Diario QuienOpina.Com – Cuatro vacunas que necesitan los adultos

Cuatro vacunas que necesitan los adultos

Redacción Diario QuienOpina.com febrero 27, 2018 Comentarios desactivados en Cuatro vacunas que necesitan los adultos
Cuatro vacunas que necesitan los adultos

Si te sientes culpable por no haberte puesto algunas vacunas, hay muchas personas como tú: las investigaciones muestran que muchos adultos mayores no están recibiendo la protección que necesitan. 

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el año pasado, casi 30% de las personas mayores de 65 años no recibieron su vacuna contra la influenza, dos tercios no recibieron la vacuna recomendada contra el herpes zóster(también conocido como culebrilla) y un 43% no están al día con la vacuna contra el tétano. Pero estas vacunas son importantes para ese grupo de edad.

“A medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico se vuelve menos fuerte, lo que significa que no solo corremos más riesgos de padecer enfermedades como la influenza y el herpes zóster, sino además de desarrollar complicaciones de estas enfermedades que pueden poner en peligro nuestra vida”, dice William Schaffner, M.D., especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tenn.

¿QUÉ TAN EFECTIVAS SON?

El debilitamiento de nuestro sistema inmunológico por la edad también provoca que las vacunas sean de alguna manera menos efectivas. “tu cuerpo no responde con tantos anticuerpos como lo haría si fueras más joven”, explica Schaffner. Sin importar tu edad, ten presente que las vacunas no necesariamente proporcionan una protección completa.

Algunas, como la vacuna contra el tétano, se consideran 100% efectivas. Sin embargo, la vacuna contra la influenza por lo general solo disminuye la mitad de tu riesgo de padecer dicha enfermedad. La efectividad de ciertas vacunas también disminuye con el tiempo, por lo que se recomienda el refuerzo para ciertas enfermedades. Aun así, “más vale la mitad que nada” dice Schaffner.

“Si te vacunas y de todos modos te enfermas de influenza, o de otra enfermedad como culebrilla, es probable que sea mucho más leve de lo que pudo haber sido. Es mucho menos probable que desarrolles una complicación que ponga en riesgo tu vida, que te internen en el hospital y mucho menos probable que mueras”.

 A continuación encontrarás las 4 vacunas que todos los adultos mayores deben mantener al día (tu médico puede recomendar otras dependiendo de tu estado de salud y tus preferencias), qué hacer cuando viajas a otros países y qué estrategias inteligentes pueden ayudarte a maximizar la efectividad de las vacunas.

LAS 4 VACUNAS QUE NECESITAS

1. Vacuna contra la influenza

Esta vacuna debe ser indispensable para los adultos mayores: De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) hasta 85% de las muertes y 70% de las hospitalizaciones relacionadas con la influenza estacional son en personas mayores de 65 años.

Por lo general la vacuna disminuye el riesgo de 40 a 60%. Pero los porcentajes pueden variar año con año, dependiendo en que tan bien los expertos predicen cuáles cepas del virus circularán en determinada temporada de influenza. Para la temporada de influenza 2016 a 2017, la vacuna solamente fue efectiva casi un 42%.

Para mejorar tus probabilidades de escapar de la influenza considera una vacuna diseñada para personas mayores de 65 años. De acuerdo con los CDC, la vacuna de dosis alta Fluzone contiene 4 veces más la cantidad de antígeno que una vacuna contra la influenza regular.

Un estudio del 2014 publicado por el New England Journal of Medicine encontró que los adultos mayores que habían recibido esta vacuna tenían 24% menos probabilidades de contagiarse con el virus de la influenza que aquellos que recibieron la vacuna convencional.

La segunda de estas vacunas, Fluad, diseñada para provocar una respuesta del sistema inmunológico más fuerte que la que provoca la vacuna tradicional, también ha demostrado brindar más protección para las personas de la tercera edad.

La vacuna cuadrivalente Flublok aprobada el año pasado, parece ser más efectiva en los adultos mayores que la vacuna regular. Una investigación publicada en junio pasado en el New England Journal of Medicine encontró que las personas mayores de 50 años que recibieron la vacuna Flublok tuvieron 30% menos probabilidades de contagiarse con el virus de la influenza que aquellos que recibieron la vacuna convencional.

El momento ideal para vacunarse es a principios de otoño ya que la temporada de influenza empieza a finales de octubre y la inmunidad completa tarda al menos 2 semanas en desarrollarse. Pero nunca es tarde. “La influenza por lo general alcanza su punto máximo en febrero y luego puede circular hasta abril” dice Schaffer. De ser posible vacúnate por la mañana.

Un estudio publicado el año pasado en la revista científica Vaccine encontró que las vacunas que se reciben entre las 9:00 a.m. y las 11:00 a.m. llevan a niveles más altos de anticuerpos protectores que las que se reciben entre las 3:00 p.m. y las 5:00 p.m.

2. Vacuna neumocócica

Los adultos mayores son más propensos a desarrollar complicaciones de la bacteria neumocócica como la neumonía, infecciones sanguíneas y meningitis, dice Kenneth Schmader, M.D., jefe de la división geriátrica en la escuela de medicina de la universidad Duke en Durham, N.C. La enfermedad neumocócica cada año mata alrededor de 18,000 adultos mayores de 65 años.

