Inicio Salud Por qué todo el mundo está haciendo la dieta Whole30

Por qué todo el mundo está haciendo la dieta Whole30

El mes pasado, el equipo de marketing de Applegate comenzó a darse cuenta de un pequeño fenómeno: durante la primera semana de enero, los perritos calientes de su propia marca batieron récords de ventas en varios supermercados.

“No se esperaba que la resolución de Año Nuevo de la gente fuera: ‘Voy a buscar un ‘hot dog”, comenta Nicole Glenn, vicepresidenta de marketing e investigación y desarrollo del fabricante de carnes orgánicas procesadas. Las ventas aumentaron un 31% en las últimas cinco semanas en la tienda de ultramarinos de alta gama. Mientras tanto, los envíos debeicon sin azúcar de la compañía lanzado en junio se dispararon un 88% en el mismo periodo. El tráfico de la web aumentó un 15% desde diciembre y ganaron 3.000 seguidores en Instagram. ¿Cuál fue la razón?

Whole30

Applegate anunció su asociación con la dieta Whole30 en diciembre y los seguidores de este rígido plan de alimentación tomaron la decisión de abastecerse de ‘hot dogs’ y beicon ahora que se promocionaban como compatibles con el programa.

Este régimen no necesita que cuentes calorías ni que hagas deporte a todas horas. En apenas un mes puedes transformar tu cuerpo y adelgazar rápidamente esos kilos de más. Al menos así lo asegura el exmatrimonio Hartwig, creadores de esta dieta en el año 2009 que se ha hecho famosa especialmente en los últimos años. ¿Cómo? Tan sólo tenemos que eliminar de tu plan durante 30 días todos los cereales, productos lácteos, azúcar y legumbres. Un reto al que se suma la prohibición del consumo de alcohol. “No culpes a tus conocidos si se pasan hablando todo el día de ello, entiéndelos porque requiere un esfuerzo increíble“, explica Melissa Hartwig.

¿Qué como? (iStock)© Proporcionado por El Confidencial ¿Qué como? (iStock)

Pese a llevar más de ocho años en marcha y contar con el libro manual ‘It Starts With Food’, un sitio web de salud y una consultoría, fue a partir de 2012 cuando Whole30 comenzó a hacerse famosa gracias a las redes sociales. El hecho de que los seguidores de la dieta compartan en sus perfiles las fotos del antes y el después, imágenes de los platos que comen y sus impresiones positivas sobre la misma, ha hecho que muchos amigos y familiares se animen a seguirla.

Muchos de los seguidores de este plan nutricional parten de la idea de ser capaces de no saltársela durante un mes. Un desafío personal para perder peso y comer sano durante los 30 días de régimen. Así pues, el enlace entre las ventas de perritos calientes y beicon sin azúcar estaba bien relacionado.

Nutricionistas en contra

Nos odian“, asegura Dallas. “No puedo evitar pensar que la política y el dinero están de por medio“, añade. Muchos profesionales de la alimentación son poco entusiastas con Whole30. Por un lado, no cree que deba considerarse como una dieta para bajar de peso. Melissa asegura que se siente desconcertada cuando les catalogan en esa categoría y reconoce que la mayoría de las personas que la realizan pierden algunos kilos, pero como beneficio adicional, no como razón principal. Además, detrás de este plan también hay un grupo de dietistas y médicos a los que consultan regularmente. “No estamos solos en esto“, asegura.

La preocupación de estos nutricionistas es que esta dieta elimina alimentos que son realmente saludables y clave para adelgazar como las legumbres. Aseguran que es demasiado restrictiva y, por lo tanto, imposible de seguir. También creen que no enseña buenos hábitos, que confunde de forma problemática una dieta de eliminación a una de pérdida de peso, basada en una falsa ciencia.

Me horroricé“, “es realmente inútil“, “promete mucho y todo lo que dice es infundado” o “las restricciones son arbitrarias y extrañas” son algunos de los comentarios que algunos de ellos hacen sobre el régimen. Lejos de perjudicar el atractivo del plan, este tipo de rechazo por parte de los expertos en realidad puede estar impulsando su popularidad.

“Este tipo de regímenes aportan lo que la ciencia no puede”, explica Pierre Chandon, director del Laboratorio de Conducta INSEAD de la Sobrona. “Es lo que les hace atractivos. EEUU es un país que no tiene normas sociales sólidas sobre alimentación. Te dejan tomar decisiones por tu cuenta y el resultado es estar totalmente perdido”, añade.

Publicidad