Diario QuienOpina.Com – La química del amor, ¿Por qué nos enamoramos?

La química del amor, ¿Por qué nos enamoramos?

Redacción Diario QuienOpina.com febrero 26, 2018 Comentarios desactivados en La química del amor, ¿Por qué nos enamoramos?
La química del amor, ¿Por qué nos enamoramos?

El amor es un sentimiento difícil de entender. Desde el principio puede producirnos una lluvia de emociones que van desde la alegría más grande de nuestra vida, hasta la depresión y el dolor. Lo sentimos en el cuerpo y es difícil de ocultar.

Pero, ¿en qué momento inicia el amor? Los expertos hablan de “la química del amor” esto incluye las diferentes reacciones que nos genera el enamoramiento, un proceso que la ciencia ha querido explicar.

De igual forma,  todos hemos utilizado la idea que si entre dos personas no hay química o una fuerte conexión, aunque exista atracción, las cosas simplemente no funcionan.

A diferencia de lo que muchos piensan, el amor no nace en el corazón, sino en el cerebro y es un tipo de droga que causa adicción. Existen compuestos químicos y hormonas que son los encargados de producir este mágico sentimiento:

La oxitocina, es conocida como la hormona del amor, está relacionada con la atracción sexual y con la reproducción o el deseo de ser padres.

La dopamina: involucrada con la ternura y el amor, se asocia con el placer que nos hace sentir la presencia de otra persona.

La fenilananina: es capaz de generarnos entusiasmo y amor por la vida y es posible que podamos contagiar a los demás con la energía que nos produce.

La endorfina: son las hormonas del placer, nos llenan de da energía, emociones de satisfacción y genera el dolor. También interviene en la depresión y los estados de ánimo.

La epinefrina o adrenalina: sirve como estimulante. Es lo que nos impulsa a realizar cosas que no hubiéramos hecho antes, nos libera y nos motiva a entregarnos al otro.

Cualquiera que sea la explicación sobre el origen de estos sentimientos, el amor involucra el bienestar y puede ser la mejor cura para cualquiera de nuestros males.