: “Hasta que agotemos el último de los recursos, como Lula es inocente, nosotros no abandonaremos su candidatura en ninguna hipótesis. Porque nosotros no estamos de acuerdo con esta maniobra de culpabilizar a Lula para sacarlo de las elecciones y después absolverlo pasada la elección”.

Desde que se conociera la orden de encarcelar al ex presidente Lula, mucho se ha especulado sobre la posibilidad de tener un candidato preso en Brasil, sin embargo, todavía hay una vía que puede dar la libertad al líder del PT antes de que se inicie la campaña electoral el próximo agosto y que es una de las esperanzas de su partido. Hay una norma que esta semana podría debatir el Supremo Tribunal Federal (STF) y que, tal vez, sacaría al popular político de la cárcel.

Rousseff explica dicha alternativa. Hay una norma que dice “usted no puede ser considerado culpable antes de que acaben todos los juicios en la segunda instancia, antes que acaben todos los recursos“. “Hasta 2016, las personas sólo podían ser consideradas susceptibles de entrar en prisión si todos los recursos hubiesen ocurrido. En 2016, el Supremo dijo que podía ser preso antes, pero ahora, hay una mayoría de magistrados que vuelve a la situación anterior: que no puede ser preso antes de agotarse el último recurso”, explica la ex mandataria.

El STF denegó la semana pasada un recurso presentado por la defensa de Lula para evitar su ingreso en la cárcel hasta que no se agotaran todos sus recursos. Hoy, el STF podría volver a debatir dicha norma ante las divisiones existentes entre sus magistrados. A pesar de la importancia que puede tener esta decisión, “no significa que no haya otros recursos para Lula”, concluye Rousseff.