Diario QuienOpina.Com – Por qué es más difícil perder peso a los 40 que a los 20

Por qué es más difícil perder peso a los 40 que a los 20

Redacción Diario QuienOpina.com febrero 15, 2018 Comentarios desactivados en Por qué es más difícil perder peso a los 40 que a los 20
Por qué es más difícil perder peso a los 40 que a los 20

Nos sucede a todos: a medida que pasan los años, es una cuestión cada vez más compleja quitarnos los kilos de encima. Pero claro, tiene su razón de ser. No importa cuán delgado o en forma puedas estar, todo el mundo sufre cambios fisiológicos a lo largo del tiempo que abonan terreno fértil para acumular grasa en el vientre.

Hay una serie de razones que tienen una importancia fundamental en este aspecto: fluctuaciones hormonales y pérdida de masa muscular. Sin embargo, estos cambios son más manejables de lo que a priori podemos pensar. En lugar de simplemente reducir las calorías, es necesario ajustar el enfoque de la forma física y la dieta.

Cómo cambia nuestro peso a lo largo de los años

En los hombres:

– Elevados niveles de testosterona son el secreto para que los hombres mantengan cuerpos naturalmente delgados, sin embargo, estos niveles decrecen a medida que nos hacemos mayores.

– A ciertas hormonas les gusta adherirse a la grasa con el paso del tiempo, lo que significa que queda menos terreno para el músculo y la esbeltez.

– La testosterona, que decrece con la edad, también ayuda a desarrollar músculo, metabolizar los alimentos y mantener la sensibilidad a la insulina a raya.

– Los niveles más bajos de testosterona hacen que sea más fácil para el cuerpo almacenar grasa. Igualmente, la obesidad afecta la producción de testosterona.

– A medida que los hombres envejecen, los niveles de testosterona disminuyen naturalmente, a una tasa de aproximadamente 1 % al año después de los 30 años.

– Como conclusión, la grasa del vientre comienza a aparecer (y suele ser para quedarse, desgraciadamente).

En las mujeres:

– El cuerpo femenino tiene un delicado equilibrio de progesterona y estrógeno.

– Los niveles más altos de estrógeno contribuyen a la formación de tejido adiposo. En mujeres más jóvenes, esto se compensa con niveles fuertes de progesterona.

– A partir de los 35 años, los niveles de ambas hormonas disminuyen, lo que lleva a la menopausia.

– Sin embargo, los niveles de progesterona disminuyen a un ritmo más rápido, lo que hace que se forme tejido adiposo a un ritmo aparentemente menos controlable que antes.

Pérdida muscular

La pérdida de masa muscular es uno de los mayores factores que conduce a un metabolismo más lento. El tejido muscular es el mayor consumidor de glucosa en todo el cuerpo. Si no podemos contener nuestra masa muscular magra a medida que envejecemos, hay menos energía para consumir esa glucosa.

A su vez, esa glucosa puede convertirse en grasa corporal persistente, y como resultado, el cuerpo no procesa los carbohidratos tan rápido como lo hacía antes.