“Estábamos jugando un partido de fútbol con chicos de otras categorías. De repente apareció uno menudito con pelo lacio que me empujó para quitarme la pelota. A mí, que era bastante alto, me sorprendió cómo alguien tan chiquito tuviera ese coraje, esa pegada y esa zurda tan fuerte. Pasó, me empujó ¡y me sacó la pelota! Me quedé mirando y pensé ‘Qué atrevido’. Entonces, vino un compañero y me dijo‘¿Sabés quién es ese? Messi y acaba de fichar para el Barcelona’“.

Leo D’Alleva todavía se sorprende del contexto en que conoció, y compartió una cancha, con el delantero de la Selección Argentina. Ambos jugaban en Newell’s y disfrutaban de una comida de fin de año en el club antes de que el ídolo se fuera a vivir a España. “Messi era una categoría más grande que yo. Él tenía 11 años y yo, 10”, cuenta el ex futbolista que actualmente se dedica al modelaje y protagonizó el videoclip de Que regreses tú, el nuevo hit de Jimena Barón.

De una aplicación para compartir gastos a ser el elegido de Jimena Barón

El modelo es oriundo de Alvear -una localidad de la provincia de Santa Fe- y estudió periodismo en Rosario, ciudad en la que vivió hasta hace dos semanas. En diciembre de 2017, por medio de una aplicación creada para compartir viajes en auto, conoció a la jefa de prensa de Jimena Barón.

Yo renegaba porque me daba mucha vergüenza, no quería ser modelo.

“Fuimos en mi auto de Buenos Aires a Rosario, dividimos la nafta y todo lo que gastamos en el viaje; en el camino tomamos mate, hablamos de nuestras vidas y nos pasamos los contactos. No volvimos a hablar hasta que, en enero de este año, me mandó un mensaje preguntándome si me interesaba formar parte del video de Jime“, explica el modelo en una entrevista exclusiva con Teleshow.

“Cuando me escribió, yo estaba de vacaciones en Punta del Este así que nos juntamos a mi regreso con ella, Jimena y su equipo. Me contaron que tenían otros candidatos que se fueron descartando y Morena -prensa de la cantante- se acordó de mí, les mostró fotos y dieron el sí“, continúa Leo, que en marzo cumple 30 años.

D’Alleva, que debutó como modelo en una campaña gráfica de una marca de indumentaria junto a Luli Fernández, revela que no tuvo vergüenza a la hora de realizar las escenas hot del videoclip: “Al principio tenían cierto temor de que yo no me animara, pero los traté de dejar tranquilos de que sentía que estaba capacitado para hacerlo. Por suerte, confiaron en mí”.

Según describió Jimena Barón cuando presentó su nuevo material -el 14 de febrero, Día de los Enamorados-, la jornada de grabación fue de “16 horas de chape”. Leo agrega que comenzaron a las nueve de la mañana y terminaron pasada la madrugada: “No me puse nervioso porque Jime siempre generó tranquilidad, me trató muy bien y nunca mostró actitud de diva ni nada de eso”.

Con respecto a los besos que tuvieron que darse, el modelo aclara que no hubo ensayo previo, que hubo “ciertas pautas” y que lo que más predominó fue la improvisación. “Ella formó parte de la edición, entonces me fue mandando algunas partes pero recién vi el videoclip entero cuando se estrenó”, continúa D’Alleva, que está soltero y hace cuatro años se separó de su última novia.

“Jime me cargaba con que le debía una por la cantidad de seguidores que me aumentaron en las redes sociales desde que aparecí en su video”, bromea quien tiene casi 40 mil followers en Instagram.

De la cancha de fútbol a la pasarela: ¿quién es Leo D’Alleva?

Cuando tenía nueve años cumplió el sueño de jugar en Newell’s Old Boys, club del cual es fanático y del que defendió su camiseta hasta que, a los 19, una importante lesión en la columna lo dejó inactivo durante un año y medio.

“Llegó en mi mejor momento porque estaba en cuarta división y había empezado a entrenar con el equipo de Primera. Hice de todo para que no me tuvieran que operar, pero no pudimos evitar la cirugía”, cuenta quien tardó siete meses en volver a jugar.

En diciembre de 2008, cuando le quedaban seis meses más en el club antes de saber si le renovarían el contrato, empezó la Pretemporada con la Reserva, pero terminó alejándose de las canchas otra vez. “No tuve mucho apoyo del club y, antes de quedarme libre, decidí irme. Fue bastante duro para mí no seguir jugando en el club del cual soy hincha y me formé”, se lamenta.

