Inicio Entretenimiento Problemas del sexo en la ducha y su solución

Problemas del sexo en la ducha y su solución

Quien no ha probado el sexo en la ducha, seguramente ha fantaseado con él, en especial luego de enterarnos que es el lugar favorito de los hombres para hacerlo. Y si ya lo has experimentado, sabes que tiene su buen grado de complejidad. Por eso te presentamos lo 5 problemas más comunes de tener intimidad en la regadera y su solución. 

Las sesiones de pasión en el baño son un típico caso de expectativa vs realidad, porque en las películas todo parece súper sexy, romántico y fabuloso, pero en la vida real nos encontramos con algunos obstáculos para disfrutar al máximo.

Problema 1. Los resbalones

La superficie resbaladiza de la bañera hace que el sexo ahí sea peligroso, pues una caída podría acabar con el ambiente hot y mandarte al hospital.

Solución: Coloca un tapete antideslizante para la tina y sujétate de algo (una jabonera con asa bien fija a la pared, el toallero o hasta las llaves del agua). Esto te ayudará a tener más estabilidad y a prevenir accidentes. Recuerda que para disfrutar necesitas sentirte segura.

Problema 2. El agua no es lubricante

Ya que los lubricantes están hechos a base de agua, tener sexo mientras te bañas cuenta como lubricación extra, ¿no? ¡Pues no! Y ambos lo notan en cuanto pasan a la penetración.

Solución: Usa un lubricante. Aunque los lubricantes a base de agua son o mejor para la cama, para el sexo en la ducha debes optar por uno a base de silicona, que es más resistente al agua y no se secará fácilmente.

Problema 3. Ahogarte al darle sexo oral 

Como el agua cae en tu cara te concentras más en respirar que en darle placer a tu chico, hasta que terminas por terminar tragando agua.

Solución: Pueden alejarse unos centímetros del chorro de agua o bien, enjabonarse por turnos como juego previo, así podrán subir la temperatura, darse placer y limpiarse al mismo tiempo.

Problema 4. El frío

Las matemáticas no fallan: si hay dos personas y solo una regadera, alguien va a morir de frío en algún momento. Los dos tratan de posicionarse debajo del chorro de agua caliente y casi siempre ambos fallan.

Solución: Antes de entrar a la ducha, dejen que el baño se llene de vapor caliente para regular la temperatura ambiente. Una vez dentro prueben diferentes posiciones hasta encontrar una en la que ambos puedan estar bajo el agua. Otra opción es tomar turnos y cambiar de posición con frecuencia para que ninguno sufra por el frío.

Problema 5. Al final no te bañaste bien

Al salir de la ducha te das cuenta de que no te tallaste bien algunas partes del cuerpo, se te olvidó aplicar shampoo y ya ni hablar de la depilación. Y a tu chico le pasa más o menos lo mismo.

Solución: Tal como lo hicieron en los juegos previos pueden enjabonarse por turnos, o si son más prácticos que románticos pueden acordar que uno salga para que el otro termine de bañarse y viceversa.

Recuerda que lo más importante para tener sexo en la ducha es que ambos se sientan cómodos y seguros, ¡inténtalo!

Publicidad