Inicio Salud Guía para mantener el orden en tu dieta de forma fácil

Guía para mantener el orden en tu dieta de forma fácil

Si quieres adelgazar sin tirar la toalla a la mínima ocasión, no te pierdas estos trucos para seguir tu dieta de forma fácil y ordenada.

No recargues estos espacios, busca que dominen los colores claros y crudos, y procura que no haya cosas sobre las encimeras de trabajo, la mesa… Un ambiente sereno invita a comer menos y de forma más relajada.

En el frigorífico, pon las frutas y verduras en recipientes de cristal y a la altura de la vista. Así, cuando lo abras en busca de algún quitahambre, las elegirás con más facilidad.

Comemos con los ojos, así que tanto la presentación de tus platos como la propia vajilla son fundamentales. Combina hasta 5 colores en tus platos, cosa que consigues fácilmente mezclando verduras o frutas, ¡verás cómo te apetece esa ensaladita!Ver receta de ensalada de lentejas súper ligera.

Según los expertos, decantarte por alimentos eco o de kilómetro cero, es decir que se han producido cerca de donde vivimos, es muy beneficioso para tu salud.

Comer siempre a las mismas horas, procurando que la comida sea antes de las 3 y la cena temprana, ayuda a perder peso. Y los fines de semana procura no alejarte del horario del resto de la semana.

Si notas que comes muy rápido, toma nota de este súper truco: calienta mucho la comida. Al tener que soplar para enfriar cada bocado, comerás más lenta y te llenarás antes.

Cuanto mayor sea el plato, más pequeña nos parece una ración y comemos más. Es mejor servir una cantidad correcta en plato pequeño.

Según la cromoterapia, rodearte de azul para comer ayuda a adelgazar, porque serena y hace que comas más despacio e influye en la sensación de saciedad. Si comes de táper, llévate un mantel individual azul.

El aceite, la sal, el azúcar, la mantequilla… Son alimentos que debes usar con moderación. Si no te los encuentras a mano en la mesa, evitarás el riesgo de cometer algún exceso.

Disponer de conservas en la despensa te puede solucionar una comida. Procura que sean de verdura (alcachofas, espárragos, acelgas…), pescado al natural o en tomate, o legumbres bajas en sal.

Echa mano de frutas desecadas (orejones, pasas, fresas…), que son como “gominolas naturales”. Eso sí, toma como máximo un puñadito (25 g).

A veces, son una buena solución para salir del paso. Lo ideal es comprar en bolsa solo la lechuga o los brotes y añadir tú el resto de ingredientes. Eso sí, ten en cuenta que no todas las ensaladas son iguales.

Prepara las comidas y ensaladas más apetitosas y móntalas en recipientes herméticos de cristal, que son más higiénicos. Así tendrás la comida lista para llevar y disfrutar de un plato fresco en cualquier lado.

Los tápers y fiambreras con separadores tipo bento –la típica caja de comida japonesa dividida en compartimentos–, te ayudan a organizar tu menú y comer de forma equilibrada. ¿Quieres recetas para llevarte a trabajar? ¡Descúbrelas!

Si no puedes comprar con frecuencia, una máquina de envasar al vacío como esta de Cecotec te ayuda a conservar los alimentos en raciones.

Cocinar al vapor, a la plancha, al horno o al microondas con ayuda de estuches de silicona como este de Lékué es fácil, rápido y muy ligero.

Cuando acabes de comer, cepíllate los dientes. Así le mandas una señal a tu cerebro para que deje de mandar mensajes que nos pueden llevar a picotear, sobre todo dulces. Y si todo falla, toma nota de estos trucos para dejar de picar, de una vez por todas.

Recuerda que tan importante como planificar los menús semanales es hacerlo con el ejercicio. No hace falta que vayas al gym, pero sí que programes tus horas para salir a andar rápido, a correr, a ir en bicicleta, a bailar…

Si ordenas tu dieta a lo Marie Kondo y planificas unos menús más sanos y ligeros, comerás mejor, te mantendrás en un peso saludable, reducirás el estrés y serás más feliz. ¡Descubre este método revolucionario!

Publicidad