Durante la grabación del videoclip, Jimena me trató muy bien y nunca mostró actitud de diva ni nada de eso

“En ese momento no quise saber más nada y estuve dos años sin jugar”, agrega. Sin embargo, a los 22 años, decidió volver a entrenar en un centro de entrenamiento de jugadores libres en el cual un director técnico lo ayudó a retomar la actividad como jugador profesional.

Hasta ese momento, Leo -que se llama Leonardo por el fanatismo de su padre por el pintor Da vinci-, jugaba de delantero pero decidió cambiar de posición y destacarse como volante dentro de la cancha. Representó a Sportivo Las Parejas en el Federal B y también compitió en ligas alternativas regionales con la camiseta de Club Atlético Central Argentinode Venado Tuerto y Club Atlético Libertad en Lagos, provincia de Santa Fe.

A los 25 años, y jugando en el último club, volvió a sufrir una lesión que lo alejó definitivamente de las canchas. “Me rompí los ligamentos cruzados y eso fue lo último que soporté. Sabía que había pasado mi tren y, aunque mi sueño era ser futbolista profesional, tenía que dedicar mi vida a otra cosa”, se sincera quien ya había trabajado como modelo en Rosario.

El modelaje y su carrera en los medios

Leo terminó de cursar la carrera de periodismo a fines de 2017 en Rosario y su objetivo es rendir las siete materias que le quedan a lo largo de este año y recibirse antes del 2019. “Me encanta el fútbol y por eso me gustaría incursionar en el mundo del deporte”, asegura D’Alleva que también comenzó a ir a castings para debutar como actor.

Al principio, Jimena y su producción tenían temor de que no me animara a hacer las escenas jugadas pero los dejé tranquilos de que sentía que lo podía hacer

“El videoclip me abrió muchas puertas, aunque el año pasado ya me habían llamado de Pol-ka para grabar una participación especial en Las Estrellas, pero tenía otros compromisos laborales y no pude”, explica quien trabaja en campañas gráficas de distintas marcas de ropa y que comenzará a tomar clases de actuación.

Desde 2013 que trabaja en Buenos Aires, pero hace dos semanas decidió instalarse en la ciudad para dejar de viajar a Rosario o Alvear. “Durante mucho tiempo iba y venía. Ahora, decidí quedarme y apostar acá”, explica quien el modelaje le llegó “de casualidad”.

Cuando fue la lesión de la columna, sabía que iba a estar un tiempo sin jugar y un amigo de mi familia me llevó a una agencia de modelos en Rosario. Ahí me sugirieron que hiciera el curso pero mi cabeza estaba en el fútbol y eso lo hacía como algo extra. Hasta ese momento, renegaba y no pensaba que quería ser modelo”, continúa quien, una semana después, ya estaba desfilando en el Alto Rosario Shopping.

“Al principio fue muy fuerte. No tenía idea de lo que era ese mundo y todo me parecía raro, aunque estaba bueno”, cuenta quien se recuperó de la lesión y volvió a jugar dejando su carrera de modelo a un costado: “Cuando me recuperé, me enfoqué en el fútbol y hacía las dos cosas a la vez pero al modelaje no le prestaba atención y lo dejaba en un segundo plano“.

El año pasado hice un casting en Pol-ka y me llamaron para una participación especial en Las Estrellas

“El lugar donde más feliz estoy es dentro de una cancha pero, después de las lesiones, logré entender que no me iba a dedicar a eso y que podía seguir disfrutando de jugar al fútbol desde otro lugar y sin tener que padecer ese peso de haberme ido de Newell’s así que aposté al modelaje“, expresa Leo que por fin había logrado superar el prejuicio que tenía hacia el mundo de la moda.

Yo renegaba porque, en cierto punto, me daba mucha vergüenza, no quería ser modelo.Con el tiempo, entendí que era mi trabajo, que podía hacerlo y que me abriría otras puertas”, analiza quien trabajó en un programa de radio y está a punto de debutar como protagonista de una serie argentina: “Me gustaría dedicarme a la actuación, estudiar y potenciar lo que pasó con el videoclip”.

Leo, que actualmente está soltero, fue novio de Rocío Robles, la bailarina de ShowMatchque en 2017 estuvo en pareja con Tyago Griffo, el hijo de Gladys La Bomba Tucumana. “Estuvimos juntos durante tres años pero después no seguimos en contacto”, aclara quien no está buscando una relación: “Son cosas que se tienen que dar solas”.

Al principio, me parecía raro todo el mundo del modelaje

Yo quería ser futbolista y al modelaje lo dejaba en segundo plano, hasta que acepté que podía vivir de esto

Me gustaría dedicarme a la actuación, estudiar y potenciar lo que pasó con el videoclip

Publicidad