Hay 2 vacunas que protegen contra la enfermedad neumocócica, la PCV13 (Prevnar 13) y la PPSV23 (Pneumovax 23). Los CDC recomiendan que todos los adultos mayores de 65 años reciban ambas vacunas, con un año de diferencia, recibiendo primero la PCV13. Esta protege contra la enfermedad neumocócica invasiva a casi 75% de adultos mayores y la PPSV23 preserva hasta un 85% a los adultos saludables. Pero, de acuerdo a un estudio publicado en julio en el reporte semanal de Morbidez y Mortalidad de los CDC, solamente 18% de los adultos mayores han recibido las 2 vacunas.

Si tienes diabetes, asma, enfermedad crónica de los pulmones, del corazón, de los riñones o del hígado o usas un implante coclear, consulta con tu médico sobre si debes vacunarte más temprano.

3. La vacuna contra el herpes zóster

La culebrilla o el herpes zóster, se desarrolla cuando el virus de la varicela, durmiente en casi todos los adultos que tuvieron varicela en su niñez, se reactiva más tarde en su vida. La condición también provoca una dolorosa erupción con ampollas. Las ampollas por lo general sanan y forman costras en 7 a 10 días y desaparecen entre 2 y 4 semanas.

Pero casi el 20 a 25% de las personas continúan sintiendo dolor en los nervios que va de leve a severo (neuralgia postherpética o PHN) que puede persistir por meses o hasta años. “Esa es la parte más debilitante de la enfermedad”, explica Schaffner.

La vacuna que actualmente se vende en el mercado, Zostavax, disminuye la probabilidad de contagiarse de culebrilla en un 51% por 5 años y la probabilidad de PHN en un 67%. Al momento de la publicación de este artículo, estaba prevista la aprobación de otra vacuna, Shingrix por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), la cual en pruebas clínicas demostró ser efectiva en un 90% por hasta 5 años después de la inyección.

A pesar de que la vacuna Zostavax fue aprobada para personas mayores de 50 años, nuestros expertos médicos dicen que para la mayoría es mejor esperar hasta los 60 años. (Está recomendada para todos los adultos mayores de 60 años, pero solamente un tercio de las personas en este grupo han recibido la vacuna). Esto es porque la efectividad de la vacuna parece disminur con el tiempo y la probabilidad de padecer herpes zóster aumenta con la edad. Así que la vacuna puede no ser tan fuerte como necesitamos que sea cuando el riesgo de padecer esta enfermedad es más alto.

4. Vacuna Tdap

Si no recibiste la vacuna Tdap (tétano, difteria y tos ferina o pertussis), el refuerzo de la vacuna DTaP de la niñez, en la adolescencia o como adulto, vacúnate ahora. Es particularmente importante asegurarte de recibir el refuerzo de la Tdap si vas a pasar tiempo con un bebé.

La tos ferina o la tos convulsiva es una infección bacteriana altamente contagiosa de las vías respiratorias la que puede poner en riesgo la vida en niños menores de 12 meses. Y aunque puede causar serios síntomas en los adultos, algunos pueden tener la enfermedad y no saberlo. Cabe mencionar que toma aproximadamente 2 semanas para que la parte de la vacuna que protege contra la tos convulsiva sea totalmente eficaz.

“Aun si te vacunaron contra la tos ferina cuando niño, la protección disminuye con el tiempo” explica Schmader. De hecho, aunque la vacuna Tdap parece salvaguardar a la mayoría de las personas del tétano y difteria y a casi un 80% contra la tos ferina, un estudio canadiense de 2016 encontró que la protección contra la tos ferina bajó a 41% después de 8 años. Si recibiste la vacuna Tdap hace 10 años o más, ponte un refuerzo contra el tétano y la difteria denominado Td. Solo puedes recibir la Tdap una vez, a menos que estés embarazada.

Las vacunas adecuadas para viajes internacionales

Si viajas fuera del país, asegúrate de estar al día con tus vacunas MMR (sarampión, paperas y rubiola), Tdap (tétano, difteria y tos ferina), varicela, polio e influenza. Dependiendo de tu destino, también puedes necesitar una o más de estas vacunas:

Fiebre amarilla. Ofrece protección casi por completo contra la enfermedad viral transmitida por el mosquito, pero su suministro es sumamente escaso, así que programa tu vacuna con tiempo. Si tienes más de 60 años, o tienes un sistema inmunológico débil, consulta con tu médico si debes recibirla.

Hepatitis A. Protege completamente contra la enfermedad viral después de 2 dosis. Como estas se reciben con 6 meses de diferencia, es mejor que te organices para recibir las vacunas con mucha anticipación a la fecha de tu viaje.

Fiebre tifoidea. La vacuna contra esta enfermedad que pone en riesgo la vida es casi 80% efectiva. Consulta con tu médico cuál de las formas, píldora o vacuna, es la más adecuada para ti; necesitarás recibirla al menos 2 semanas antes de tu viaje. También puedes necesitar, o elegir, recibir otras vacunas, como las 2 vacunas para protegerte contra la encefalitis japonesa transmitida por los mosquitos; o la vacuna de 3 dosis contra la rabia, la cual se propaga a través de la saliva de los animales infectados.