Diario QuienOpina.Com – Honduras, Militarizan buses de Santa Lucía y Valle de Ángeles

Honduras, Militarizan buses de Santa Lucía y Valle de Ángeles

Redacción Diario QuienOpina.com marzo 15, 2018 Comentarios desactivados en Honduras, Militarizan buses de Santa Lucía y Valle de Ángeles
Honduras, Militarizan buses de Santa Lucía y Valle de Ángeles

Tegucigalpa, Honduras.

Después que los buses de los municipios de Santa Lucía y Valle de Ángeles, en el departamento de Francisco Morazán, paralizaran labores por medio día, en protesta por la ola de inseguridad, las autoridades tuvieron que buscar una solución al problema.

El paro dejó a más de 10,000 personas sin poder transportarse y se realizó porque los dueños, motoristas, y sobre todo, los usuarios, ya no soportaban los actos delincuenciales cometidos en el interior de estas unidades, situación que en los últimos días empeoró.

Autoridades municipales de las comunidades afectadas, transportistas y miembros de la Policía Nacional se reunieron con el propósito de frenar los asaltos, extorsiones, entre otros ilícitos que ponen en riesgo la vida de muchos usuarios.

RESGUARDAN TERMINAL

En la terminal de buses de Valle de Ángeles, ayer, desde muy temprano, elementos de la Policía Nacional y algunos militares a bordo de las unidades daban seguridad en el lugar.

La estación es resguardada por elementos de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), para evitar asaltos una vez que los buses salen rumbo al pueblo turístico.

“Ahorita tenemos seguridad, pero esto solo lo hacen cuando pasan las cosas; después de unos días, ya no hay policías y volvemos a la misma situación”, expresó uno de los usuarios del transporte.

Luego que las autoridades se reunieron, llegaron a un acuerdo temporal para que las unidades sean resguardadas y los habitantes puedan transportarse sin problema.

Como medida de seguridad, los buses son escoltados por una patrulla de la Policía Nacional o alguna motorizada que los sigue hasta la posta de la aldea de El Chimbo, ya que los malvivientes abordan los buses en el tramo entre el hospital San Felipe y antes de llegar a esta estación policial.

El transportista Gerardo Ochoa explicó que “por ahorita nos está prestando seguridad la Policía Nacional y estamos muy contentos, porque hemos vivido momentos de mucha angustia poniendo en riesgo la vida de los pasajeros y los conductores”.

Militarizada está la terminal de Valle de Ángeles por los últimos acontecimientos en estas rutas del transporte.

ACOSO DE BANDIDOS

El acoso de los malhechores ha afectado a este sector del transporte, desde hace varios meses, y pese a las denuncias y quejas por parte de los usuarios y transportistas, las autoridades no les habían dado la importancia debida.

Ochoa agregó que “la patrulla o motorizada nos acompaña desde San Felipe hasta la posta de El Chimbo, y aunque no han habilitado la posta del lugar, el alcalde nos dijo que esta ya va a funcionar”.

Conductores que transitan por esta carretera lamentan que la estación policial no esté funcionando, ya que esto solo hace que los “dueños de lo ajeno” actúen con más facilidad y con la ventaja de poder escapar al hacer sus fechorías.

Tras la reunión surgió la alternativa de custodiar las unidades, pero Ochoa añadió que “ahorita no sabemos por cuánto tiempo tendremos esta seguridad de la Policía, de la San Miguel y Santa Lucía, pero necesitamos que nos ayuden”.

Los buses son acompañados por patrullas o motorizadas que los escoltan hasta la posta de El Chimbo.

LA MISMA PESADILLA

Las exigencias de seguridad también las hacen los usuarios, ya que “nos subimos a los buses pensando que si la persona de al lado será un delincuente o a qué hora nos irán a hacer algo y en todas las rutas es la misma pesadilla”, advirtió una pasajera.

El pasado lunes, en horas de la tarde noche, dos unidades fueron asaltadas y en una de ellas una persona fue herida por los malvivientes. Este fue el detonante para que los propietarios de los buses y conductores paralizaran las labores el martes.

Ahora exigen al gobierno que les preste las medidas de seguridad en los buses, porque no pueden seguir exponiendo su vida y la de sus pasajeros. Además, esperan que esta seguridad que les han brindado no sea solo por unos días.

Los transportistas tuvieron que paralizar labores para ser escuchados y ahora piden que la seguridad no sea temporal.