Inicio Salud Los mitos sobre la vida Fitness

Los mitos sobre la vida Fitness

La búsqueda del cuerpo perfecto ha hecho que mucha gente confíe en métodos radicales. En momentos de desesperación, podemos creenos leyendas sobre cómo ganar masa muscular, tonificar la silueta o adelgazar casi por are de magia. La última moda es tomar café con huevo crudo batido. Dicen que esta técnica da energía extra para correr un maratón. ¿Será cierto?A continuación, te descubrimos algunas creencias del mundo fitness. Échales un vistazo para que no acabes perjudicando tu salud.

Si ya te parecía raro ingerir huevos crudos antes de hacer ejercicio, imagínate tomar café con huevos batidos. A pesar de que ambos alimentos sean beneficiosos para deportistas, los deportistas no recomiendan ingerirlos así. Según ellos, lo ideal sería consumir el café antes del entrenamiento y los huevos después, para ayudar a los músculos a recuperarse.

Es cierto que sudamos más cuando llevamos más ropa, pero eso solo representa una mayor deshidratación. No vale la pena imitar a Joey, de ‘Friends’.

Sudar no hace perder peso, solo agua, y más o menos dependiendo de la persona. Lo mejor es no forzar tu propio ritmo.

Es un mito porque la mujer produce entre 10 y 30 veces menos testosterona que un hombre. A menos que tengas algún problema hormonal, entrenes para ser culturista o recurras a sustancias ilegales como anabolizantes, no tendrás un cuerpo masculino.

La fuerza tiene relación con el sistema nervioso y la masa muscular con un entrenamiento específico.

Los abdominales, al igual que cualquier otro músculo, crecen si se ejercita demasiado (hipertrofia). Hay que combinar una dieta saludable con ejercicios aeróbicos y abdominales para adelgazar y fortalecer la región de la barriga.

En realidad, el dolor musucular puede indicar que la actividad física es demasiado intensa. También puede aparecer en las fases iniciales de un entrenamieto o cuando se altera la rutina de ejercicios. Cabe destacar que no todos los tipos de ejercicos producen dolor.

El tejido muscular y el tejido adiposo son distintos. Lo que sí puede ocurrir es una disminución de la grasa y un aumento de la masa muscular, si se trabaja de la forma adecuada.

Este tipo de entrenamiento puede dificultar la hipertrofia, pero se puede adoptar como complementario. Lo ideal es hacer este tipo de actividad el día de pausa de los ejercicios centrados en el aumento de masa. Debe ser de corta duración e intercalado. De esta forma, apoya los sistemas anabólicos.

Los ejercicios localizados de musculación no queman directamente la grasa de esos miembros. Generalmente, producen hipertrofia. Para perder grasa localizada, recurre a actividades aeróbicas.

La flexibilidad es una capacidad física que se debe integrar en la rutina de musculación. El entrenamiento de la flexibilidad sirve como estímulo importante para aumentar la masa muscular.

No se aconseja hacer ejercicio en ayunas. Entrenar con las reservas de glucógeno (azúcares) bajas puede estimular la quema de grasa al principio, pero las consecuencias para la salud pueden ser graves.

Lo importante no es la duración, sino lo calidad.

Se obtienen mejores resultados con entrenamientos regulares, pero los músculos necesitan descansar entre uno y dos días para recomponerse.

La pérdida de grasa tiene lugar donde menos nos esperamos. Piensa que tu cuerpo es una máquina, todos los miembros están conectados. Pro tanto, si haces ejercicios con los brazos, por ejemplo, es posible que pierdas grasa también en la barriga.

Las personas de la tercera edad también pueden entrenar duro, a menos que presenten patologías o enfermedades relacionadas con el pérdido de masa muscular y ósea. E incluso esas dolencias se pueden evitar con actividades de hipertrofia y ejercicios de impacto.

Probablemente, también has oído la otra version: la musculación puede perjudicar el crecimiento. Muchos estudios apuntan a que los ejercicios con peso pueden estimular el crecimiento óseo. Cabe destacar que es importante que el niño esté controlado por un profesional especializado en esa área.

No siempre. El mejor método para comprobar los resultados es la utilización de una cinta métrica, afirman los especialistas.

Cada rutina debe diseñarse individualmente teniendo en cuenta los objetivos y particularidades físicas de cada persona. El organismo de cada uno responde de formas distintas al ejercicio. También debemos tener en cuenta la alimentación de cada uno. Por esa razón, los efectos pueden no parecerse nada.

Publicidad