Inicio Internacionales Encuentran muerto a Glushkov, otro disidente ruso

Encuentran muerto a Glushkov, otro disidente ruso

Como si fuera poca la tensión que ha desatado el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal, que todavía está hospitalizado con su hija, y que ha generado problemas entre Rusia y Reino Unido, ahora ha aparecido muerto en su apartamento en Londres, Nikolai Glushkov, amigo de Boris Berezovsky, ambos considerados enemigos de Rusia según el Kremlin.

El cuerpo fue encontrado por familiares, la noche del lunes, solo una semana después del caso del exespía ruso con un agente nervioso que el Gobierno británico involucra a Moscú.

En los primeros informes de la policía no se menciona el nombre de Glushkov, pero se dijo que no hay evidencia que vincule el incidente del exespía con el “hombre de alrededor de 60 años que fue hallado muerto”. Según se indica en el informe, la muerte es “inexplicable”.

Theresa May, la primera ministra británica, afirmó que la decisión de señalar la supuesta implicación de Moscú en el caso de Skripal y su hija se debe al “historial de Rusia de llevar a cabo asesinatos patrocinados por el Estado. Y nuestra evaluación de que Rusia ve a algunos desertores como blancos legítimos de asesinatos”, agregó.

Rusia niega categóricamente cualquier implicación con el envenenamiento de Skripal y consideró que se trataba de una campaña de información contra su gobierno. Asimismo, pidió una prueba del agente nervioso que Londres le atribuye.

Según Alex Goldfarb, uno de los exsocios de Berezovsky, su muerte es “muy sospechosa, porque primero necesitamos saber las circunstancias de la muerte y debemos esperar una investigación policial. Pero parece muy sospechoso, obviamente, debido al reciente ataque contra el doble agente ruso, Sergei Skripal”. Además, ha dicho que “estaba en todas las listas de las personas más buscadas por Moscú”.

En los años 90, Glushkov trabajó para la aerolínea estatal Aeroflot y para la compañía de automóviles LogoVAZ de Berezovsky. En 1999, el magnate tuvo una pelea con Vladimir Putin y se fue a Reino Unido. Luego Glushkov fue acusado de lavado de dinero y fraude, y estuvo cinco años en la cárcel.

Fue liberado en 2004, cuando se fue a vivir a Londres, donde realizó actividades disidentes en contra de Putin junto a Berezovsky y al exespía Alexander Litvinenko, quien luego fue envenenado en 2006. Todas los hechos señalan a Rusia como el principal sospechoso.

Berezovski sufrió un intento de asesinato en 1994 y recibió asilo político en Reino Unido. Vivía en Londres, donde testificó en el caso que Berezovski perdió contra el también oligarca Roman Abramovich, que mantenía una buena relación con Putin.

Tras perder el juicio, Berezovski desapareció de la vida pública. En marzo de 2013, fue encontrado muerto en la casa donde vivía con su esposa en Berkshire, Inglaterra. La policía dijo que había cometido suicidio, porque supuestamente se ahorcó, pero el forense dejó el caso abierto.

En ese entonces, Glushkov aseguró que estaba “extremadamente escéptico” sobre la causa de la muerte de su amigo, e hizo un llamado de atención por la cantidad de exiliados rusos que habían muerto en circunstancias misteriosas, según reportaron los medios de comunicación entonces.

Publicidad